Com­prar para arren­dar

Ex­per­tos en­tre­gan sus me­jo­res con­se­jos.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Ar­tu­ro Pra­do Je­quier

En la ac­tua­li­dad, exis­ten una se­rie de be­ne­fi­cios al mo­men­to de com­prar una pro­pie­dad con el ob­je­ti­vo de arren­dar­la y así ob­te­ner una ren­ta­bi­li­dad acor­de al mer­ca­do. En­tre sus ven­ta­jas, so­bre­sa­le el he­cho de ser un ins­tru­men­to de in­ver­sión se­gu­ro y efi­caz, ya que el arrien­do de una vi­vien­da sue­le ser me­nos vo­lá­til que otros ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros, co­mo por ejem­plo el pre­cio de una ac­ción. Sin em­bar­go, Mi­guel Var­gas, di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Eco­no­mía de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Em­pre­sa de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les (UDP), ad­vier­te que la ren­ta­bi­li­dad de com­prar una pro­pie­dad para su pos- te­rior arrien­do, se­rá me­nor que la de otras he­rra­mien­tas y tam­bién res­pon­de­rá a fac­to­res pro­pios de la per­so­na que de­sea in­ver­tir. “To­do es­to tam­bién de­pen­de­rá de la ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra y/o en­deu­da­mien­to en un mo­men­to es­pe­cí­fi­co y de có­mo mar­cha la eco­no­mía. Ac­tual­men­te, las ta­sas de in­te­rés es­tán ba­jas y la in­fla­ción tam­bién, por lo tan­to, pue­de ser in­tere­san­te con­traer una hi­po­te­ca, con­si­de­ran­do que los di­vi­den­dos se­rán re­la­ti­va­men­te ba­jos y que el arrien­do pue­de in­clu­so per­mi­tir una pe­que­ña ren­ta”, agre­ga Var­gas. Una opi­nión si­mi­lar tie­ne Víctor Va­len­zue­la, eco­no­mis­ta y aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios (FEN) de la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo (UNAB), quien es­ta­ble­ce que “para al­guien que dis­po­ne de aho­rros in­ver­ti­dos en otros ac­ti­vos, co­mo ac­cio­nes, in­ver­tir en una pro­pie­dad es una for­ma de di­ver­si­fi­car, y en con­se­cuen­cia ba­jar el riesgo y pro­te­ger de me­jor for­ma su ca­pi­tal”. En cual­quier ca­so, com­prar para arren­dar, “cons­ti­tu­ye un aho­rro de lar­go pla­zo (...) ya que el arrien­do ser­vi­rá para pa­gar el di­vi­den­do. Cuan­do las ta­sas hi­po­te­ca­rias es­tán ba­jas, es una bue­na op­ción to­mar pres­ta­do para in­ver­tir”, en­fa­ti­za el aca­dé­mi­co de la UNAB.

Al mo­men­to de en­fren­tar­se a una in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria, el com­pra­dor de­be de­fi­nir el ni­vel de ren­ta­bi­li­dad que bus­ca y re­vi­sar co­mo es­ta el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio: es de­cir, si hay mas ofer­ta que de­man­da.

Con­se­jos prác­ti­cos

Uno de los con­se­jos más re­cu­rren­tes al mo­men­to de in­ver­tir en un ac­ti­vo, par­te de la ba­se de con­tar con ase­so­ría pro­fe­sio­nal al mo­men­to de ad­mi­nis­trar­la. “Y las pro­pie­da­des no son la ex­cep­ción. Es pre­fe­ri­ble de­jar­la en ma­nos de co­rre­do­ras de pro­pie­da­des que se­lec­cio­nen al arren­da­ta­rio, ha­gan la co­bran­za y re­ajus­tes, de­fi­nan los va­lo­res de arrien­do, el cui­da­do de la pro­pie­dad, se re­la­cio­nen con los co­pro­pie­ta­rios en al­gu­nos ca­sos, en­tre­guen in­for­ma­ción a quien co­rres­pon­da, se preo­cu­pen de las si­tua­cio­nes de mu­dan­za y mo­ra­to­ria, en­tre otros fac­to­res. Tam­bién, es fun­da­men­tal que en el cálcu­lo del arrien­do se lo­gre cu­brir el di­vi­den­do y los cos­tos de la co­rre­do­ra de pro­pie­da­des”, pun­tua­li­za Va­len­zue­la. En de­fi­ni­ti­va, los ex­per­tos re­co­mien­dan que es­te es pro­ba­ble­men­te uno de los me­jo­res mo­men­tos para in­ver­tir en una pro­pie­dad para lue­go ser arren­da­da, de­bi­do a las ta­sas hi­po­te­ca­rias “his­tó­ri­ca­men­te ba­jas” y a las po­si­bi­li­da­des de ob­te­ner una plus­va­lía de la pro­pie­dad en cier­tos sec­to­res de la ca­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.