En sin­to­nía con las exigencias de la in­dus­tria

La Tercera - Especiales2 - - EDICIONES ESPECIALES DE LA TERCERA - Por: Ri­ta Núñez

Hoy la ca­pi­tal al­ber­ga nu­me­ro­sos edi­fi­cios de oficinas que pre­sen­tan un es­tán­dar muy al­to a ni­vel la­ti­noa­me­ri­cano, tan­to en ba­rrios an­ti­guos co­mo emer­gen­tes. Ello ha­ce que es­tén ac­tua­li­za­das en tér­mi­nos de di­se­ño y de otros re­que­ri­mien­tos.

Con un es­tán­dar de oficinas muy al­to pa­ra el ni­vel de Amé­ri­ca La­ti­na se ha po­si­cio­na­do Chi­le du­ran­te los úl­ti­mos años. Es­to se de­be, prin­ci­pal­men­te, a que ha si­do la pro­pia in­dus­tria la que ha ido im­po­nien­do exigencias. “La com­pe­ten­cia ha­ce que la pro­duc­ción de oficinas en San­tia­go, en ge­ne­ral, sea de al­ta ca­li­dad”, sos­tie­ne Pa­blo La­rraín, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Oficinas de Ar­qui­tec­tos (AOA). Por esa ra­zón, San­tia­go es­tá lleno de muy buenos edi­fi­cios, de acuer­do al ar­qui­tec­to, y con una ofer­ta muy ho­mo­gé­nea. “Si vas a un ba­rrio nue­vo co­mo Ciu­dad Em­pre­sa­rial, te vas a en­con­trar con muy bue­nas cons­truc­cio­nes, lo mis­mo en Nueva Las Con­des o el Golf, don­de hay ex­ce­len­tes ejem­plos de ar­qui­tec­tu­ra, obras muy bien pen­sa­das”, es­pe­ci­fi­ca La­rraín. Y tam­bién hay otros más emer­gen­tes, en los que se pue­den en­con­trar dig­nos ejem­plos de es­tas edi­fi­ca­cio­nes, co­mo Vi­ta­cu­ra, Las Con­des y Lo Bar­ne­chea. San­tia­go Cen­tro, por su par­te, ha cambiado fuer­te­men­te con la apa­ri­ción de muy buenos edi­fi­cios nue­vos, al­gu­nos in­clu­so de cla­se A, pe­ro tam­bién ha ha­bi­do re­ci­cla­jes in­te­li­gen­tes, se­gún el pre­si­den­te de AOA. Por ello, usa al ba­rrio de San­tia­go Cen­tro co­mo un ejem­plo de reac­ti­va­ción con es­pa­cios co­mer­cia­les y de tra­ba­jo, pa­ra vi­vir y don­de tam­bién hay ac­ti­vi­da­des pa­ra rea­li­zar. En tér­mi­nos de tendencias, en las úl­ti­mas dé­ca­das se han po­si­cio­na­do las plan­tas li­bres, ya que per­mi­ten la má­xi­ma fle­xi­bi­li­dad en el uso de los es­pa­cios. De es­ta ma­ne­ra, los due­ños pue­den ha­bi­li­tar­los de acuer­do a sus pro­pios re­que­ri­mien­tos y re­mo­de­lar ca­da vez que lo deseen, sin ne­ce­si­dad de in­ter­ve­nir la es­truc­tu­ra du­ran­te ese pro­ce­so. Es­ta ten­den­cia con­lle­va una ti­po­lo­gía es­truc­tu­ral que se di­fe­ren­cia de los edi­fi­cios ha­bi­ta­cio­na­les, en los que se apro­ve­chan los mu­ros di­vi­so­rios entre de­par­ta­men­tos y entre re­cin­tos de un mis­mo de­par­ta­men­to, pa­ra pro­veer la es­truc­tu­ra sis­mo­rre­sis­ten­te ne­ce­sa­ria. En cam­bio, “en los edi­fi­cios de oficinas, la es­truc­tu­ra sis­mo­rre­sis­ten­te se con­cen­tra prin­ci­pal­men­te en los mu­ros que con­for­man la ca­ja de cir­cu­la­ción ver­ti­cal (es­ca­le­ras y as­cen­so­res). Así, es­te ti­po de edi­fi­cios tie­ne ge­ne­ral­men­te una es­truc­tu­ra compuesta por un nú­cleo de mu­ros y un mar­co pe­ri­me­tral for­ma­do por pi­la­res y vi­gas en las fa­cha­das”, ex­pli­ca la in­ge­nie­ro ci­vil es­truc­tu­ral Ma­rian­ne Küp­fer, vi­ce- pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Chi­le­na de Sis­mo­lo­gía e In­ge­nie­ría An­ti­sís­mi­ca (Achi­si­na). Asi­mis­mo, tam­bién se ha au­men­ta­do la al­tu­ra de en­tre­pi­so, pa­ra fa­ci­li­tar la ins­ta­la­ción de cielos y/o pi­sos fal­sos y, por en­de, de ins­ta­la­cio­nes co­mo sis­te­mas de ilu­mi­na­ción, ven­ti­la­ción y re­des de trans­mi­sión de da­tos. Des­de el pun­to de vis­ta es­truc­tu­ral, es­to im­pli­ca bus­car so­lu­cio­nes que mi­ni­mi­cen la ne­ce­si­dad de vi­gas in­te­rio­res (que qui­tan al­tu­ra li­bre e in­ter- fie­ren en los avan­ces horizontales de las ins­ta­la­cio­nes). Igual­men­te, me­nos fre­cuen­te, pe­ro en cla­ro au­men­to en los úl­ti­mos años -so­bre to­do en edi­fi­cios que al­ber­ga­rán em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les- es la ten­den­cia a adop­tar en el di­se­ño es­truc­tu­ral es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les en cuan­to a car­gas de ocu­pa­ción, re­que­ri­mien­tos de pro­tec­ción con­tra el fue­go y re­que­ri­mien­tos pa­ra cer­ti­fi­ca­cio­nes de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y sus­ten­ta­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.