Di­ver­sas ven­ta­jas

Cuan­do el lea­sing ope­ra­ti­vo es lo más con­ve­nien­te.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Paz Hur­ta­do

Las múl­ti­ples ne­ce­si­da­des de la em­pre­sa ac­tual han lle­va­do a la im­ple­men­ta­ción de di­ver­sos ser­vi­cios que le per­mi­ten al em­pre­sa­rio con­cen­trar­se só­lo en su ne­go­cio. El lea­sing ope­ra­ti­vo es uno de los sis­te­mas que han ve­ni­do a brin­dar una so­lu­ción a las em­pre­sas en el área del trans­por­te y la mo­vi­li­za­ción. Es­te con­sis­te en el arrien­do por un pla­zo igual o su­pe­rior a 12 me­ses de una flo­ta de vehícu­los que pres­ten ser­vi­cios pa­ra la em­pre­sa. El pro­fe­sor Juan Otá­ro­la, do­cen­te de Duoc UC Pla­za Ves­pu­cio, ex­pli­ca que “es­te sis­te­ma es un arrien­do tem­po­ral sin de­re­cho a com­pra por el con­tra­tan­te. Se arrien­dan vehícu­los li­via­nos co­mo au­to­mó­vi­les, ca­mio­ne­tas, ca­mio­nes y ma­qui­na­rias pa­ra pro­ce­sos pro­duc­ti­vos y per­mi­te que las em­pre­sas ad­mi­nis­tren de me­jor ma­ne­ra su tiem­po, op­ti­mi­zan­do la pro­duc­ción”. El pro­fe­sor Re­mik Ca­ra­ban­tes, de la ca­rre­ra de in­ge­nie­ría co­mer­cial de la Uni­ver­si­dad del Pa­cí­fi­co, por su par­te, se­ña­la que “es­te sis­te­ma per­mi­te desa­rro­llar fle­xi­bi­li­dad en la ope­ra­ción pues ofre­ce un ser­vi­cio in­te­gral, es co­mo el out­sour­cing de em­pre­sas de ser­vi­cios. El lea­sing ope­ra­ti­vo con­tem­pla la ad­mi­nis­tra­ción del vehícu­lo, es de­cir, la man­ten­ción, la me­cá­ni­ca pre­ven­ti­va, el se­gu­ro au­to­mo­triz, el per­mi­so de cir­cu­la­ción e, in­clu­so, re­po­si­ción de es­te en ca­so de in­ci­den­tes. To­dos es­tos ser­vi­cios es­tán orien­ta­dos a li­be­rar re­cur­sos de la em­pre­sa y así ase­gu­rar la con­ti­nui­dad de la ope­ra­ción”. Las em­pre­sas que brin­dan es­te ser­vi­cio de­ben te­ner un stock pre­vio de los vehícu­los a ofre­cer y, por lo ge­ne­ral, son vehícu­los re­la­cio­na­dos con mi­ne­ría, ca­mio­ne­tas con usos es­pe­cí­fi­cos e in­clu­so vehícu­los nor­ma­dos. La pro­fe­so­ra Mag­da­le­na Mar­tí­nez, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad del Pa­cí­fi­co, ase­gu­ra que “des­de el pun­to de vis­ta lo­gís­ti­co, el lea­sing ope­ra­cio­nal es una in­tere­san­te es­tra­te­gia, ya que per­mi­te a las em­pre­sas (clien­tes) con­tar con una “lo­gís­ti­ca in­te­gra­da”, y ges­tión en los agen­tes par­ti­ci­pan­tes de la ca­de­na de su­mi­nis­tro. Per­mi­te que la ca­de­na lo­gís­ti­ca no ge­ne­re ro­tu­ras

Las em­pre­sas de car ren­tal se han trans­for­ma­do en un alia­do es­tra­té­gi­co pa­ra los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos en dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les”. Pro­fe­sor Gui­ller­mo Fuen­tes, di­rec­tor Es­cue­la de Con­ta­bi­li­dad y Au­di­to­ría de la Uni­ver­si­dad Cen­tral. La ma­yor ven­ta­ja del lea­sing ope­ra­ti­vo, vién­do­lo des­de el pun­to de vis­ta pro­duc­ti­vo, es que las em­pre­sas pue­den en­fo­car­se al má­xi­mo en sus ope­ra­cio­nes”. Pro­fe­sor Juan Otá­ro­la, do­cen­te de DUOC UC Pla­za Ves­pu­cio.

de stock, en el ca­so de fal­tar un vehícu­lo, ya que es­te se­ría re­em­pla­za­do por el pro­vee­dor, per­mi­tien­do a las em­pre­sas aho­rrar im­por­tan­tes cos­tos y tiem­pos”. Se­gún el pro­fe­sor Gui­ller­mo Fuen­tes, di­rec­tor de la Es­cue­la de Con­ta­bi­li­dad y Au­di­to­ría de la Uni­ver­si­dad Cen­tral, “la ma­yor vir­tud del lea­sing ope­ra­ti­vo es que per­mi­te a las em­pre­sas con­tra­tan­tes con­cen­trar­se en sus ne­go­cios, de­le­gan­do a agen­tes es­pe­cia­li­za­dos la ad­mi­nis­tra­ción de aque­llos bie­nes que son ne­ce­sa­rios pa­ra su fun­cio­na­mien­to”.

