Desafíos del emprendimiento y ga­na­do­ras de es­te año.

Ya sea por de­tec­tar una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio o bien por ne­ce­si­dad, ha­blar de emprendimiento en Chi­le no es al­go ajeno a nues­tra reali­dad. Sin em­bar­go, ha­blar de emprendimiento fe­me­nino no siem­pre es al­go sim­ple; es di­fe­ren­te, y es que pa­ra las mu­je­res e

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Carolina Ete­ro­vic y Fran­cis­ca Val­dés

Una mu­jer que li­de­ra un emprendimiento no pa­sa des­aper­ci­bi­da. A las mu­je­res nos cues­ta más le­van­tar re­cur­sos y, su­ma­do a es­to, siem­pre, in­de­pen­dien­te de si es­ta­mos o no en una so­cie­dad más li­be­ral, ten­dre­mos que du­pli­car o in­clu­so tri­pli­car ro­les: em­pren­de­do­ra y ma­má, em­pren­de­do­ra e hi­ja, em­pren­de- do­ra y due­ña de ca­sa, y así po­de­mos enu­me­rar va­rios más. Ha­ce 10 años el nú­me­ro de mu­je­res que se de­cla­ra­ba em­pren­de­do­ra era de un 10,9%. Hoy, una dé­ca­da des­pués, es­ta ci­fra ha au­men­ta­do a un 26% apro­xi­ma­da­men­te. Ac­tual­men­te en Chi­le, más de 750.000 mu­je­res se de­cla­ran em­pre­sa­ria se­gún el Gen­der En­tre­per­nurs­hip

Las em­pren­de­do­ras chi­le­nas des­ta­can por ser crea­ti­vas, op­ti­mis­tas, con al­ta ca­pa­ci­dad in­no­va­do­ra y de su­pe­rar di­fi­cul­ta­des, mues­tran dis­po­si­ción a co­rrer riesgos, son per­se­ve­ran­tes y fle­xi­bles y se adap­tan a es­ce­na­rios cam­bian­tes.

Mo­ni­tor. ¿ Có­mo no sen­tir­nos or­gu­llo­sas? He­mos mul­ti­pli­ca­do va­rias ve­ces la can­ti­dad de em­pren­de­do­ras que no se han de­ja­do ven­cer. Y no de­ci­mos es­to des­de afue­ra, co­no­ce­mos la reali­dad. En Mu­je­res Em­pre­sa­rias, des­de ha­ce 16 años he­mos vis­to na­cer, cre­cer y desa­rro­llar­se a las mu­je­res que han em­pren­di­do con éxi­to en Chi­le y que son un real apor­te a nues­tro país. Las em­pren­de­do­ras chi­le­nas des­ta­can por ser crea­ti­vas, op­ti­mis­tas, con al­ta ca­pa­ci­dad in­no­va­do­ra y de su­pe­rar di­fi­cul­ta­des, mues­tran dis­po­si­ción a co­rrer riesgos, son per­se­ve­ran­tes y fle­xi­bles y se adap­tan a es­ce­na­rios cam­bian­tes. El 64% de ellas tie­ne en­tre 30 y 50 años y un 47,4% po­see es­tu­dios su­pe­rio­res, lo que da cuen­ta de su al­to ni­vel de pre­pa­ra­ción pa­ra en­fren­tar los desafíos y res­pon­sa­bi­li­dad que im­pli­ca crear una em­pre­sa des­de ce­ro. El 58% de los em­pren­di­mien­tos fe­me­ni­nos tie­nen una an­ti­güe­dad de en­tre 1 a 5 años y un 26% de en­tre 6 a 10 años, mos­tran­do que los pro­yec­tos desa­rro­lla­dos por mu­je­res es­tán pen­sa­dos a lar­go pla­zo. ¡ Có­mo no re­pe­tir que son un real apor­te a nues­tro país si és­tos han ge­ne­ra­do más de 18.600 em­pleos! Es­ta­mos an­te una reali­dad en que a las mu­je­res jó­ve­nes, ca­da vez con más fuer­za, les atrae la idea de em­pren­der, de ar­mar al­go pro­pio y de con­ver­tir­se en em­pre­sa­ria. En Mu­je­res Em­pre­sa­rias no só­lo las he­mos vis­to, tam­bién las apo­ya­mos con ase­so­ría y fi­nan­cia­mien­to, a tra­vés de nues­tra ace­le­ra­do­ra de ne­go­cios; las ayu­da­mos a le­van­tar ca­pi­tal pri­va­do, gra­cias a nues­tra red de in­ver­sio­nis­tas, y a vi­si­bi­li­zar su tra­ba­jo por me­dio de di­fe­ren­tes ins­tan­cias, co­mo el Pre­mio Jo­ven Em­pren­de­do­ra, que hoy nos con­vo­ca y que ce­le­bra­mos por dé­ci­mo quin­to año con­se­cu­ti­vo. Par­te del es­fuer­zo des­ple­ga­do por Mu­je­res Em­pre­sa­rias en los 15 años de vi­da de es­te re­co­no­ci­mien­to se ins­cri­be en la im­por­tan­cia de re­le­var y re­co­no­cer el rol de la mu­jer em­pren­de­do­ra en la so­cie­dad, ge­ne­rar fuen­tes de tra­ba­jo, mos­trar un ejem­plo a se­guir a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes y des­ta­car su con­tri­bu­ción a la economía na­cio­nal. Ne­ce­si­ta­mos que nues­tras em­pren­de­do­ras se trans­for­men en gran­des em­pre­sa­rias. Gen­te de es­pí­ri­tu jo­ven, vi­tal, en­tu­sias­ta, so­ña­do­ra y crea­ti­va pe­ro que lle­ven su ne­go­cio a las gran­des li­gas. Con orgullo, con res­pon­sa­bi­li­dad, por­que ser em­pre­sa­rio es un vo­ca­ción no­ble, que apor­ta al desa­rro­llo de las per­so­nas y por lo tan­to, de las fa­mi­lias, de nues­tra so­cie­dad y de nues­tro que­ri­do país. Es­tá com­pro­ba­do que en las eco­no­mías emer­gen­tes las mu­je­res in­vier­ten 0.8 cen­ta­vos de dó­lar por ca­da dó­lar de uti­li­dad per­so­nal que ob­tie­nen en su ho­gar, pa­ra edu­ca­ción, sa­lud y nu­tri­ción. Son los empresarios quie­nes ge­ne­ran cien­tos de pues­tos de tra­ba­jo, sa­len a con­quis­tar nue­vos mer­ca­dos, y sue­ñan “em­pren­de­do­ra­men­te” en cuál se­rá el si­guien­te pa­so pa­ra ha­cer de Chi­le un país di­fe­ren­te.

Carolina Ete­ro­vic y Fran­cis­ca Val­dés, di­rec­to­ras de Mu­je­res Em­pre­sa­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.