Con­se­jos y pre­cau­cio­nes pa­ra ma­ne­jar vehícu­los arren­da­dos

Co­no­cer las ca­rac­te­rís­ti­cas del au­to, ana­li­zar la ru­ta que se tran­si­ta­rá y te­ner cla­ri­dad de los se­gu­ros y tér­mi­nos del al­qui­ler son las cla­ves.

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por: An­drés del Brut­to.

V

aca­cio­nes, el via­je so­ña­do y la ru­ta por de­lan­te. La ten­ta­ción es gran­de: re­co­rrer lo má­xi­mo po­si­ble y lle­gar has­ta don­de sea… in­clu­so un po­co más allá. Pe­ro no se tra­ta de arries­gar más de la cuen­ta exi­gien­do los lí­mi­tes del vehícu­lo, so­bre to­do si és­te es arren­da­do.

El des­tino y el ti­po de ca­mino que se tran­si­ta­rá, de­fi­ni­rá qué ti­po de au­to ele­gir. “Esa es la cla­ve, no se pue­de arren­dar cual­quier au­to sin pen­sar bien dón­de se­rá uti­li­za­do, es tan ob­vio co­mo fun­da­men­tal te­ner­lo en cuen­ta”, in­di­can en la es­cue­la de In­ge­nie­ría Me­cá­ni­ca de Duoc UC.

Tan ob­vio es co­mo de­ci­si­vo pa­ra el res­to de las va­ca­cio­nes. Se­ría im­pen­sa­do lle­var un city car a la Ca­rre­te­ra Aus­tral, o es­co­ger un to­do te­rreno de mu­cho con­su­mo pa­ra un lar­go via­je por au­to­pis­ta pa­ra lue­go tran­si­tar por una ciu­dad. De­fi­nien­do se­gún la dis­tan­cia, el con­su­mo y las co­mo­di­da­des ne­ce­sa­rias, el pa­so si­guien­te es co­no­cer has­ta dón­de se pue­de exi­gir el vehícu­lo.

“Que un vehícu­lo sea mo­derno, con mu­chos dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad y mu­cha po­ten­cia, no sig­ni­fi­ca que sea in­des­truc­ti­ble o que sea ca­paz de cu­brir cual­quier te­rreno”, in­di­can en Duoc UC. Los ex­per­tos lla­man a no con­fiar­se o distraerse con los dis­po­si­ti­vos del “nue­vo” vehícu­lo. “El uso de cin­tu­rón si­gue sien­do la prin­ci­pal pro­tec­ción pa­ra evi­tar da­ños en un ac­ci­den­te”, ad­vier­ten en el Au­to­mó­vil Club de Chi­le, que rea­li­za clí­ni­cas pe­rió­di­cas con un Si­mu­la­dor de Vol­ca­mien­to. Agre­gan que por más air­bags que ten­ga un vehícu­lo, no hay que de­jar de usar el cin­tu­rón. Y en el ca­so de los ni­ños, con las si­llas ade­cua­das siem­pre an­cla­das a los asien­tos.

Cuan­to ma­yor po­ten­cia y ve­lo­ci­dad, más pre­cau­ción, ad­vier­ten los ex­per­tos. “Los vehícu­los de los rent a car sue­len ser nue­vos y, por lo tan­to, mo­der­nos. En­ton­ces hay que sa­ber que pue­den ser más rá­pi­dos que los au­tos que ma­ne­ja­mos ha­bi­tual­men­te y que eso obli­ga a ser más cui­da­do­so con la ve­lo­ci­dad que se al­can­za du­ran­te el via­je”. Con una ve­lo­ci­dad cons­tan­te se lo­gra tam­bién un con­trol más efi­cien­te del gas­to de com­bus­ti­ble, agre­gan.

Al mo­men­to de arren­dar un au­to o ca­mio­ne­ta es re­co­men­da­ble con­sul­tar qué sis­te­mas de con­trol de trac­ción, fre­na­do y se­gu­ri­dad tie­ne el vehícu­lo. Có­mo se ac­ti­van y des­ac­ti­van. Qué ti­po de reac­ción tie­nen esos sis­te­mas en ca­so de fre­na­do de emer­gen­cia o al tran­si­tar en su­per­fi­cies com­pli­ca­das, co­mo en si­tua­cio­nes de llu­via o con po­co aga­rre en la su­per­fi­cie. El chequeo del vehícu­lo, an­tes de via­jar, obli­ga a re­vi­sar la rue­da de re­pues­to y las he­rra­mien­tas pa­ra cam­biar­la. Co­no­cer la ru­ta que se tran­si­ta­rá, per­mi­ti­rá eva­luar si es ne­ce­sa­rio lle­var un re­pues­to ex­tra, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de ca­mi­nos de ri­pio o tie­rra.

No hay pre­cau­cio­nes que es­tén de más, si de se­gu­ri­dad se tra­ta. Y si eso sig­ni­fi­ca unas va­ca­cio­nes sin pro­ble­mas, qué me­jor.

“Va­rias em­pre­sas de rent a car per­mi­ten via­jar a Ar­gen­ti­na en sus vehícu­los, pre­vio pa­go de per­mi­so no­ta­rial y se­gu­ro adi­cio­nal, que de­be so­li­ci­tar­se al mo­men­to del arrien­do y de pre­fe­ren­cia con al me­nos 25 días de an­te­rio­ri­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.