¿A la pa­rri­lla, horno u otro me­dio de coc­ción?

Un clá­si­co por de­fi­ni­ción, las ham­bur­gue­sas se pue­den pre­pa­rar usan­do dis­tin­tos me­dios An­te una ani­ma­da pa­rri­lla, la co­mo­di­dad de un horno o la ra­pi­dez de un sar­tén, la prin­ci­pal di­fe­ren­cia ra­di­ca en la va­rie­dad de los sa­bo­res, tex­tu­ras y aro­mas que se pu

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por: Arturo Prado

P

or fin es ve­rano, y que me­jor ma­ne­ra de dis­fru­tar­lo que en la pis­ci­na con un gru­po de amigos, mien­tras a un cos­ta­do se pre­pa­ran unas ex­qui­si­tas ham­bur­gue­sas. De aque­llas, que cau­ti­van con su olor y sa­bor has­ta los más “ma­ño­sos” de la fa­mi­lia.

Eco­nó­mi­cas, fá­ci­les de pre­pa­rar y con­tun­den­tes, las ham­bur­gue­sas por dé­ca­das han es­ta­do pre­sen­te en la die­ta del chi­leno, brin­dan­do mo­men­tos inol­vi­da­bles al­re­de­dor de la pa­rri­lla, horno e in­clu­so el sar­tén.

Aun­que mu­chos las dis­fru­tan sin ser ex­per­tos co­ci­ne­ros, pocas ve­ces el con­su­mi­dor ha co­no­ci­do a cien­cia cier­ta cuá­les son las prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias en­tre ca­da mé­to­do o me­dio de pre­pa­ra­ción. Aquí, le en­tre­ga­mos al­gu­nas res­pues­tas.

A la pa­rri­lla: ¿gas o car­bón?

Se­gún Clau­dio Vega, je­fe de ca­rre­ra de Gas­tro­no­mía In­ter­na­cio­nal del Ins­ti­tu­to Pro­fe­sio­nal AIEP, la prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre las dis­tin­tas he­rra­mien­tas para pre­pa­rar es­te le­gen­da­rio bo­ca­do, “ra­di­ca en los sa­bo­res que se ob­tie­nen por las dis­tin­tas coc­cio­nes que le po­de­mos dar, ade­más de tex­tu­ras y aro­mas pro­pias del me­dio.

En el ca­so de la ela­bo­ra­ción en pa­rri­lla a gas, el ex­per­to cu­li­na­rio re­co­mien­da es­te mé­to­do, “ya que uti­li­za muy po­ca ma­te­ria gra­sa en su coc­ción y la gra­sa de la ham­bur­gue­sa es­cu­rre du­ran­te la mis­ma”.

Si ha­bla­mos de pa­rri­llas a car­bón o a le­ña, las ham­bur­gue­sas ad­quie­ren un aro­ma y sa­bor di­fe­ren­te, por los apor­tes de las bra­sas don­de fue­ron ela­bo­ra­das, sin de­jar de men­cio­nar nue­va­men­te una sa­lu­da­ble per­di­da de gra­sa.

Las ven­ta­jas del horno

Sin men­cio­nar fac­to­res co­mo la co­mo­di­dad y ra­pi­dez, la pre­pa­ra­ción de ham­bur­gue­sas al horno tie­ne una se­rie de be­ne­fi­cios de­bi­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas de coc­ción. Ale­jan­dro Ra­mí­rez, director de ca­rre­ra de Gas­tro­no­mía de se­de Pa­dre Alonso de Ova­lle de Duoc UC, des­ta­ca que “al pre­pa­rar­las al horno, hay so­la­men­te con­tac­to con ai­re ca­lien­te, por lo que su sa­bor es di­fe­ren­te y las tex­tu­ras se man­tie­nen, siem­pre y cuan­do se res­pe­ten los tiem­pos y tem­pe­ra­tu­ras de coc­ción. Co­mo su­ge­ren­cia, al pre­pa­rar­las en el horno, des­de el pun­to de vis­ta de la sa­lud, se acon­se­ja co­ci­nar las ham­bur­gue­sas sobre una bu­di­ne­ra con re­ji­lla para fa­ci­li­tar la de­can­ta­ción de las gra­sas”.

¿Y a la sar­tén o a la plan­cha?

Otro clá­si­co de la co­ci­na, es pre­pa­rar las ham­bur­gue­sas al sar­tén en tan so­lo un par de mi­nu­tos. Se re­co­mien­da uti­li­zar un sar­ten o plan­cha de hie­rro fun­di­do para ob­te­ner los me­jo­res re­sul­ta­dos, pe­ro se pue­de uti­li­zar cual­quier ti­po. Sin em­bar­go, ad­vier­ten ex­per­tos que “es el mé­to­do más có­mo­do, pe­ro la can­ti­dad de ma­te­ria gra­sa es ma­yor, ya que se co­ci­na en su pro­pia gra­sa y que­da con­cen­tra­da en el pro­duc­to fi­nal”.

De las pa­la­bras a la ac­ción, es tiem­po de pasar un buen ra­to jun­to a sus se­res que­ri­dos, y co­ci­nar con el mé­to­do que más le aco­mo­de unas ri­cas ham­bur­gue­sas tra­di­cio­na­les o ca­se­ras. Una re­ce­ta que lo sor­pren­de­rá por lo fá­cil y ape­ti­to­so, es un ki­lo de car­ne mo­li­da o pi­ca­da: una ce­bo­lla me­dia­na: cua­tro dien­tes de ajo; dos hue­vos; pe­re­jil fres­co; sal; pi­mien­ta ne­gra mo­li­da, y pan ra­lla­do. ¡A co­mer!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.