Ais­la­ción tér­mi­ca pa­ra un ho­gar cá­li­do y efi­cien­te

Pa­ra que el ho­gar es­té con­for­ta­ble du­ran­te el in­vierno, no bas­ta so­lo con te­ner una bue­na es­tu­fa o sis­te­ma de ca­le­fac­ción. La ais­la­ción de la vi­vien­da es fun­da­men­tal pa­ra no per­der ca­lor ni di­ne­ro.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Ale­xis de Pon­son M.

La es­tu­fa, en cual­quie­ra de sus ver­sio­nes, es un pro­duc­to in­fal­ta­ble en el ho­gar du­ran­te la tem­po­ra­da in­ver­nal. Sin em­bar­go, exis­te un ele­men­to muy im­por­tan­te pa­ra pa­sar el in­vierno de bue­na for­ma que mu­chas ve­ces es ol­vi­da­do por las per­so­nas, de­bi­do a que pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­do fren­te a los ca­le­fac­to­res, las man­tas o el clá­si­co gua- te­ro: la ais­la­ción tér­mi­ca de la vi­vien­da.

“Una ca­sa equi­pa­da con un buen ais­lan­te tér­mi­co su­po­ne un gran ren­di­mien­to ener­gé­ti­co y un aho­rro en la fac­tu­ra”, afir­ma Rai­mun­do Bor­da­gorry, aca­dé­mi­co del Cen­tro de Ener­gía y Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les.

La­men­ta­ble­men­te, es­te es uno de los grandes dé­fi­cits de la cons­truc­ción chi­le­na. “Cuan­do uno se com­pra una vi­vien­da, es­ta tie­ne ais­la­ción tér­mi­ca en la te­chum­bre, pe­ro son muy po­cas las que tie­nen bue­na ais­la­ción tér­mi­ca en­vol­ven­te y en el pi­so, don­de se es­ca­pa mu­cho ca­lor”, ex­pli­ca Luis Díaz, ex­per­to en me­dioam­bien­te y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go.

De he­cho, has­ta 25% del ca­lor se pue­de es­ca­bu­llir por pa­re­des y te­chos mal ais­la­dos, mien­tras 25% a 30% se pue­de per­der a tra­vés del en­tre­te­cho. Por es­te mo­ti­vo, es im­por­tan­te po­ner ma­nos a la obra.

En es­to ca­sos, una al­ter­na­ti­va pa­ra me­jo­rar la ais­la­ción es el po­li­es­ti­reno ex­traí­do. “Es im­permea­ble y so­por­ta mu­cho pe­so, lo que lo con­vier­te en per­fec­to pa­ra ais­lar cu­bier­tas in­cli­na­das, te­chos ba­jos, mu­ros y ta­bi­ques”, de­ta­lla el aca­dé­mi­co de la UDP.

Otra al­ter­na­ti­va es la la­na de ro­ca, que se pue­de usar en to­das las zo­nas de la ca­sa, es­pe­cial­men­te en en­tre­te­chos. “Es in­com­bus­ti­ble y crea una ba­rre­ra ais­lan­te, tan­to tér­mi­ca co­mo acús­ti­ca”, ex­pli­ca Bor­da­gorry. Otras op­cio­nes son la fi­bra de vi­drio y la ce­lu­lo­sa.

25% Del ca­lor de un ho­gar se pue­de es­ca­par a tra­vés de pa­re­des y te­chos mal ais­la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.