Tips pa­ra con­ser­var la car­ne fres­ca

Una en mal es­ta­do pue­de dar ori­gen a bac­te­rias muy per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud de las per­so­nas, ya que pro­du­cen gra­ves en­fer­me­da­des. Por es­ta ra­zón, es fun­da­men­tal man­te­ner el pro­duc­to en las con­di­cio­nes apro­pia­das.

La Tercera - Especiales2 - - News - Por: Ma­ca­re­na Uriar­te M.

∞ Ca­de­na de frío: Es una prio­ri­dad in­ten­tar man­te­ner la ca­de­na de frío a la ho­ra de com­prar cual­quier pro­duc­to re­fri­ge­ra­do co­mo car­nes, ham­bur­gue­sas y lon­ga­ni­zas, lue­go. Por lo mis­mo, in­ten­te echar al ca­rro los pro­duc­tos cár­neos al fi­nal de sus com­pras. Y si sa­be que pa­sa­rá mu­cho tiem­po has­ta lle­gar al re­fri­ge­ra­dor, es re­co­men­da­ble que uti­li­ce un co­oler con gel pack o bol­sas tér­mi­cas pa­ra lle­var­lo has­ta su ho­gar. ∞ Con­ge­lar y des­con­ge­lar: Cuan­do lle­gue a su ca­sa, pro­cu­re sa­ca sus pro­duc­tos cár­neos del en­va­se ori­gi­nal y en­vuél­va­los en plás­ti­co. Así evi­ta­rá que no se que­men con el frío. Lue­go, cuan­do quie­ra vol­ver a des­con­ge­lar las car­nes, es pre- fe­ri­ble que lo ha­ga de for­ma na­tu­ral y no en mi­croon­das. Un te­ma im­por­tan­te que de­be ser de co­no­ci­mien­to ge­ne­ral, es que los pro­duc­tos una vez des­con­ge­la­das, no se pue­den vol­ver a con­ge­lar. ∞ Car­nes al va­cío: Si com­pra car­nes al va­cío, de­be de­jar ai­rear la car­ne por unos mi­nu­tos an­tes de co­ci­nar­la o ti­rar­la a la pa­rri­lla. El olor fuer­te que sen­ti­rá al abrir el en­va­se al va­cío es com­ple­ta­men­te nor­mal. Los cui­da­dos pa­ra la car­ne al va­cío son los mis­mos que pa­ra un pro­duc­to fres­co, pe­ro de­be te­ner mu­cha más precaución con los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra. ∞ Du­ra­ción fue­ra de frío: una gran in­te­rro­gan­te es cuán­to tiem­po pue­de du­rar la car­ne en bue­nas con­di­cio­nes, sin refrigeración. Den­tro de un co­oler, por ejem­plo, la du­ra­ción de­pen­de­rá de la can­ti­dad de ho­ras y el re­cam­bio de gel frío, ya que el re­ci­pien­te es un ais­la­dor y no un pro­duc­tor de frío. Si se tra­ta de car­ne al va­cío, no pue­de man­te­ner­se más de dos a tres ho­ras; la car­ne fres­ca sin va­cío no pue­de su­pe­rar de tres a cua­tro ho­ras y, en ca­so de ser car­ne con­ge­la­da, es­ta pue­de du­rar has­ta 24 ho­ras, pe­ro una vez des­con­ge­la­da se de­be ocu­par in­me­dia­ta­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.