Los avan­ces en el di­se­ño y la im­ple­men­ta­ción.

Hoy, las oficinas se seg­men­tan por ubi­ca­ción, es­pa­cio, tec­no­lo­gías, ser­vi­cios y ter­mi­na­cio­nes.

La Tercera - Especiales2 - - PORTADA - Por: Tan­ya Ore­lla­na C.

En los úl­ti­mos años, cam­bios en los cri­te­rios de lo­ca­li­za­ción, en la con­fi­gu­ra­ción in­ter­na, en las tec­no­lo­gías que in­cor­po­ran y en los ser­vi­cios que pres­tan han con­fi­gu­ra­do un cam­bio en el desa­rro­llo de oficinas. Se­gún co­men­ta Osvaldo Fuen­za­li­da, past pre­si­dent de la Aso­cia­ción de Oficinas de Ar­qui­tec­tos (AOA), las oficinas hoy se di­fe­ren­cian prin­ci­pal­men­te en dos gru­pos que con­vi­ven en ubi­ca­cio­nes se­me­jan­tes. “Uno de ellos es el de las em­pre­sas, don­de se con­si­de­ran plan­tas li­bres que van des­de los 80 a los 1.000 m² y es­pa­cios abier­tos, sin pi­sos, ta­bi­que­rías o cielos, que per­mi­ten di­se­ñar es­pa­cios de tra­ba­jo de acuer­do con re­que­ri­mien­tos par­ti­cu­la­res”, di­ce. Una se­gun­da ti­po­lo­gía es la de pro­fe­sio­na­les, en edi­fi­cios con oficinas mo­du­la­res que con­si­de­ran un mo­de­lo bá­si­co de 25 m² con un des­pa­cho, ba­ño y re­cep­ción que se une a otros mó­du­los se­me­jan­tes has­ta los 75-80 m². “Se en­tre­gan lis­tos pa­ra su uti­li­za­ción y pue­den su­mar otros ele­men­tos op­cio­na­les, co­mo ai­re acon­di­cio­na­do”, ex­pli­ca.

Fac­to­res re­le­van­tes

En el úl­ti­mo tiem­po ha cre­ci­do el desa­rro­llo de las ur­bes en va­rios sub­cen­tros que aco­gen a oficinas tan­to de em­pre­sas co­mo de pro­fe­sio­na­les. En la ca­pi­tal se dis­tin­guen zo­nas co­mo San­tia­go Cen­tro, Pro­vi­den­cia, La Florida, Ciu­dad Em­pre­sa­rial en Hue­chu­ra­ba, El Golf y Man­quehue en Las Con­des, y el eje Pa­ja­ri­tos-Es­ta­ción Cen­tral. “Los usua­rios bus­can es­tar cer­ca de sus clien­tes o en lu­ga­res de gran co­nec­ti­vi­dad, mien­tras que los va­lo­res de­pen­de­rán del ba­rrio, cer­ca­nía al me­tro o de la con­so­li­da­ción del sub­cen­tro”, ad­vier­te. Tam­bién es re­le­van­te la tec­no­lo­gía que in­cor­po­ran. Los edi­fi­cios in­te­li­gen­tes cuen­tan con ele­men­tos co­mo cli­ma­ti­za­ción, as­cen­so­res e ilu­mi­na­ción pro­gra­ma­da, con­tro­les de se­gu­ri­dad y ac­ce­so o sis­te­mas au­to­má­ti­cos de con­trol de hu­mo, e in­cen­dio, red de spin­klers (ro­cia­do­res de agua) sis­te­mas an­ti­fue­go, fa­cha­das de ba­ja con­duc­ti­vi­dad tér­mi­ca y sis­te­mas de ai­re acon­di­cio­na­do o en­fria­mien­to de ba­jo cos­to. Fi­nal­men­te, se con­si­de­ran las ter­mi­na­cio­nes. “Hall am­plio con do­ble al­tu­ra, ter­mi­na­cio­nes du­ra­bles y de ba­jo man­te­ni­mien­to pa­ra los es­pa­cios co­mu­nes y fa­cha­das son ape­te­ci­das en el mer­ca­do”, pre­ci­sa Fuen­za­li­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.