Co­lo­res de cris­tal: Usos y es­pe­ci­fi­ca­cio­nes

Los dis­tin­tos co­lo­res en los cris­ta­les de las ga­fas tie­nen fun­cio­na­li­da­des es­pe­cí­fi­cas pa­ra ca­da ac­ti­vi­dad y ho­ra­rio, fac­to­res que de­ben ser con­si­de­ra­dos al mo­men­to de ad­qui­rir uno.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Sol Márquez

Cer­ca del 20% de los 16 mi­llo­nes de ca­sos de ce­gue­ra por ca­ta­ra que se pro­du­cen anual­men­te en el mun­do, son oca­sio­na­dos por la ex­po­si­ción al sol (OMS).

L

os an­te­ojos de sol se han con­ver­ti­do en la prin­ci­pal for­ma de pro­te­ger es­ta par­te del ros­tro de los ra­yos ul­tra­vio­le­tas. La ex­po­si­ción ex­ce­si­va a los mis­mos pue­de ge­ne­rar pro­ble­mas a la vis­ta al cor­to y lar­go pla­zo, que pue­den ir des­de una fo­to­que­ra­ti­tis - ul­ce­ra­cio­nes en la cór­nea-, has­ta va­rios ti­pos de cán­cer y le­sio­nes en los pár­pa­dos.

De he­cho, se­gún ci­fras de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), de los 16 mi­llo­nes de ca­sos de ce­gue­ra por ca­ta­ra que se pro­du­cen ca­da año en el mun­do, cer­ca del 20% son oca­sio­na­dos por la ex­po­si­ción al sol. Por ello, su uso no es­tá li­mi­ta­do al ve­rano, sino que de­ben con­si­de­rar­se co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra man­te­ner la sa­lud ocu­lar to­do el año.

“Es­tá de­mos­tra­do que la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta pro­du­ce de­ge­ne­ra­ción ma­cu­lar aso­cia­da a la edad, que tie­ne que ver con el en­ve­je­ci­mien­to pre­coz de la má­cu­la (DMRE), par­te de la re­ti­na en­car­ga­da de dar­nos los de­ta­lles de la vi­sión diur­na, la más com­ple­ta y que tie­ne que ver con co­lo­res y con­tras­tes”, ex­pli­ca la doc­to­ra Kat­he­ri­na Bog­da­nic, of­tal­mó­lo­ga del Hos­pi­tal Puer­to Montt Dr. Eduar­do Schütz Schroe­der. Por ello, la pre­ven­ción de­be co­men­zar des­de la in­fan­cia.

Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos en óp­ti­ca, que in­clu­yen el de­sa­rro­llo de dis­tin­tos co­lo­res pa­ra los cris­ta­les, apun­tan a fa­ci­li­tar la vi­sión y mi­ni­mi­zar po­ten­cia­les dis­tor­sio­nes. Por lo mis­mo, la elec­ción al mo­men­to de com­prar de­be pres­cin­dir de cues­tio­nes pu­ra­men­te es­té­ti­cas.

Cris­ta­les y sus co­lo­res

La Guía Téc­ni­ca desa­rro­lla­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de­fi­ne la ra­dia­ción ul­tra vio­le­ta co­mo: “ti­po de on­da elec­tro­mag­né­ti­ca con­si­de­ra­da no io­ni­zan­te que cu­bre el in­ter­va­lo de lon­gi­tu­des de on­da de 100 a 400 na­nó­me­tros”. La Ti­po A, con una lon­gi­tud de on­da en­tre los 315 y 400 nm, es la prin­ci­pal res­pon­sa­ble de los da­ños so­la­res y co­rres­pon­de al 95% de la ra­dia­ción que lle­ga a la su­per­fi­cie de la Tie­rra.

Los co­lo­res de len­tes más neu­tros son el gris, ver­de y ma­rrón, ya que per­mi­ten un uso más ge­ne­ra­li­za­do gra­cias a su ca­pa­ci­dad de re­du­cir dis­tor­sio­nes en si­tua­cio­nes co­mo con­du­cir de no­che. Du­ran­te el día, fun­cio­nan mi­ni­mi­zan­do la in­ten­si­dad de la luz, que pue­de re­sul­tar mo­les­ta pa­ra los con­duc­to­res.

Por ello, el gris es uno de los co­lo­res más uti­li­za­dos pa­ra an­te­ojos de sol, ya que per­mi­te su uso en cual­quier en­torno de ilu­mi­na­ción gra­cias a sus ca­rac­te­rís­ti­cas de to­na­li­dad: trans­mi­te de ma­ne­ra uni­for­me la luz a tra­vés del es­pec­tro, res­pe­tan­do así los co­lo­res más na­tu­ra­les.

Es tam­bién uno de los to­nos re­co­men­da­dos por los ex­per­tos pa­ra uti­li­zar cuan­do se con­du­ce de día, pues no ge­ne­ra dis­tor­sio­nes de per­cep­ción o ni­ti­dez.

