Es­pa­cios que se adap­tan a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les

La Tercera - Especiales2 - - EDICIONES ESPECIALES DE LA TERCERA - Por: Tan­ya Ore­lla­na

Nue­vas for­mas de desa­rro­llar el tra­ba­jo han cambiado el con­cep­to de la clá­si­ca ofi­ci­na. Hoy, se pri­vi­le­gian es­pa­cios don­de las per­so­nas pue­dan desa­rro­llar sus la­bo­res en for­ma gra­ta y có­mo­da.

Con el au­ge de las tec­no­lo­gías de in­for­ma­ción, la glo­ba­li­za­ción y las nue­vas for­mas de co­mu­ni­car­se, sin du­da, han cambiado tam­bién las ma­ne­ras de tra­ba­jar. El vie­jo es­cri­to­rio don­de se pa­sa­ban ho­ras frente a un compu­tador ha mu­ta­do en es­pa­cios que per­mi­ten mo­ver­se, in­ter­ac­tuar y desa­rro­llar las la­bo­res en un en­torno más aco­ge­dor y lú­di­co. Si bien es di­fí­cil es­ta­ble­cer el con­cep­to de una “ofi­ci­na ideal”, sí es posible de­tec­tar tendencias en ex­pan­sión, don­de tan­to el em­pla­za­mien­to co­mo su di­se­ño han de­bi­do res­pon­der a nue­vos desafíos. Se­gún ex­pli­ca Yves Be­sa­nçon, past pre­si­dent de la Aso­cia­ción de Oficinas de Ar­qui­tec­tos (AOA), en la ac­tua­li­dad se pre­pon­de­ran es­pa­cios más trans­pa­ren­tes, con me­nos lí­mi­tes, po­cas di­vi­sio­nes y ter­mi­na­cio­nes sim­ples. “El con­cep­to es ha­cer zo­nas más gratas, en­tre­te­ni­das, oja­lá con luz na­tu­ral siem­pre dis­po­ni­ble. El te­ner oficinas ce­rra­das en pe­rí­me­tros, blo­quean­do las ven­ta­nas es­tá en re­ti­ra­da. Hoy se pre­fie­re pri­vi­le­giar al per­so­nal en los pe­rí­me­tros, pa­ra que go­cen de la luz na­tu­ral. La idea es que los es­pa­cios de tra­ba­jo es­tén acor­des con la cul­tu­ra de las la­bo­res que ahí se desa­rro­llan, plan­tea el ar­qui­tec­to. “De­ben ser oficinas fle­xi­bles pa­ra con­tri­buir a las dis­tin­tas for­mas en que se ne­ce­si­tan desa­rro­llar las la­bo­res: com­par­tir ideas, tra­ba­jar con­cen­tra­do o to­mar un des­can­so”, aña­de.

Más pro­duc­ti­vi­dad y co­mo­di­dad

Con­si­de­ran­do que las tec­no­lo­gías per­mi­ten que el es­pa­cio de tra­ba­jo se trans­for­me en cual­quier lu­gar don­de exis­ta co­ne­xión, es­tán en re­ti­ra­da las es­ta­cio­nes de tra­ba­jo con compu­tado­res de es­cri­to­rio y las sa­las de reunión for­ma­les. Es­tá cla­ro que las per­so­nas son más pro­duc­ti­vas en cuan­to se sien­ten más có­mo­das. Se­gún aña­de Be­sa­nçon, hoy se es­pe­ra que los es­pa­cios per­mi­tan a las per­so­nas mo­ver­se más li­bre­men­te, usar los pro­pios dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, re­unir­se en for­ma re­mo­ta y, tam­bién, te­ner es­pa­cios mul­ti­pro­pó­si­to pa­ra otras ac­ti­vi­da­des. El he­cho de que las tec­no­lo­gías per­mi­tan tra­ba­jar a dis­tan­cia au­men­ta la pro­duc­ti­vi­dad en cuan­to se apro­ve­cha me­jor el tiem­po que se de­di­ca a es­tar en la ofi­ci­na. “Ade­más, gra­cias a la fle­xi­bi­li­dad ho­ra­ria, bas­ta con que las per­so­nas cum­plan con sus la­bo­res den­tro del lu­gar de tra­ba­jo pa­ra que pue­dan de­di­car tiem­po a com­par­tir o re­ti­rar­se si así lo desean”, ex­pli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.