Avan­ces que per­mi­ten ir un pa­so más alla.

Nuevos ma­te­ria­les y di­se­ños muy del­ga­dos, pa­ra una me­jor per­mea­bi­li­dad y trans­mi­si­bi­li­dad del oxí­geno en be­ne­fi­cios de las cór­neas, des­ta­can en las nuevas ge­ne­ra­cio­nes de len­tes de con­tac­to. Tam­bién se ha lo­gra­do desa­rro­llar len­tes de con­tac­to mul­ti­fo­ca­le

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: An­drés Or­tiz

Si se con­si­de­ra que es­te pro­duc­to es un cuer­po ex­tra­ño en el ojo, so­bre la cór­nea, y por ello pue­de ge­ne­rar pro­ble­mas de adap­ta­ción o sen­si­bi­li­dad ocu­lar, la me­di­ci­na of­tal­mo­ló­gi­ca y los la­bo­ra­to­rios han desa­rro­lla­do en las úl­ti­mas dé­ca­das di­ver­sos ade­lan­tos pa­ra que sean más anató­mi­cos y ami­ga­bles en su uso co­ti­diano. Du­ran­te el Si­glo XX, el ob­je­ti­vo de los op­to­me­tris­tas y con­tac­tól­gos in­vo­lu­cra­dos en el de­sa­rro­llo de los len­tes de con­tac­to fue cam­biar los ma­te­ria­les, pa­san­do de pro­duc­tos más rí­gi­dos a otros más fle­xi­bles. “Los len­tes de con­tac­to de PMMA fue­ron los que do­mi­na­ron el mer­ca­do has­ta 1971, cuan­do apa­re­cen los len­tes de con­tac­to blan­dos de hi­dro­gel, que se van per­fec­cio­nan­do y ha­cién­do­se más permea­bles al oxí­geno, pu­dien­do ser usa­dos en for­ma pro­lon­ga­da y di­ver­si­fi­cán­do­se ha­cia me­jor co­rrec­ción de as­tig­ma­tis­mos y uso bi­fo­cal, en­tre otras cua­li­da­des”, di­ce la doc­to­ra Sil­via­na Ba­rro­so, of­tal­mó­lo­ga de la Red de Sa­lud UC CHRISTUS, res­pec­to de uno de los hi­tos que de­fi­nie­ron las nuevas ge­ne­ra­cio­nes de es­tos ar­tícu­los. Otro ade­lan­to im­por­tan­te fue en 1987, cuan­do apa­re­cen los len­tes de con­tac­to blan­dos desecha­bles, con nuevos ma­te­ria­les de acri­la­to fluo- ro­si­li­co­nas que lue­go evo­lu­cio­nan a hi­dro­gel si­li­co­nas.

Más oxí­geno

“He­mos avan­za­do en una pri­me­ra eta­pa de di­se­ño del len­te de con­tac­to a una se­gun­da eta­pa, en las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das, a in­no­var acer­ca de có­mo me­jo­rar la per­mea­bi­li­dad y trans­mi­si­bi­li­dad del oxí­geno pa­ra ha­cer­los más ami­ga­bles y sa­lu­da­bles pa­ra la cór­nea, lle­gan­do a di­se­ños muy del­ga­dos, que per­mi­ten una bue­na trans­mi­si­bi­li­dad de oxí­geno y hu­mec­ta­ción de la cór­nea, desecha­bles de uso se­ma­nal, men­sual o diur­nos, lo que nos ase­gu­ra una me­jor sa­lud vi­sual y ocu­lar”, afir­ma la pro­fe­sio­nal. La doc­to­ra Sil­via­na Ba­rro­so en­fa­ti­za que el gran sal­to cua­li­ta­ti­vo ha si­do me­jo­rar su adap­ta­bi­li­dad, evi­tan­do así la po­ca lle­ga­da de oxí­geno a la cór­nea, pro­pio de las an­ti­guas ge­ne­ra­cio­nes de es­tos pro­duc­tos. ¿Cuál es la di­fe­ren­cia sus­tan­cial en­tre las an­ti­guas y nuevas ge­ne­ra­cio­nes de len­tes de con­tac­to? “Lo más im­por­tan­te es la ca­pa­ci­dad de trans­mi­sión de oxí­geno, ba­ja hi­dra­ta­ción y al­ta elas­ti­ci­dad, lo que se re­fle­ja en su me­jor adap­ta­bi­li­dad y con­fort, son más del­ga­dos, blan­dos y desecha­bles”, pre­ci­sa la pro­fe­sio­nal. En tan­to, Cris­tián Be­ce­rra, óp­ti­co con­tac­tó­lo­go del Co­le­gio de Óp­ti­cos de Chi­le, co­men­ta so­bre otras in­no­va­cio­nes y la am­plia ofer­ta dis­po­ni­ble en Chi­le. “Exis­ten len­tes de ma­te­ria­les que per­mi­ten que el ojo res­pi­re co­mo si no es­tu­vie­sen, len­tes es­pe­cial­men­te pa­ra el uso de acuer­do a ca­da pa­cien­te, desecha­bles de uso dia­rio, (aho­ra ade­más mul­ti­fo­ca­les), len­tes de uso men­sual o quin­ce­nal, es­tá to­da la ga­ma de es­cle­ra­les (pa­ra que­ra­to­co­nos y cor­nea irre­gu­lar) que han re­vo­lu­cio­na­do no so­lo a Chi­le sino al mun­do. Te­ne­mos hoy lo úl­ti­mo que se es­tá usan­do en Eu­ro­pa y EE.UU. pa­ra es­tos ca­sos, exis­ten len­tes de or­to­que­ra­to­lo­gía (geo­me­tría in­ver­sa), con los que duer­mes, lue­go te los qui­tas en el día y pue­des ver bien sin te­ner­los pues­tos. Chi­le es, sin du­da, uno de los paí­ses de Su­da­mé­ri­ca con el por­ta­fo­lio más gran­de en so­lu­cio­nes óp­ti­cas”.

Lo más im­por­tan­te es la ca­pa­ci­dad de trans­mi­sión de oxí­geno, ba­ja hi­dra­ta­ción y al­ta elas­ti­ci­dad lo que se re­fle­ja en su me­jor adap­ta­bi­li­dad y con­fort, son más del­ga­dos, blan­dos y desecha­bles”. of­tal­mó­lo­ga de la Red de Sa­lud UC CHRISTUS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.