Ce­ro emi­sión

Las ven­ta­jas de los equi­pos eléc­tri­cos y tec­no­lo­gía in­fra­rro­ja.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Fa­bio­la Ro­mo

Los ga­ses tó­xi­cos que emi­ten chi­me­neas y es­tu­fas a pa­ra­fi­na son, mu­chas ve­ces, res­pon­sa­bles de pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios en la po­bla­ción. Por eso, la tec­no­lo­gía in­fra­rro­ja, irrum­pe co­mo una op­ción ami­ga­ble pa­ra ca­le­fac­cio­nar el ho­gar, es­pe­cial­men­te, cuan­do en él ha­bi­tan ni­ños y adul­tos ma­yo­res. “Lo bueno que tie­ne es­ta tec­no­lo­gía es que es bas­tan­te efi­cien­te en el con­su­mo. Eso es lo im­por­tan­te en la in­fra­rro­ja. Los ca­le­fac­to­res in­fra­rro­jos no emi­ten par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes, nin­gún modelo lo ha­ce”, afir­ma el director de la Es­cue­la de Cons­truc­ción de Duoc UC Ala­me­da, Jo­sé Ma­nuel Fuen­tes. Ade­más, los equi­pos que han lle­ga­do a Chi­le son tan avan­za­dos que se pue­den re­gu­lar se­gún la tem­pe­ra­tu­ra a la que se espera lle­gar y, tam­bién pro­gra­mar. “Son equi­pos di­gi­ta­les, así que se pue­de pro­gra­mar la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te. Aho­ra, la in­ver­sión ini­cial de esos equi­pos es ele­va­da, es­ta­mos ha­blan­do des­de los 100 mil pe­sos ha­cia arri­ba, pe­ro en cos­to-be­ne­fi­cio, con el tiem­po se re­cu­pe­ra”, ase­gu­ra el do­cen­te de Duoc UC. Igual­men­te, el aca­dé­mi­co va­lo­ra el efec­to en el te­ma sa­lud. Y es que la ex­po­si­ción a con­ta­mi­nan­tes, en un am­bien­te ce­rra­do, pue­de pro­vo­car: irri­ta­ción a los ojos, na­riz y bo­ca, ade­más los sín­to­mas de las aler­gias se in­ten­si­fi­can. Igual­men­te, los efec­tos en la fun­ción res­pi­ra­to­ria son im­por­tan­tes: as­ma, efi­se­ma, bron­qui­tis, neu­mo­ni­tis, cáncer pul­mo­nar, en­tre otras pa­to­lo­gías. “No hay don­de per­der­se con es­ta tec­no­lo­gía. En cuan­to a efi­cien­cia, son equi­pos que no gas­tan mu­cho, de­ben es­tár en la le­tra A en la es­ca­la de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Y hoy ca­si to­dos los equi­pos nue­vos vie­nen con al­ta efi­cien­cia en con­su­mo. Los tí­pi­cos ca­le­fac­to­res eléc­tri­cos que ti­ran ai­re ca­lien­te tie­nen mu­cho gas­to, pue­den gas­tar has­ta 10 ve­ces más de lo que gas­ta cual­quier otra for­ma de ca­le­fac­ción”, ex­pli­ca Jo­sé Ma­nuel Fuen­tes. La vi­vien­da pue­de te­ner cual­quier sis­te­ma pe­ro lo re­le­van­te al ele­gir­la es el ais­la­mien­to de la ca­sa. “Ver que no ten­gas fu­gas en las ven­ta­nas, puer­tas, te­chum­bre, ver que en la en­vol­ven­te de la vi­vien­da no ten­ga puen­tes tér­mi­cos, un es­ca­pe de la tem­pe­ra­tu­ra, por­que no sa­ca­mos na­da con te­ner un equi­po que es­té pro­du­cien­do ca­lor si va­mos a te­ner una fu­ga cons­tan­te, nun­ca va­mos a lle­gar al con­fort tér­mi­co. Lo que no­so­tros te­ne­mos que lo­grar den­tro de la vi­vien­da es una tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio, lo que no­so­tros lla­ma­mos con­fort tér­mi­co. Es­to va de los 18 a los 21 gra­dos, que es lo que el ser hu­mano en­cuen­tra en for­ma es­ta­ble”, pun­tua­li­za el do­cen­te.

¿Frío al en­trar a la du­cha?

