Fac­to­res a con­si­de­rar al ad­qui­rir una vi­vien­da.

Cer­ca­nía del trabajo y el co­le­gio de los ni­ños, te­ner áreas verdes, dis­fru­tar de una bue­na vis­ta o te­ner es­pa­cio pa­ra to­da la fa­mi­lia. Ca­da pro­yec­to es dis­tin­to y es ne­ce­sa­rio pon­de­rar to­das las va­ria­bles an­tes de de­ci­dir.

La Tercera - Especiales3 - - Portada - Por: Tan­ya Ore­lla­na C.

Al ele­gir un pro­yec­to, es re­co­men­da­ble re­vi­sar los pla­nes re­gu­la­do­res y las nor­ma­ti­vas que re­gu­lan el área, ya que el de­te­rio­ro ur­bano es una ame­na­za re­le­van­te al ad­qui­rir un in­mue­ble”.

Ig­na­cio Her­nán­dez, vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ofi­ci­nas de Ar­qui­tec­tos (AOA).

Ubi­ca­ción, co­nec­ti­vi­dad, en­torno, di­se­ño, equi­pa­mien­to y es­pa­cio. No se tra­ta de una de­ci­sión sim­ple: al ad­qui­rir un in­mue­ble, son múl­ti­ples fac­to­res los que se con­ju­gan pa­ra eje­cu­tar un pro­yec­to de vi­da.

“Las per­so­nas bus­can ad­qui­rir una ex­pe­rien­cia y, a tra­vés de la com­pra de una vi­vien­da, dar es­pa­cio a la for­ma en que quie­ren vi­vir”, co­men­ta Pa­blo La­rraín, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ofi­ci­nas de Ar­qui­tec­tos (AOA). Por ello, an­tes de ele­gir es fun­da­men­tal equi­li­brar las ex­pec­ta­ti­vas con to­das las va­ria­bles re­la­cio­na­das con la com­pra, in­clui­do el fi­nan­cia­mien­to y las con­di­cio­nes pa­ra cum­plir los compromisos de pa­go.

Di­se­ño y ca­li­dad

Res­pec­to al in­mue­ble es im­por­tar­te con­si­de­rar di­se­ño, ma­te­ria­li­dad, ca­li­dad del pro­duc­to y sus ser­vi­cios. En el di­se­ño, la com­pac­ta­ción e in­te- gra­ción de los es­pa­cios mar­ca ten­den­cia. “Ca­da vez en más vi­vien­das in­te­gran en una uni­dad es­pa­cial el li­ving, el co­me­dor y la co­ci­na. De es­ta for­ma, con­ver­gen las ac­ti­vi­da­des del nú­cleo fa­mi­liar en un es­pa­cio, ar­ti­cu­lan­do un uso y vi­ven­cia mul­ti­fun­cio­nal”, co­men­ta el pre­si­den­te de AOA.

Es­ta eje­cu­ción se lo­gra a tra­vés del di­se­ño, la ar­qui­tec­tu­ra y el equi­pa­mien­to tec­no­ló­gi­co: las so­lu­cio­nes en ilu­mi­na­ción y en ais­la­ción tér­mi­ca, acústica y me­jo­ras en sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción, son ele­men­tos di­fe­ren­cia­do­res en el va­lor de un pro­yec­to in­mo­bi­lia­rio.

Equi­pa­mien­to y ser­vi­cios

Tam­bién es re­le­van­te la ca­li­dad del equi­pa­mien­to com­ple­men­ta­rio del edi­fi­cio, que es­ta­rá de­ter­mi­na­da por el ta­ma­ño del pro­yec­to, su ubi­ca­ción y el per­fil del com­pra­dor. Se­gún sos­tie­ne Ig­na­cio Her­nán­dez, vi­ce­pre­si­den­te de AOA, tan­to el cos­to de ad­qui­si­ción co­mo los gas­tos co­mu­nes es­tán in­fluen­cia­dos por ele­men­tos que pro­veen ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas: gim­na­sio, pis­ci­na, sa­la multiuso o gour­met y áreas verdes, en­tre otros.

Por úl­ti­mo, el en­torno es otro fac­tor a con­si­de­rar. En el ba­rrio don­de el pro­yec­to se em­pla­za, es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar las con­di­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas y nor­ma­ti­vas del en­torno. “Si el en­torno evo­lu­cio­na de for­ma ade­cua­da, la rentabilidad de la in­ver­sión cre­ce­rá, por lo que es im­por­tan­te iden­ti­fi­car sus atri­bu­tos: si es­tá bien em­pla­za­do, re­gla­men­ta­do y con­ce­bi­do por sus ar­qui­tec­tos y pro­mo­to­res”, aña­de Her­nán­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.