El en­can­to de una ciu­dad inol­vi­da­ble

Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad de­cla­ra­do por la Unes­co y Ca­pi­tal Cul­tu­ral de Chi­le, Val­pa­raí­so enamo­ra con un em­pla­za­mien­to par­ti­cu­lar y una per­so­na­li­dad úni­ca que re­fle­ja his­to­rias con­tra­pues­tas: es­plen­dor y pobreza, lle­ga­das y par­ti­das, au­ge y ca­tás­tro­fes.

La Tercera - Especiales2 - - News - Por: Tan­ya Ore­lla­na C.

Atar­de­ce­res eter­nos, co­lo­res que pa­re­cen caer frag­men­ta­dos des­de los ce­rros, ca­lles es­tre­chas, edi­fi­cios se­ño­ria­les tes­ti­gos de antaño y ano­che­ce­res lu­mi­no­sos que se re­fle­jan so­bre el mar: Val­pa­raí­so tie­ne un ca­rác­ter úni­co que se ha con­for­ma­do a tra­vés de los si­glos en un tra­ma­do de ele­men­tos cul­tu­ra­les, so­cia­les e his­tó­ri­cos. Co­mo to­do puer­to, la ciu­dad se con­for­mó con un per­fil erran­te en torno al Océano Pa­cí­fi­co, de­jan­do hue­lla del es­plen­dor que al­can­zó el co­mer­cio ma­rí­ti­mo en si­glos pa­sa­dos, ex­pli­ca Fran­cis­co Vivanco, miem­bro de la Aso­cia­ción de Ofi­ci­nas de Ar­qui­tec­tos (AOA) y oriun­do de la zo­na. “La ciu­dad, sus ca­lles y ca­sas se fue­ron or­de­nan­do en torno a la bahía, mien­tras los ha­bi­tan­tes pa­re­cían col­gar de los ce­rros. En es­te pro­ce­so, la ciu- dad aco­gió a co­lo­nias de es­pa­ño­les, ale­ma­nes, ingleses, ita­lia­nos y fran­ce­ses, quie­nes fue­ron plas­man­do sus for­mas de vi­vir, lo que se ma­ni­fes­tó en edi­fi­cios, cos­tum­bres e ins­ti­tu­cio­nes”. Su geo­gra­fía de an­fi­tea­tro fren­te al mar con que­bra­das irre­gu­la­res fue de­fi­nien­do una ciu­dad cu­yo va­lor ra­di­ca en em­pla­za­mien­tos sin­gu­la­res de ar­qui­tec­tu­ra e in­fraes­truc­tu­ra pú­bli­ca, jun­to a ele­men­tos co­mo as­cen­so­res, tro­le­bu­ses y una tra­ma ur­ba­na par­ti­cu­lar que re­in­ter­pre­ta -en­tre ce­rros y que­bra­das- el di­se­ño es­pa­ñol. Val­pa­raí­so en­can­ta con un ca­rác­ter úni­co des­de lo his­tó­ri­co, ar­tís­ti­co, cien­tí­fi­co, es­té­ti­co, ar­queo­ló­gi­co y an­tro­po­ló­gi­co. “Su geo­gra­fía ha­ce que uno se sien­ta en­vuel­to al­re­de­dor de mar, prác­ti­ca­men­te con el océano en la te­rra­za. Además, el ca­rác­ter de puer­to fa­vo­re­ce la con­vi­ven­cia de una si­mul­ta­nei­dad de ca­rac­te­res y reali­da­des, que van con­for­man­do un te­ji­do par­ti­cu­lar”, sos­tie­ne el ar­qui­tec­to. La épo­ca do­ra­da de la ciu­dad se vi­vió du­ran­te la con­so­li­da­ción de la Re­pú­bli­ca en el si­glo XIX, en­ri­que­ci­da con las for­tu­nas del sa­li­tre y la ven­ta­ja de ser la gran puer­ta de en­tra­da del Pa­cí­fi­co. Tam­bién vi­vió, co­mo gran par­te de Chi­le, terremotos e in­cen­dios que de­ja­ron hue­llas en el tra­za­do de la ciu­dad y en los re­cuer­dos de sus ha­bi­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.