Los cos­tos co­rren por cuen­ta del pro­vee­dor

La pro­fe­so­ra Mar­tí­nez de la Uni­ver­si­dad del Pa­cí­fi­co ex­pli­ca que si las em­pre­sas tie­nen su pro­pia flo­ta de vehícu­los co­mo par­te de su pa­tri­mo­nio, los cos­tos de abas­te­ci­mien­to, pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción, se­rían asu­mi­dos por el clien­te, in­clu­yen­do la de­pre­cia­ción, ade­más de los gas­tos de­ri­va­dos que es­tos ge­ne­ra­rían, ya sean gas­tos de per­so­nal, con­tra­tos, man­ten­ción de vehícu­los, ries­gos de ro­bos, cos­tos al­ma­cén, seguridad, etc. Si ob­ser­va­mos la ca­de­na de su­mi­nis­tro al ope­rar con es­te ser­vi­cio es­tan­da­ri­za­do, po­de­mos apre­ciar que es­tán to­das unidas, no exis­te ro­tu­ra de stock, ya que el pro­vee­dor tie­ne el con­trol de to­da la ope­ra­ción y el clien­te es­tá in­te­gra­do den­tro de su ca­de­na de su­mi­nis­tro co­mo par­te in­ter­na de es­ta, y vi­ce­ver­sa. La mar­ca pa­sa a po­se­sio­nar­se ya que es el pro­vee­dor quien tie­ne el con­trol de to­dos los pro­ce­sos. Por su par­te, el clien- te des­can­sa en el pro­vee­dor per­mi­tien­do au­men­tar su ca­de­na de va­lor sien­do su em­pre­sa más com­pe­ti­ti­va.

Ca­rac­te­rís­ti­cas del lea­sing ope­ra­ti­vo

El pro­fe­sor Gui­ller­mo Fuen­tes, di­rec­tor de la Es­cue­la de Con­ta­bi­li­dad y Au­di­to­ría de la Uni­ver­si­dad Cen­tral, ex­pli­ca que “es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas del lea­sing ope­ra­ti­vo. Por ejem­plo, que el con­tra­to de arren­da­mien­to pue­de ser re­vo­ca­ble por el arren­da­ta­rio con pre­vio avi­so; el arren­da­dor asu­me los ries­gos téc­ni­cos y fi­nan­cie­ros; y los con­tra­tos pue­den te­ner una du­ra­ción de seis me­ses has­ta tres años, in­clu­so más”. El do­cen­te agre­ga que las em­pre­sas que se de­di­can al lea­sing ope­ra­ti­vo, por lo ge­ne­ral, ofre­cen bie­nes con ca­rac­te­rís­ti- cas es­tán­dar. En cuan­to a la cuo­ta de arren­da­mien­to, es­ta in­clu­ye to­dos los po­si­bles gas­tos del bien arren­da­do, así co­mo su buen desem­pe­ño, se­gu­ro y su res­pec­ti­va re­po­si­ción si por al­gu­na cir­cuns­tan­cia exis­tie­ra un des­per­fec­to o ave­ría. En cuan­to a los be­ne­fi­cios que ofre­ce el lea­sing ope­ra­ti­vo a las em­pre­sas, el pro­fe­sor Juan Otá­ro­la, do­cen­te de Duoc UC Pla­za Ves­pu­cio, afir­ma que “la ma­yor ven­ta­ja, vién­do­lo del pun­to de vis­ta pro­duc­ti­vo, es que las em­pre­sas pue­den en­fo­car­se al má­xi­mo en sus ope­ra­cio­nes. Al ex­ter­na­li­zar, las em­pre­sas de lea­sing se en­car­gan de que los bie­nes que es­tán en arrien­do cum­plan con ca­rac­te­rís­ti­cas y con­di­cio­nes pa­ra su uso”. El do­cen­te agre­ga que es­te sis­te­ma per­mi­te ad­qui­rir una am­plia ga­ma de ac­ti­vos, con fle­xi­bi­li­dad en los con­tra­tos, sin te­ner que ge­ne­rar una in­ver­sión tan ele­va­da co­mo se­ría el com­prar los bie­nes. Ade­más, el con­tra­to de lea­sing no au­men­ta la car­ga fi­nan­cie­ra de la em­pre­sa pa­ra la ob­ten­ción de cré­di­tos ban­ca­rios, al po­seer la fi­gu­ra de arrien­do y, si los con­tra­tos es­tán bien eje­cu­ta­dos, pue­den re­du­cir cos­tos por man­ten­cio­nes, pa­ra­li­za­cio­nes en la pro­duc­ción y otros gas­tos que la em­pre­sa de­bie­se asu­mir si el bien fue­ra pro­pio. Por úl­ti­mo, se­ña­la el pro­fe­sor Otá­ro­la, el ser­vi­cio de lea­sing es ideal en ca­so que no se dis­pon­ga de ca­ja su­fi­cien­te pa­ra com­prar los ac­ti­vos. De es­ta ma­ne­ra se pue­den ad­qui­rir a tra­vés del arrien­do, op­ti­mi­zan­do la pro­duc­ción y apro­ve­chan­do los be­ne­fi­cios tri­bu­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.