Cuan­do se tra­ta de ac­ti­vi­da­des al aire li­bre, es­pe­cial­men­te de­por­tes, la elec­ción de­be te­ner en cuen­ta las ne­ce­si­da­des de ca­da si­tua­ción. El co­lor ver­de per­mi­te per­ci­bir los co­lo­res con al­te­ra­cio­nes mí­ni­mas, lo­gran­do re­du­cir la luz vi­si­ble sin que por ellos se in­ter­fie­ra en la cla­ri­dad de la vi­sión. En es­te con­tex­to, es ideal pa­ra la prác­ti­ca de de­por­tes naú­ti­cos. “Los ra­yos de sol re­bo­tan en el agua y en la nie­ve. Por ello, si te vas a me­ter al agua lo ideal se­ría usar an­te­ojos de sol”, re­co­mien­da Bog­da­nic.

Por su par­te, el cris­tal de co­lor ma­rrón per­mi­te fil­trar las ra­dia­cio­nes azu­les au­men­tan­do el con­tras­te y pro­fun­di­dad de cam­po, ade­más de pro­du­cir un efec­to re­la­jan­te y po­ten­cia­dor de los ro­jos. Por lo mis­mo, se le re­co­mien­da pa­ra la prác­ti­ca de cual­quier de­por­te al aire li­bre.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­tos co­lo­res los con­vier­ten ade­más en can­di­da­tos idea­les pa­ra per­so­nas con de­fec­tos a la vis­ta co­mo hi­per­me­tro­pía –di­fi­cul­tad pa­ra ver con cla- ri­dad ob­je­tos cer­ca­nos- en el pri­mer ca­so y mio­pía –vi­sión bo­rro­sa de ob­je­tos le­ja­nos- en el se­gun­do. Es­te dato ad­quie­re re­le­van­cia en nues­tro país, don­de es­ta pa­to­lo­gía es una de las más co­mu­nes, se­gún in­for­ma la So­cie­dad Chi­le­na de Of­tal­mo­lo­gía (SOCHIOF).

Cuan­do se tra­ta de an­te­ojos con usos es­pe­cí­fi­cos, los len­tes de co­lor ama­ri­llo ayu­dan a me­jo­rar el con­tras­te en días nu­bla­dos, con bru­ma o nie­bla, gra­cias a su ca­pa­ci­dad de po­ten­cial la luz y los con­tras­tes. “El fil­tro ama­ri­llo pro­du­ce des­can­so en la vi­sión, es­pe­cial­men­te en el atar­de­cer, in­clu­so me­jo­rán­do­la en per­so­nas con baja vi­sión y se re­co­mien­da cuan­do se va a con­du­cir por mu­chas ho­ras”, co­men­ta al res­pec­to Bog­da­nic.

Por es­tas mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas, no se re­co­mien­dan pa­ra con­du­cir en días de sol, ya que el al­to ni­vel de in­ten­si­dad lu­mí­ni­ca pue­de pro­vo­car erro­res en la per­cep­ción de

se­ña­les de trán­si­to.

“Los len­tes in­tra­ocu­la­res pa­ra per­so­nas con ca­ta­ra­tas se es­tán ha­cien­do con fil­tro ama­ri­llo, ya que la ca­ta­ra pro­du­ce una vi­sión más os­cu­ra” agre­ga al res­pec­to Bog­da­nic.

El co­lor na­ran­jo tam­bién ayu­da a au­men­tar el con­tras­te, es­pe­cial­men­te en si­tua­cio­nes de baja lu­mi­no­si­dad. Ade­más de con­se­guir fil­trar la luz azul me­jor que cual­quie­ra de los otros co­lo­res, se con­si­de­ra más ade­cua­do in­clu­so que los len­tes ama­ri­llos pa­ra la con­duc­ción noc­tur­na o con nie­bla. Pe­ro da­das es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, los ex­per­tos lo han ca­ta­lo­ga­do co­mo no ap­to pa­ra el uso so­lar.

Aun­que no son un co­lor en sí mis­mo, los len­tes po­la­ri­za­dos se han con­ver­ti­dos en la prin­ci­pal elec­ción de per­so­nas que pa­de­cen sen­si­bi­li­dad a la luz. Es­to por­que eli­mi­nan los des­lum­bra­mien­tos que pro­du­cen las su­per­fi­cies ex­ce­si­va­men­te re­flec­tan­tes co­mo son el agua o la nie­ve, re­du­cien­do ade­más los bri­llos in­ten­sos que son los que ge­ne­ren fa­ti­ga ocu­lar gra­cias a su ca­pa­ci­dad de blo­quear la luz re­fle­ja­da. Los ex­per­tos tam­bién las acon­se­jan pa­ra ac­ti­vi­da­des en el mar y pa­ra con­du­cir, siem­pre y cuan­do se tra­te de an­te­ojos de ca­li­dad. “En el sur de Chi­le, de­bi­do a los pro­ble­mas en la ca­pa de ozono, se re­co­mien­da usar pro­tec­ción so­lar to­do el año, in­clu­so en días nu­bla­dos”, agre­ga la doc­to­ra Bog­da­nic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.