Es­te in­vierno 2017 nos ha sor­pren­di­do con tem­pe­ra­tu­ras ba­jo ce­ro y con con­ti­nuas y abun­dan­tes llu­vias, co­mo no se veían ha­ce años. Frío que ha ve­ni­do acom­pa­ña­do de con­ti­nuas pro­mo­cio­nes y ofer­tas del co­mer­cio con dis­tin­tos ar­te­fac­tos de ca­le­fac­ción pa­ra los di­fe­ren­tes es­pa­cios de nues­tro ho­gar. En el ca­so par­ti­cu­lar de los ba­ños, es fun­da­men­tal to­mar una se­rie de res­guar­dos al mo­men­to de ele­gir la es­tu­fa pa­ra ca­le­fac­cio­nar pa­ra que el con­fort que que­re­mos lo­grar no se con­vier­ta en un ries­go o un pro­ble­ma. “Es im­por­tan­te con­si­de­rar que las es­ta­dís­ti­cas de ac­ci­den­tes por in­to­xi­ca­ción

18 a 21°C es el ran­go de tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­do pa­ra la vi­vien­da, lo que los ex­per­tos lla­man con­fort tér­mi­co.

Un ca­le­fac­tor eléc­tri­co con­ven­cio­nal pue­de gas­tar has­ta 10 ve­ces más ener­gía que uno con tec­no­lo­gía in­fra­rro­ja.

Una de las grandes ven­ta­jas de la tec­no­lo­gía in­fra­rro­ja pa­ra cli­ma­ti­zar am­bien­tes es que no ge­ne­ra ga­ses con­ta­mi­nan­tes.

Lo bueno que tie­ne es­ta tec­no­lo­gía es que es bas­tan­te efi­cien­te en el con­su­mo, eso es lo im­por­tan­te en los equi­pos in­fra­rro­jos. Los ca­le­fac­to­res in­fra­rro­jos no emi­ten par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes, nin­gún modelo lo ha­ce”.

Jo­sé Ma­nuel Fuen­tes, director Es­cue­la de Cons­truc­ción de Duoc UC Ala­me­da.

e in­cen­dios en es­te pe­rio­do au­men­tan por la uti­li­za­ción de me­dios poco ade­cua­dos pa­ra man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra agra­da­ble. Es por ello que se ha­ce ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer al­gu­nas me­di­das”, ad­vier­te el do­cen­te de la ca­rre­ra de Téc­ni­co en Pre­ven­ción de Ries­gos de la Uni­ver­si­dad del Pa­cí­fi­co, Luis Ahu­ma­da.

Pa­ra de­ci­dir el ti­po de ca­le­fac­ción a uti­li­zar en el ba­ño, el ex­per­to di­ce que lo pri­me­ro que hay que es­ta­ble­cer son las di­men­sio­nes de la ha­bi­ta­ción (lar­go, an­cho y al­to), las con­di­cio­nes de ven­ti­la­ción (ti­po y ubi­ca­ción) y quié­nes se­rán sus ocu­pan­tes (ni­ños, per­so­nas ma­yo­res, etc). Lue­go, hay que te­ner cla­ro que no to­das las es­tu­fas son ade­cua­das pa­ra usar­las en el ba­ño.

“Hay que con­si­de­rar va­rios fac­to­res, pe­ro sin du­da se de­be pri­vi­le­giar la se­gu­ri­dad. Pa­ra tem­pe­rar el ba­ño se re­co­mien­dan las es­tu­fas eléc­tri­cas re­sis­ten­tes a la hu­me­dad. Pa­ra ello, el ca­le­fac­tor de­be in­di­car que tie­ne pro­tec­ción IP 24, don­de IP es el re­co­no­ci­mien­to pa­ra pro­tec­ción con­tra el agua, el pri­mer dí­gi­to ‘2’ es pro­tec­ción con­tra cuer­pos ex­tra­ños con diá­me­tro ma­yor a 12 mi­lí­me­tros y el se­gun­do dí­gi­to ‘4’ in­di­ca que es­tá pro­te­gi­do con­tra el agua pul­ve­ri­za­da. Ello per­mi­te en pri­mer lu­gar pro­te­ger a las per­so­nas, y tam­bién a los dis­po­si­ti­vos en uso con­tra la pe­ne­tra­ción de ma­te­ria­les só­li­dos o lí­qui­dos y los efec­tos per­ju­di­cia­les del agua”, ex­pli­ca Ahu­ma­da.

Tam­bién se re­co­mien­da que cum­pla con la nor­ma IEC 60335. “Es­ta se gra­fi­ca con el sím­bo­lo de una go­ta den­tro de un trián­gu­lo. Es­ta re­co­men­da­ción es pa­ra cual­quier apa­ra­to eléc­tri­co que se va­ya a usar en el ba­ño, co­mo por ejem­plo afei­ta­do­ras o se­ca­do­res de pe­lo”, ex­pli­ca el do­cen­te de la Uni­ver­si­dad del Pa­cí­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.