So­lu­cio­nes es­tra­té­gi­cas pa­ra los ne­go­cios

Des­de arrien­do por ho­ra has­ta la ges­tión de flo­tas de vehícu­los me­dia­nos y pe­sa­dos, el mer­ca­do ofre­ce al­ter­na­ti­vas efi­cien­tes pa­ra las em­pre­sas.

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por: An­drés del Brut­to.

E

l diag­nós­ti­co es la cla­ve pa­ra de­fi­nir el ser­vi­cio ade­cua­do pa­ra ca­da ti­po de em­pre­sa. ¿Rent a car o lea­sing ope­ra­ti­vo? ¿Cuál es la me­jor so­lu­ción pa­ra con­tar con trans­por­te o flo­tas de vehícu­los? “Hay que de­fi­nir con mu­cha cla­ri­dad qué re­cur­so se ne­ce­si­ta, cuál es el pre­su­pues­to con el que se cuen­ta y el pe­río­do de uso”, in­di­can los ex­per­tos.

Aun­que sue­le es­tar más li­ga­do al uso tu­rís­ti­co, el ser­vi­cio de las em­pre­sas de rent a car tam­bién en­tre­ga so­lu­cio­nes pa­ra los ne­go­cios pe­que­ños, me­dia­nos o gran­des. “Has­ta ha­ce po­co se te­nía el te­mor de que arren­dar un au­to a un rent a car co­mún era muy ca­ro pa­ra una em­pre­sa o ne­go­cio, pe­ro esa per­cep­ción afor­tu­na­da­men­te ha cam­bia­do gra­cias al cre­ci­mien­to del mer­ca­do y la pro­pia pro­mo­ción que los pres­ta­do­res de es­te ser­vi­cio han rea­li­za­do pa­ra dar a co­no­cer có­mo fun­cio­na es­te sis­te­ma”, in­di­ca Jor­ge Val­dez, ana­lis­ta de Dog­ma Con­sul­to­res, es­pe­cia­lis­tas en gerenciamiento de ne­go­cios.

Se­gún la pau­ta en­tre­ga­da, el diag­nós­ti­co de­fi­ne qué ser­vi­cio es me­jor se­gún ca­da ne­ce­si­dad. Pa­ra pe­río­dos más cor­tos y fo­ca­li­za­dos, los con­ve­nios pa­ra em­pre­sas de los rent a car ofre­cen vehícu­los nue­vos o se­mi­nue­vos, asis­ten­cia en ru­ta las 24 ho­ras, ki­lo­me­tra­je li­bre, en­tre­ga de uni­da­des a do­mi­ci­lio y se­gu­ros con o sin de­du­ci­ble, en­tre otras con­di­cio­nes. A ello hay que su­mar­le la op­ción de pa­go con la aper­tu­ra de una cuen­ta y a 30 días, ya sea en arrien­dos es­po­rá­di­cos o de me­diano pla­zo.

Des­de au­tos de lu­jo pa­san­do por city­car y fur­go­nes, ya sean arrien­dos es­po­rá­di­cos, de me­diano o lar­go pla­zo, re­cu­rrir a un rent a car no só­lo tie­ne la ven­ta­ja de una so­lu­ción más aco­ta­da. Va­rias de es­tas em­pre­sas tam­bién ofre­cen flo­tas pa­ra uso co­mer­cial ba­jo la mo­da­li­dad de arrien­do tem­po­ral. Siem­pre con ser­vi­cios de asis­ten­cia in­clui­dos, en es­te ca­so se su­ma la fa­ci­li­dad de con­tar con su­cur­sa­les en dis­tin­tos pun­tos del país con ta­lle­res pro­pios pa­ra fa­vo­re­cer el man­te­ni­mien­to de los vehícu­los.

“Rea­li­za­mos pa­seos y via­jes tu­rís­ti­cos en­tre San­tia­go y la zo­na de Val­pa­raí­so, Vi­ña del Mar, Re­ña­ca y Con­cón. Tra­ba­ja­mos con un rent a car que nos ofre­ce va­rios mo­de­los se­gún la can­ti­dad de per­so­nas que lle­va­mos”, cuen­ta Ma­raia Cos­ta, de Golf Club Trips, res­pon­sa­ble de tours de golf pa­ra tu­ris­tas prin­ci­pal­men­te de Es­ta­dos Uni­dos. “Al me­nos dos ve­ces al mes te­ne­mos es­te ti­po de via­jes, así que he­mos he­cho un acuer­do pa­ra ac­ce­der a pre­cios con­ve­nien­tes y fa­ci­li­da­des en los ho­ra­rios de de­vo­lu­ción de los vehícu­los sin que se co­bren días ex­tras, por ejem­plo”, agre­ga. “Pa­ra no­so­tros es una op­ción muy con­ve­nien­te, me­jor in­clu­so que ha­cer la in­ver­sión de com­prar un vehícu­lo, pa­gar se­gu­ro y man­te­ni­mien­to. Es al­go que no po­dría­mos afron­tar en es­te mo­men­to de nues­tro ne­go­cio, que va en cre­ci­mien­to pe­ro to­da­vía es a es­ca­la de­pen­dien­do de la tem­po­ra­da”.

