An­te­ojos de sol y sa­lud vi­sual

Pro­tec­ción ne­ce­sa­ria

La Tercera - Especiales2 - - Portada -

Son un ac­ce­so­rio in­dis­pen­sa­ble a la ho­ra de sa­lir del ho­gar pro­te­gi­do. Sus múl­ti­ples be­ne­fi­cios, aso­cia­dos a la se­gu­ri­dad y la sa­lud ocu­lar an­te ra­yos UV, ha­cen de él un must ha­ve de es­ta tem­po­ra­da. Co­noz­ca en qué fi­jar­se al mo­men­to de su com­pra y de pa­so cui­dar su vi­sión.

L

a luz vi­si­ble es so­lo una par­te del es­pec­tro de ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca. Es­te tam­bién in­clu­ye la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta (UV) y la in­fra­rro­ja (IR). La ra­dia­ción UV pro­du­ce da­ño di­rec­to e in­di­rec­to, al­te­ran­do el fun­cio­na­mien­to nor­mal de las cé­lu­las.

“En ge­ne­ral, la ra­dia­ción so­lar pue­de afec­tar de di­ver­sas for­mas al ojo, lo que in­vo­lu­cra al ojo co­mo sis­te­ma vi­sual, par­tien­do de afue­ra hacia aden­tro. Los mis­mos cán­ce­res de piel que afec­tan a la ca­ra, los bra­zos y las zo­nas más ex­pues­tas tam­bién afec­tan los pár­pa­dos, los cán­ce­res de piel son muy per­ju­di­cia­les, en­ton­ces los len­tes de sol no so­lo van a ser un fil­tro pa­ra el ojo en sí mis­mo, sino tam­bién pa­ra el pár­pa­do”, ex­pli­ca el doc­tor Ig­na­cio Se­rrano, of­tal­mó­lo­go del Ins­ti­tu­to de la Vi­sión.

Lue­go es­tán las ca­pas su­per­fi­cia­les del ojo, “en las que hay en­fer­me­da­des co­mo el pte­ri­gion, por las pin­güé­cu­las, que son co­mo te­las ubi­ca­das so­bre la su­per­fi­cie del ojo, que son más que na­da un mo­ti­vo es­té­ti­co de mo­les­tia, sal­vo que lle­guen a ta­par mu­cho el eje de la vi­sión. Tam­bién se ori­gi­nan en ma­yor por­cen­ta­je por el sol”, aña­de el fa­cul­ta­ti­vo.

Por otra par­te, es­tán las co­no­ci­das ca­ta­ra­tas, y el da­ño en la re­ti­na por la edad se pue­de in­fluen­ciar tam­bién por el sol, lo que se pue­de ace­le­rar o in­ten­si­fi­car a la lar­ga, de­pen­dien­do de la ex­po­si­ción a la ra­dia­ción so­lar.

“Es muy im­por­tan­te el pro­te­ger­se con­tra la ra­dia­ción UV, ya que mu­chas de las pa­to­lo­gías re­la­cio­na­das a ella se pue­den pre­ve­nir, to­man- do sim­ples me­di­das co­mo: usar an­te­ojos de sol con fil­tro UV ade­cua­do, es­to es fil­tro UV 100% (UVA y UVB) o con ab­sor­ción UV has­ta 400nm; uso de som­bre­ros o go­rros y nun­ca mi­rar di­rec­ta­men­te al sol”, acon­se­ja el doc­tor Gon­za­lo Va­ras Mar­chant, de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le.

Con fil­tro

En ese sen­ti­do, “el len­te no es so­lo es­té­ti­co o de me­jo­ría de las con­di­cio­nes en que uno se ma­ne­ja en el ve­rano, sino que es­tá pre­vi­nien­do en­fer­me­da­des que no se van a dar hoy mis­mo ni ma­ña­na, sino que a lar­go pla­zo”, ad­vier­te el of­tal­mó­lo­go del Ins­ti­tu­to de la Vi­sión.

Por ello, se de­ben usar en in­vierno y en ve­rano, en la pla­ya o en la nie­ve, por­que el re­fle­jo del sol en el sue­lo in­vo­lu­cra un da­ño se­cun­da­rio en los ojos.

