Di­se­ño e in­ge­nie­ría pa­ra ca­sas có­mo­das y sus­ten­ta­bles

Es­pa­cios am­plios, ma­te­ria­les de pri­me­ra ca­li­dad y do­mó­ti­ca son al­gu­nos de los as­pec­tos que las in­mo­bi­lia­rias es­tán pri­vi­le­gian­do en los me­jo­res ba­rrios del sec­tor Orien­te de Santiago.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Fa­bio­la Ro­mo

Hoy al­gu­nos es­pa­cios de la ca­sa han ido to­man­do más pro­ta­go­nis­mo. Uno de ellos es la co­ci­na, que ha de­ja­do de ser un cen­tro de ser­vi­cios pa­ra con­ver­tir­se en un lugar fa­mi­liar. “An­tes en mu­chas vi­vien­das de seg­men­tos al­tos, la co­ci­na era el lugar de la ca­sa don­de po­dían aho­rrar. Aho­ra su­ce­de lo con­tra­rio, se in­vier­te mu­cho”, co­men­ta el aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra, Ar­te y Di­se­ño de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián, Cris­tián Winc­kler.

En cuan­to a los ma­te­ria­les des­ta­can cu­bier­tas de cuar­zo, már­mo­les y ma­de­ras naturales en las puer­tas. Y es que el di­se­ño es cla­ve no só­lo pa­ra la co­mo­di­dad, sino que tam­bién pa­ra la con­vi­ven­cia. “Lu­ga­res bien di­se­ña­dos son es­pa­cios efi- cien­tes y es­to se tra­du­ce en co­mo­di­dad”, afir­ma Winc­kler pa­ra quien una ca­sa mal di­se­ña­da no es con­for­ta­ble, no ge­ne­ra en­cuen­tros y es po­co efi­cien­te.

En ese sen­ti­do, las co­ci­nas in­te­gra­das han si­do uno de los cam­bios del úl­ti­mo tiem­po, por­que per­mi­ten con­ver­sar y co­ci­nar, lo que con­fir­ma su trans­for­ma­ción de zo­na de ser­vi­cios a un am­bien­te más so­cial. “Cuan­do te en­car­gan una ca­sa y tie­nes que di­se­ñar­la, la co­ci­na es un te­ma cen­tral. Se ha­bla mu­cho de có­mo se va a re­sol­ver, si va co­nec­ta­da o no con el li­ving-co­me­dor, lo que an­tes no se con­ver­sa­ba”, sos­tie­ne el aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián.

En tan­to, la au­to­ma­ti­za­ción de­jó de ser ex­clu­si­va de las em­pre­sas, pues la do­mó­ti­ca lle­gó tam­bién a ins­ta­lar­se en mu­chos ho­ga­res pa­ra ce­rrar las cor­ti­nas, pro­gra­mar alar­mas, con­tro­lar cá­ma­ras y has­ta pre­pa­rar el ca­fé. Tam­bién hay que con­si­de­rar la trans­pa­ren­cia y la re­la­ción en­tre el in­te­rior y ex­te­rior, don­de las ven­ta­nas co­bran sen­ti­do: có­mo se abren, po­der co­rrer to­dos los pa­ños de una vez ha­cia un la­do, co­nec­tar es­pa­cios tan­to den­tro co­mo fue­ra de la ca­sa, ven­ta­nas gran­des pa­ra que cuan­do es­tén ce­rra­das en in­vierno se vea lo más trans­pa­ren­te po­si­ble, son con­si­de­ra­cio­nes que hoy se to­man al cons­truir vi­vien­das.

Quin­cho y pis­ci­na

Pa­ra la ins­ta­la­ción de un quin­cho es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta la re­la­ción del pa­tio con la ca­sa, ya que de eso de­pen­de la som­bra. “Pa­ra ha­cer asa­dos to­do el año, hay que pen­sar en có­mo ha­cer un lugar abier­to en el ve­rano y que en el in­vierno sea trans­pa­ren­te y co­nec­ta­do con la na­tu­ra­le­za, pe­ro ce­rrar­lo y cli­ma­ti­zar­lo. Ade­más, que ten­ga au­to­no­mía es fun­da­men­tal, es de­cir, que es­té equi­pa­do pa­ra no es­tar en­tran­do y sa­lien­do de la ca­sa”, afir­ma Cris­tián Winc­kler.

Pa­ra la pis­ci­na, el sol es cru­cial por­que man­tie­ne la tem­pe­ra­tu­ra del agua, pe­ro me­jor aún si ade­más se cli­ma­ti­za con pa­ne­les so­la­res pa­ra ma­yor con­fort. Así tam­bién es im­por­tan­te la ca­li­dad de los ma­te­ria­les y, por su­pues­to, la se­gu­ri­dad. “Ac­tual­men­te, se es­tá usan­do mu­cho más las ba­ran­das de vi­drio tem­pla­do, que no pa­re­cen re­jas y que so­lu­cio­nan el te­ma de la se­gu­ri­dad de los ni­ños. Ade­más, per­mi­ten que ha­ya una con­ti­nui­dad al ser trans­pa­ren­tes”, afir­ma el aca­dé­mi­co.

Ce­rrar las cor­ti­nas, pro­gra­mar alar­mas, con­tro­lar cá­ma­ras y has­ta ha­cer ca­fé, es po­si­ble con la do­mó­ti­ca y mu­chos pro­yec­tos en La Dehe­sa la es­tán in­clu­yen­do en sus di­se­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.