Más op­cio­nes de lea­sing

La en­ver­ga­du­ra de los ne­go­cios pue­de re­que­rir ma­yor dis­po­si­ción de vehícu­los de dis­tin­tos ti­pos. Pa­ra pro­yec­tos ma­yo­res y de lar­go pla­zo, el lea­sing ope­ra­ti­vo apa­re­ce co­mo la op­ción que más ha cre­ci­do en el mer­ca­do. La mi­ne­ría, las fo­res­ta­les y los sec­to­res pes­que­ros y adua­ne­ros con­cen­tran gran par­te de la de­man­da, que ca­da vez es más es­pe­cí­fi­ca. Y pa­ra cu­brir esas ne­ce­si­da­des, los pres­ta­do­res de es­te ser­vi­cio han te­ni­do que ge­ne­rar más al­ter­na­ti­vas.

“He­mos te­ni­do que bus­car so­lu­cio­nes al ‘arrien­do ocio­so’, co­mo le di­cen en las em­pre­sas al tiem­po que un vehícu­lo de al­qui­ler o en pren­da por lea­sing pa­sa sin ser uti­li­za­do, pe­ro si­gue ge­ne­ran­do un gas­to aso­cia­do”, in­di­can des­de la ge­ren­cia de asun­tos cor­po­ra­ti­vos de un ope­ra­dor de lea­sing que opera prin­ci­pal­men­te en el nor­te gran­de de Chi­le. “Pa­ra en­tre­gar una res­pues­ta a nues­tros clien­tes, en­con­tra­mos una ma­ne­ra de que es­te pro­ce­so sea efi­cien­te, com­par­tien­do usos y via­jes en­tre em­pre­sas que ope­ran en sec­to­res cer­ca­nos y en ac­ti­vi­da­des si­mi­la­res. To­das con el co­mún de­no­mi­na­dor que son clien­tes nues­tros y eso nos per­mi­te acer­car­los”.

Re­cu­rrir al lea­sing ope­ra­ti­vo per­mi­te que una em­pre­sa ex­ter­na­li­ce la ad­mi­nis­tra­ción, or­ga­ni­za­ción y man­te­ni­mien­to de par­te o del to­tal de su flo­ta de vehícu­los, ya sea de trans­por­te o de tra­ba­jo. Tie­ne la ven­ta­ja de una per­ma­nen­te asis­ten­cia me­cá­ni­ca y con se­gu­ros aso­cia­dos. Es tam­bién una fran­qui­cia pa­ra te­ner una ma­yor ca­pa­ci­dad de en­deu­da­mien­to, gra­cias a la op­ción de pa­gar con pla­zos y a que no se re­fle­ja co­mo gas­tos.

Co­mo es­tas son con­di­cio­nes ofre­ci­das prác­ti­ca­men­te por to­dos los ac­to­res del mer­ca­do, han ga­na­do re­co­no­ci­mien­to las fór­mu­las que ha­cen el ser­vi­cio más efi­cien­te tan­to en lo prác­ti­co co­mo en lo eco­nó­mi­co.

Con un mí­ni­mo de dos vehícu­los por un pla­zo de al me­nos un año, la base del lea­sing se am­plía con ofer­tas en el mar­co de un mer­ca­do muy com­pe­ti­ti­vo. Hoy va­rios pro­vee­do­res ofre­cen equi­pa­mien­to y ac­ce­so­rios gra­tui­tos, se­gún el ti­po de re­que­ri­mien­to que no se co­bran co­mo ex­tras.

La “per­so­na­li­za­ción” del ser­vi­cio se ex­tien­de al área es­pe­cí­fi­ca de los vehícu­los pe­sa­dos, co­mo los gran­des ca­mio­nes de la mi­ne­ría, y al de las ma­qui­na­rias. En es­te úl­ti­mo ca­so el ser­vi­cio de lea­sing re­pre­sen­ta una ven­ta­ja pa­ra la em­pre­sa con­tra­tan­te, que ac­ce­de a la so­lu­ción que bus­ca sin pa­sar por pro­ce­sos de im­por­ta­ción y ha­bi­li­ta­ción de per­mi­sos, to­dos ges­tio­na­dos por el pro­vee­dor del arrien­do.

Pa­ra pro­yec­tos ma­yo­res y de lar­go pla­zo, la mi­ne­ría, las fo­res­ta­les y los sec­to­res pes­que­ros y adua­ne­ros con­cen­tran gran par­te de la de­man­da del lea­sing ope­ra­ti­vo y la op­ción que más ha cre­ci­do en fun­ción de es­te mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.