“La ex­po­si­ción a una fuen­te de ra­dia­ción UV in­ten­sa, co­mo por ejem­plo un día de ski en la nie­ve o in­clu­so un día de sol in­ten­so en la pla­ya, pue­den cau­sar da­ño agu­do de es­truc­tu­ras ocu­la­res co­mo el cua­dro co­no­ci­do co­mo fo­to­que­ra­ti­tis o que­ra­ti­tis so­lar, ca­rac­te­ri­za­do por una in­ten­sa in­fla­ma­ción cor­neal aso­cia­do a do­lor e irri­ta­ción ocu­lar y vi­sión bo­rro­sa tran­si­to­ria. Más aún, el mi­rar di­rec­ta­men­te al sol, in­clu­so du­ran­te eclip­ses, pue­de pro­du­cir da­ño re­ti­nal irre­ver­si­ble, co­no­ci­do co­mo re­ti­no­pa­tía so­lar”, com­ple­men­ta el doc­tor Va­ras.

Ahora, si los len­tes no tie­nen fil­tro UV, es­tos se­rán más que to­do una ba­rre­ra pa­ra el am­bien­te en ge­ne­ral, pe­ro no sir­ven pa­ra el sol. “Si no tie­ne fil­tro UV no sir­ve de na­da pa­ra la pre­ven­ción de las en­fer­me­da­des de la que he­mos ha­bla­do”, afir­ma el doc­tor Se­rrano, quien tam­bién re­co­mien­da que la gen­te que usa len­tes con me­di­das tam­bién pue­de po­ner­le fil­tro so­lar. De es­ta ma­ne­ra, “es­tás vien­do me­jor y te pro­te­ge del sol. In­clu­so hoy exis­ten len­tes de con­tac­to con fil­tro UV”, pre­ci­sa.

“Ac­tual­men­te, hay en el mer­ca­do una am­plia ga­ma de an­te­ojos de sol, dis­tin­tas to­na­li­da­des, po­la­ri­za­dos o no y dis­tin­tos gra­dos de fil­tro UVA/ UVB, pe­ro la­men­ta­ble­men­te no to­dos brin­dan la mis­ma pro­tec­ción. Den­tro de es­tos tres fac­to­res, lo más im­por­tan­te es ele­gir un an­te­ojo con pro­tec­ción UV 100%. El que sea más os­cu­ro o que sea po­la­ri­za­do no garantizan ma­yor pro­tec­ción, ya que los ra­yos UV no son blo­quea­dos. An­te­ojos os­cu­ros o po­la­ri­za­dos sin pro­tec­ción UV pue­den re­sul­tar más per­ju­di­cia­les ya que al usar­los po­dría­mos ex­po­ner­nos a con­di­cio­nes am­bien­ta­les de al­ta ra­dia­ción UV con una fal­sa pro­tec­ción”, in­sis­te el doc­tor Va­ras.

Y por más ob­vio que pa­rez­ca, el ta­ma­ño tam­bién im­por­ta. “Mien­tras más su­per­fi­cie cu­bra y me­jor se ajus­te a la cur­va­tu­ra de la zo­na pe­rio­cu­lar, me­nor se­rán los ra­yos so­la­res que pue­dan atra­ve­sar al­re­de­dor del mar­co del an­te­ojo”, di­ce el doc­tor Va­ras y aña­de que se re­co­mien­dan ma­te­ria­les fle­xi­bles y re­sis­ten­tes a im­pac­tos tan­to en el mar­co co­mo en el cris­tal.

“De­be ser obli­ga­to­rio el uso de len­tes de sol, por­que la luz mo­les­ta en el día a día y pue­de, in­clu­so, cau­sar ac­ci­den­tes por en­can­di­la­mien­to, y más que na­da pa­ra pre­ve­nir en­fer­me­da­des en las que sol es un fac­tor de riesgo muy al­to”. Dr. Ig­na­cio Se­rrano, of­tal­mó­lo­go del Ins­ti­tu­to de la Vi­sión

Por: Ri­ta Núñez

Al­gu­nas es­truc­tu­ras ocu­la­res pue­den ser da­ña­das por la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta, lo que es se pue­de pre­ve­nir. Por ello es im­por­tan­te el uso de len­tes de sol que ten­gan fil­tro UVA/B.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.