El cui­da­do de la ener­gía y el me­dio am­bien­te.

La Tercera - Especiales2 - - PORTADA - Por: Ri­ta Núñez

Me­no­res cos­tos ini­cia­les y de ope­ra­ción, así co­mo me­jo­res con­di­cio­nes am­bien­ta­les pa­ra los usua­rios son los be­ne­fi­cios que en­tre­ga ha­bi­tar en oficinas sus­ten­ta­bles y, en ge­ne­ral, en to­do edi­fi­cio cer­ti­fi­ca­do.

Ac­tual­men­te, lo que se en­tien­de por sus­ten­ta­bi­li­dad aso­cia­da a la edi­fi­ca­ción abor­da di­ver­sas áreas, co­mo uso de ener­gía, ca­li­dad del am­bien­te in­te­rior, uso de agua, ges­tión de re­si­duos y re­la­ción con el en­torno. El con­cep­to se en­cuen­tra en re­la­ción di­rec­ta con la com­po­nen­te am­bien­tal de la sus­ten­ta­bi­li­dad, ya que abor­da “la lí­nea de sus­ten­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, al apun­tar a que cons­truir in­cor­po­ran­do es­tos cri­te­rios no ha­ce que el cos­to ini­cial sea ma­yor y, ade­más, que el cos­to de ope­ra­ción sea me­nor. Ade­más, in­clu­ye el área de sus­ten­ta­bi­li­dad so­cial, en­tre­gan­do un am­bien­te in­te­rior con me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra los usua­rios”, ex­pli­ca Her­nán Madrid, je­fe de Cer­ti­fi­ca­ción Edi­fi­cio Sus­ten­ta­ble (CES). En ese sen­ti­do y en tér­mi­nos de ar­qui­tec­tu­ra, la sus­ten­ta­bi­li­dad no im­pli­ca un ele­men­to nue­vo, sino que “vol­ver a pen­sar la ar­qui­tec­tu­ra y su re­la­ción e im­pac­to con el en­torno, con el cli­ma don­de se ubi­ca­rá el edi­fi­cio. Es re­to­mar el di­se­ño con­si­de­ran­do el im­pac­to que ten­drá so­bre el edi­fi­cio el con­tex­to en el que es­tá in­mer­so”, se­ña­la el in­ge­nie­ro ci­vil. Es por ello que pa­ra que un edi­fi­cio sea sus­ten­ta­ble “no re­quie­re ne­ce­sa­ria­men­te in­cor­po­rar al­ta tec­no­lo­gía, sino que pen­sar y di­se­ñar un edi­fi­cio en re­la­ción con su en­torno y el im­pac­to que es­to ten­drá en los usua­rios”, sos­tie­ne. Y son las cer­ti­fi­ca­cio­nes las he­rra­mien­tas que per­mi­ten va­li­dar, me­dian­te la re­vi­sión de una ter­ce­ra par­te que las es­tra­te­gias de sus­ten­ta­bi­li­dad fue­ron in­cor­po­ra­das de ma­ne­ra ade­cua­da y efec­ti­va. Ade­más, “per­mi­ten po­ner én­fa­sis en al­gu­nas lí­neas de ac­ción en que el país con­si­de­re re­le­van­tes de abor­dar, es así co­mo la Cer­ti­fi­ca­ción Edi­fi­cio Sus­ten­ta­ble (CES) de Chi­le po­ne én­fa­sis en el di­se- ño pa­si­vo en las lí­neas de uso de ener­gía y ca­li­dad de am­bien­te in­te­rior”, ex­pli­ca Madrid. A ni­vel mun­dial, en la ma­yor par­te de los paí­ses desa­rro­lla­dos, en Amé­ri­ca del Nor­te, Eu­ro­pa y Asia, así co­mo en al­gu­nos otros, exis­ten sis­te­mas de cer­ti­fi­ca­ción pro­pios. Las naciones eu­ro­peas y Es­ta­dos Uni­dos lle­van años (más de dos dé­ca­das) con sis­te­mas de cer­ti­fi­ca­ción de sus­ten­ta­bi­li­dad pa­ra edi­fi­cios. En Chi­le, con­vi­ven LEED, ba­sa­da en el Green Buil­ding Coun­cil, y CES, pro­mo­vi­da por el Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas, la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción, el Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos, y ad­mi­nis­tra­da por el Ins­ti­tu­to de la Cons­truc­ción, que se es­tá uti­li­zan­do en edi­fi­cios de uso pú­bli­co, co­mo oficinas, con­sul­to­rios, pos­tas, es­cue­las, re­te­nes, etc., tan­to en edi­fi­ca­cio­nes nue­vas co­mo exis­ten­tes. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, cual­quier edi­fi­cio que sea sus­ten­ta­ble y es­té cer­ti­fi­ca­do co­mo tal, per­mi­te que “la edi­fi­ca­ción ten­ga unas me­jo­res con­di­cio­nes in­te­rio­res pa­ra los usua­rios. Adi­cio­nal­men­te, usa­rá una me­nor can­ti­dad de ener­gía y agua, lo que re­dun­da en me­no­res cos­tos de ope­ra­ción y me­nor im­pac­to am­bien­tal”, ase­gu­ra Her­nán Madrid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.