Comodidad y sa­lud vi­sual al mis­mo tiem­po

Ofre­cen va­rias ven­ta­jas y ayu­dan a mu­cha per­so­nas a me­jo­rar, no so­lo la vis­ta, sino que la se­gu­ri­dad y con­fian­za en sí mis­mos. Los len­tes de con­tac­to son una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va pa­ra quie­nes desean co­rre­gir un pro­ble­ma vi­sual de re­frac­ción y no quie­ran

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Ma­ca­re­na Uriar­te M.

Los len­tes de con­tac­to es­tán di­se­ña­dos pa­ra adap­tar­se a una va­rie­dad de ne­ce­si­da­des de vi­sión y es­ti­los de vi­da. En el ca­so de los len­tes de con­tac­to óp­ti­cos, su ob­je­ti­vo es co­rre­gir vi­cios de re­frac­ción ( as­tig­ma­tis­mo, mio­pía o hi­per­me­tro­pía, in­clu­so la pres­bi­cia), cum­plien­do la mis­ma fun­ción que un len­te mon­ta­do en un mar­co. Se­gún ex­pli­ca la Dra. Ce­ci­lia von Bisch­hoffs­hau­sen, ci­ru­ja­na of­tal­mó­lo­go de Clí­ni­ca Of­tal­mo­ló­gi­ca Pro­vi­den­cia, la gran ven­ta­ja de los len­tes de con­tac­to es que “se mon­tan so­bre una es­truc­tu­ra del cuer­po ( la cór­nea), no mo­les­ta el mar­co, no se mue­ven al sal­tar o se caen al co­rrer, no pe­san en el puente de la na­riz y tam­po­co se em­pa­ñan cuan­do ha­ce frío o se mo­jan con la llu­via. Por otro la­do, son cos­mé­ti­ca­men­te prác­ti­cos por­que no tie­nen mar­co que in­te­rrum­pa las fac­cio­nes”. Ade­más, óp­ti­ca­men­te per­mi­ten una me­jor ca­li­dad vi­sual, ya que pro­du­cen me­nos al­te­ra­cio­nes de las imá­ge­nes que los len­tes de mar­co. En es­te sen­ti­do, los pa­cien­tes con al­tos pro­ble­mas a la vis­ta pue­den lo­grar una me­jor agu­de­za y cam­po vi­sual, ya que la vi­sión no se li­mi­ta al ta­ma­ño del mar­co óp­ti­co. En­ton­ces, ¿ pa­ra quié­nes es­tán pen­sa­dos los len­tes de con­tac­to? “Son idea­les pa­ra las per­so­nas con gran di­fe­ren­cia de co­rrec­ción óp­ti­ca en­tre un ojo y otro ( an­iso­me­tro­pía), ya que en los len­tes de mar­co exis­te un lí­mi­te en la di­fe­ren­cia que se pue­de in­di­car en­tre el len­te de un ojo y del otro pa­ra que la ima­gen pue­da ser bien in­te­gra­da en el ce­re­bro. Al uti­li­zar un len­te de con­tac­to se pue­de in­di­car la co­rrec­ción que ne­ce­si­ta ca­da ojo, sin im­por­tar la di­fe­ren­cia en­tre ellos”, co­men­ta la es­pe­cia­lis­ta. En de­fi­ni­ti­va, los len­tes de con­tac­to no es­tán pen­sa­dos so­lo pa­ra de­por­tis­tas o por mo­ti­vos es­té­ti­cos. Son pa­ra quie­nes re­quie­ren una co­rrec­ción vi­sual y buscan comodidad en su ac­ti­vi­dad dia­ria, mien­tras no ten­gan al­gu­na con­tra­in­di­ca­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra su uso y que por al­gún mo­ti­vo no deseen o no sean bue­nos can­di­da­tos pa­ra una ci­ru­gía re­frac­ti­va. Eso sí, de­ben es­tar dis­pues­tos a se­guir las in­di­ca­cio­nes de co­rrec­to uso y cui­da­dos del len­te de con­tac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.