Ar­qui­tec­tu­ra y di­se­ño

El in­no­va­dor con­cep­to que mar­ca tendencia en cen­tros co­mer­cia­les.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Ger­mán Krei­sel

Ins­pi­ra­do en cen­tros co­mer­cia­les de Asia y Eu­ro­pa, Mall­pla­za Los Do­mi­ni­cos ha de­ja­do de la­do los pa­ra­dig­mas en el di­se­ño de es­pa­cios y apues­ta a con­ver­tir­se en un lu­gar sor­pren­den­te para los vi­si­tan­tes. Con 91.000 m2, 240 tien­das, cua­tro pi­sos y 4.000 es­ta­cio­na­mien­tos, jue­ga a fa­vor la mo­der­ni­dad a es­ca­la ur­ba­na y ar­mo­nía con el en­torno para trans­for­mar­se en un pun­to neu­rál­gi­co de la co­mu­na de Las Con­des.

Para Jai­me Fon­ta­na, ge­ren­te de ar­qui­tec­tu­ra de Mall­pla­za, se da “ini­cio a una for­ma dis­tin­ta de ver a los cen­tros co­mer­cia­les, don­de los vi­si­tan­tes pasan a ser par­te im­por­tan­te de nues­tro de­sa­rro­llo, don­de la ar­qui- tec­tu­ra ge­ne­ra un víncu­lo dis­tin­to des­de la ex­pe­rien­cia”. El eje­cu­ti­vo in­di­ca dos as­pec­tos re­le­van­tes de es­ta pro­pues­ta: de­ja atrás el con­cep­to de tien­das in­de­pen­dien­tes y ve el pro­yec­to co­mo un to­do y des­ta­ca el ca­rác­ter icó­ni­co, ya que los có­di­gos de mo­der­ni­dad, el len­gua­je van­guar­dis­ta y los ele­men­tos de lu­mi­no­si­dad rom­pen con lo con­ven­cio­nal.

Fon­ta­na ade­más sos­tie­ne que con Mall­pla­za Los Do­mi­ni­cos se da “ini­cio a una for­ma dis­tin­ta de ver a los cen­tros co­mer­cia­les, don­de los vi­si­tan­tes pasan a ser par­te im­por­tan­te de nues­tro de­sa­rro­llo, don­de la ar­qui­tec­tu­ra ge­ne­ra un víncu­lo dis­tin­to des­de la ex­pe­rien­cia que per­mi­ta que las per­so­nas sien­tan una co­ne­xión con su iden­ti­dad, que vi­bren con la ex­pe­rien­cia. El edi­fi­cio no es pu­ra ar­qui­tec­tu­ra, sino que es un di­se­ño de ex­pe­rien­cia”.

El eje­cu­ti­vo in­di­ca que se han de­ja­do atrás tres pa­ra­dig­mas so­bre la cons­truc­ción de cen­tros co­mer­cia­les ya que ha­ce 20 años la mo­vi­li­dad den­tro de ellos era li­neal y los pa­si­llos só­lo eran de trán­si­to sin lu­ga­res de des­can­so ni co­mi­da; de­jar atrás el con­cep­to de tien­das in­de­pen­dien­tes y no ver­lo co­mo un to­do, no más un edi­fi­cio que es una co­lec­ción de tien­das; y el ca­rác­ter icó­ni­co, ya que los có­di­gos de mo­der­ni­dad y el len­gua­je van­guar­dis­ta lo di­fe­ren­cian en la ofer­ta de en­tre­ten­ción para que fue­ra más allá del pa­tio de co­mi­das, las te­rra­zas y el ci­ne.

El cen­tro co­mer­cial dia­lo­ga con los al­re­de­do­res y lo­gra ge­ne­rar un len­gua­je ar­qui­tec­tó­ni­co que no lo ha­ce ver in­va­si­vo y se adap­ta al lu­gar. “El ejem­plo más cla­ro de in­te­gra­ción es que en su pe­rí­me­tro cuen­ta con áreas ver­des que con­vi­ven de ma­ne­ra ar­mó­ni­ca con el en­torno re­si­den­cial y que se tra­ba­jó de la mano con las ne­ce­si­da­des e in­quie­tu­des de los pro­pios ve­ci­nos”, in­di­ca Fon­ta­na.

Una de las características di­fe­ren­cia­do­ras de Mall­pla­za Los Do­mi­ni­cos es su lu­mi­no­si­dad. Des­ta­ca la trans­pa­ren­cia en to­do su pe­rí­me­tro por me­dio de ven­ta­na­les y en to­dos sus pa­si­llos exis­ten áreas de des­can­so vi­sual con pa­no­rá­mi­cas de la Cordillera de Los An­des o el po­nien­te de la Región Me­tro­po­li­ta­na. “Una de las par­tes don­de más des­ta­ca es en el co­ra­zón cen­tral, aquí la luz es pro­ta­go­nis­ta. Se uti­li­zó un sis­te­ma de cu­bier­ta con un pro­ce­di­mien­to cons­truc­ti­vo úni­co en Chi­le que se ca­rac­te­ri­za por ser li­via­na y trans­pa­ren­te. Es­te es­pa­cio ge­ne­ra una co­ne­xión con el cie­lo abier­to que inun­da la pla­za cen­tral. To­do es­to con el ob­je­ti­vo de que el es­pa­cio se viva de una ma­ne­ra más co­nec­ta­da con el ex­te­rior.”, ex­pli­ca el eje­cu­ti­vo.

En Mall­pla­za Los Do­mi­ni­cos la ar­qui­tec­tu­ra y el di­se­ño es­tán al ser­vi­cio de la ex­pe­rien­cia del clien­te. “Es un edi­fi­cio que dia­lo­ga y que pro­po­ne más ele­men­tos a los vi­si­tan­tes. Es un lu­gar don­de la gen­te po­drá en­con­trar­se, pu­bli­car sus in­tere­ses y ser tes­ti­gos de una re­no­va­ción per­ma­nen­te mucho más am­plia que el res­to de la in­dus­tria”, ex­pli­ca Fon­ta­na, y fi­na­li­za con un prin­ci­pio fun­da­men­tal: “es un lu­gar que nos di­ce co­sas, que es­tá en per­ma­nen­te re­no­va­ción, don­de se ge­ne­ra un sen­ti­do de per­te­nen­cia, se ge­ne­ra ine­vi­ta­ble­men­te una vin­cu­la­ción im­por­tan­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.