Có­mo co­rre­gir un pro­ble­ma vi­sual en me­nos de una ho­ra

Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos per­mi­ten de­jar atrás as­tig­ma­tis­mo, mio­pía y otras pa­to­lo­gías con una sen­ci­lla ci­ru­gía.

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por: Fabiola Ro­mo

La mio­pía –de­fec­to que pro­vo­ca la vi­sión bo­rro­sa de los ob­je­tos le­ja­nos- pue­de ex­pre­sar­se en las pri­me­ras eta­pas de la vi­da. Por eso, es im­por­tan­te con­tro­lar su avan­ce, pa­ra po­der op­tar a una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va y de­jar de la­do los an­te­ojos.

“Si un pa­cien­te mues­tra la mis­ma mio­pía des­de los 14 años has­ta los 18 años, ya se pue­de ope­rar. Pe­ro si hay un cam­bio, de­be man­te­ner­se en un pe­rio­do de ob­ser­va­ción. La gran ma­yo­ría de las mio­pías son de­fec­tos que se es­ta­bi­li­zan an­tes de los 30 años”, ex­pli­ca el of­tal­mó­lo­go de Clí­ni­ca Luis Pas­teur, doc­tor Clau­dio Ya­luff.

¿Qué ocu­rre en­ton­ces? Los pa­cien­tes re­cu­rren a la ci­ru­gía La­sik, un pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co que re­du­ce o eli­mi­na la mio­pía, pe­ro que tam­bién pue­de ha­cer lo mis­mo con el as­tig­ma­tis­mo y la hi­per­me­tro­pía. Se tra­ta de una avan­za­da téc­ni­ca que cam­bia la for­ma de la cór­nea me­dian­te la ac­ción de un lá­ser que me­jo­ra la re­frac­ción de los ra­yos lu­mino- sos so­bre la re­ti­na.

“El pe­rio­do de recuperación es cor­to. Los pa­cien­tes se ope­ran un ojo en la ma­ña­na y al día si­guien­te el otro ojo. La recuperación es ca­si in­me­dia­ta, por­que al día si­guien­te se re­in­te­gra la vi­sión. La gran ven­ta­ja es que el pa­cien­te ad­quie­re una mi­ra­da en pa­no­rá­mi­ca muy ade­cua­da. La gen­te que usa len­tes es­tá res­trin­gi­da al mar­co del an­te­ojo”, aña­de el doc­tor Ya­luff.

Len­tes in­tra­ocu­la­res

El im­plan­te de len­tes in­tra­ocu­la­res es un mé­to­do de co­rrec­ción que se sue­le recomendar a per­so­nas ma­yo­res de 50 años, es­pe­cial­men­te con al­gún de­fec­to aso­cia­do co­mo la hi­per­me­tro­pía. A di­fe­ren­cia de las co­rrec­cio­nes con lá­ser, en la cual se mo­di­fi­ca la cur­va­tu­ra de la cor­nea, en es­te pro­ce­di­mien­to se rem­pla­za el cris­ta­lino del ojo, que con el tiem­po pier­de su ca­pa­ci­dad de en­fo­car di­fi­cul­tán­do­se la vi­sión de cer­ca, por un len­te in­tra­ocu­lar ar­ti­fi­cial per­ma­nen­te.

“Es una ope­ra­ción am­bu­la­to­ria que du­ra 20 mi­nu­tos, con anes­te­sia lo­cal y se­da­ción le­ve. En los pa­cien­tes mio­pes al­tos que no pue­den ope­rar­se con la­ser se po­ne un len­te in­tra­ocu­lar, sin sa­car el cris­ta­lino, que en una per­so­na me­nor de 40 años aún cum­ple la fun­ción de en­fo­car”, de­ta­lla el es­pe­cia­lis­ta de Clí­ni­ca Of­tal­mo­ló­gi­ca Luis Pas­teur, doc­tor Ger­mán Gon­zá­lez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.