Di­ver­sos ser­vi­cios

Las op­cio­nes pa­ra arren­dar un vehícu­lo.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Sol Már­quez Tho­mas

Lo im­por­tan­te es re­vi­sar las cláu­su­las que exis­ten en el con­tra­to de arrien­do pa­ra te­ner cla­ri­dad de cuá­les po­drían los cos­tos a asu­mir tan­to por el clien­te co­mo por la em­pre­sa”. Fran­cis­co Ara­ve­na, aca­dé­mi­co Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios Uni­ver­si­dad San Sebastián.

Si el uso del au­to­mó­vil no es in­ten­so –que los es­pe­cia­lis­tas de­fi­nen co­mo me­nor de 10 mil ki­ló­me­tros al año-, la op­ción de arren­dar un vehícu­lo pa­ra even­tos es­pe­cí­fi­cos es una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va. Aho­ra, es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta una se­rie de re­qui­si­tos que se de­ben cum­plir pa­ra po­der al­qui­lar sin pro­ble­mas. Por tra­tar­se de un ser­vi­cio, los usua­rios del mis­mo es­tán pro­te­gi­dos por la Ley del Con­su­mi­dor (N° 19.496), la que ga­ran­ti­za la li­bre elec­ción del ser­vi­cio, el de­re­cho a una in­for­ma­ción ve­raz y opor­tu­na de los ser­vi­cios; lo que in­clu­ye pre­cio, con­di­cio­nes de con­tra­ta­ción y otras ca­rac­te­rís­ti­cas, las que de­ben ser in­for­ma­das de ma­ne­ra res­pon­sa­ble por la em­pre­sa. La mis­ma tam­bién con­sa­gra que los con­su­mi­do­res de es­te ser­vi­cio no pue­den ser dis­cri­mi­na­dos ar­bi­tra­ria­men­te y que de­ben ser in­dem­ni­za­dos de for­ma ade­cua­da y opor­tu­na en ca­so de su­frir da­ños ma­te­ria­les. “La pri­me­ra re­co­men­da­ción es in­for­ma­ción. Exis­ten hoy en día un mon­tón de em­pre­sas que es­tán ofre­cien­do el ser­vi­cio de al­qui­ler de au­to­mó­vi­les, ca­da vez hay más. Lo im­por­tan­te siem­pre va a ser co­ti- zar y com­pa­rar los pre­cios exis­ten­tes en el mer­ca­do. Ver cuá­les son los ti­pos de au­to que arrien­dan, cuá­les son los se­gu­ros in­cor­po­ra­dos en el arrien­do (ac­ci­den­te, ro­bo) y re­vi­sar las cláu­su­las que exis­ten en el con­tra­to de arrien­do pa­ra te­ner cla­ri­dad de cuá­les po­drían los cos­tos a asu­mir tan­to por el clien­te co­mo por la em­pre­sa”, ex­pli­ca Fran­cis­co Ara­ve­na, aca­dé­mi­co Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios Uni­ver­si­dad San Sebastián. En es­ta lí­nea, tam­bién es im­por­tan­te in­for­mar­se so­bre los re­qui­si­tos del país que se vi­si­ta­rá en el ca­so de que­rer al­qui­lar un au­to en el ex­tran­je­ro, ya que pue­den te­ner de­ter­mi­na­da edad mí­ni­ma pa­ra arren­dar, se­gu­ros obli­ga­to­rios aso­cia­dos, co­mo tam­bién exi­gir una li­cen­cia de con­du­cir in­ter­na­cio­nal.

Elec­ción del mo­de­lo

En Chile, pa­ra el arrien­do tra­di­cio­nal de vehícu­los la edad pro­me­dio que se so­li­ci­ta es de 22 años y se de­be de­jar co­mo ga­ran­tía una tar­je­ta de cré­di­to. Se es­ta­ble­ce tam­bién que pa­ra efec­tos le­ga­les es ne­ce­sa­rio una li­cen­cia de con­du­cir in­ter­na­cio­nal otor­ga­da por el país de ori­gen, con ex­cep­ción de los con­duc­to­res de ori­gen ar­gen­tino, quie­nes pue­den ma­ne­jar con su li­cen­cia de con­du­cir na­cio­nal. El des­tino tam­bién de­be in­cor­po­rar­se al mo­men­to de pen­sar en el ti­po de vehícu­lo que se arren­da­rá, pues no es lo mis­mo mo­ver­se por una ciu­dad que por re­gio­nes de­sér­ti­cas o es­ce­na­rios co­mo el sur de Chile, que de­man­dan un vehícu­lo con trac­ción sim­ple o do­ble se­gún el ca­so, los que sue­len ser más ca­ros. En caminos ri­pia­dos, en vez de un vehícu­lo de esas ca­rac­te­rís­ti­cas, se recomienda op­tar por una ca­mio­ne­ta. Te­nien­do es­te fac­tor co­mo guía, hay que su­mar la can­ti­dad de per­so­nas que uti­li­za­rán el au­to­mó­vil, ya que exis­te un am­plio aba­ni­co de op­cio­nes de al­qui­ler en el ca­so de que sean fa­mi­lias, las que no só­lo es­tán res­trin­gi­das a mo­de­los co­no­ci­dos co­mo fa­mi­lia­res, sino que se re­la­cio­nan con la can­ti­dad de asien­tos dis­po­ni­bles. En es­te sen­ti­do, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta la re­cien­te nor­ma­ti­va de si­llas de au­to cuan­do se arrien­da uno al via­jar con ni­ños, la que a par­tir de mar­zo de es­te año su­mó que “has­ta cum­plir nue­ve años (o es­ta­tu­ra de 135 cen­tí­me­tros y 33 ki­lo­gra­mos de pe­so), los ni­ños y ni­ñas de­ben ir en un sis­te­ma de re­ten­ción in­fan­til apro­pia­do se­gún su edad, ta­lla y pe­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.