La­bo­ra­to­rios clí­ni­cos

Avan­ces e in­no­va­cio­nes pa­ra re­sul­ta­dos pre­ci­sos y con­fia­bles.

La Tercera - Especiales3 - - Portada - Por: Ro­mi­na Ja­ra­mi­llo di Le­nar­do

En nues­tro país, los la­bo­ra­to­rios clí­ni­cos han avan­za­do a la par con la tec­no­lo­gía a un rit­mo bas­tan­te rá­pi­do, en el que pre­do­mi­na la au­to­ma­ti­za­ción. Asi­mis­mo, se su­ma la ro­bo­ti­za­ción, que al au­to­ma­ti­zar los pro­ce­sos con­tri­bu­ye a en­tre­ga re­sul­ta­dos de ma­yor ca­li­dad, op­ti­mi­zan­do su uti­li­dad clí­ni­ca.

Gui­ller­mo Quiroga, aca­dé­mi­co de la Es­cue­la de Tec­no­lo­gía Mé­di­ca Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les y di­rec­tor de la So­cie­dad Cien­tí­fi­ca de La­bo­ra­to­rio Clí­ni­co de Tec­nó­lo­gos Mé­di­cos de Chi­le, ex­pli­ca que es re­le­van­te con­si­de­rar que la la­bor de los la­bo­ra­to­rios clí­ni­cos no es so­la­men­te pro­ce­sar una mues­tra, sino que abar­ca un es­pec­tro más am­plio co­mo es el ci­clo del exa­men que con­sis­te en tres fa­ses. “La pri- me­ra fa­se preana­lí­ti­ca co­mien­za con la so­li­ci­tud del exa­men, la ex­trac­ción de la mues­tra, trans­por­te de és­ta al la­bo­ra­to­rio, re­cep­ción y pre­pa­ra­ti­vos pa­ra ana­li­zar. La se­gun­da fa­se ana­lí­ti­ca con­sis­te en el pro­ce­sa­mien­to de la mues­tra pro­pia­men­te tal, es la más au­to­ma­ti­za­da y va a la vanguardia con los cam­bios tec­no­ló­gi­cos. La úl­ti­ma eta­pa po­sa­na­lí­ti­ca tie­ne que ver con la en­tre­ga de los re­sul­ta­dos en to­das sus for­mas y pla­ta­for­mas pa­ra que, lue­go, los clí­ni­cos lo pue­dan in­ter­pre­tar y, en vir­tud de esa in­ter­pre­ta­ción, emi­tir una nueva prue­ba o exa­men, co­men­zan­do así un nue­vo ci­clo del exa­men”, agre­ga.

En es­te ám­bi­to, el aca­dé­mi­co plan­tea que los avan­ces en los la­bo­ra­to­rios van li­ga­dos a dis­mi­nuir los erro­res de pro­ce­so y tra­ba­jar so­bre ellos en torno a la me­jo­ra con­ti­nua. “Es por eso que los pro­ce­sos de acre­di­ta­ción de la­bo­ra­to­rios clí­ni­cos son cru­cia­les pa­ra ga­ran­ti­zar el ma­ne­jo de es­tos erro­res, be­ne­fi­cian­do así a los pa­cien­tes”, pun­tua­li­za el ex­per­to.

Nor­ma­ti­va y re­qui­si­tos pa­ra la com­pe­ten­cia

De acuer­do a la nor­ma vi­gen­te en nues­tro país, se es­ta­ble­ce que los re­qui­si­tos ge­ne­ra­les pa­ra los la­bo­ra­to­rios clí­ni­cos es la ISO 15189 (NCh-ISO 15189), la cual es­pe­ci­fi­ca los re­qui­si­tos pa­ra el sis­te­ma de ges­tión y la com­pe­ten­cia téc­ni­ca de los la­bo­ra­to­rios. “En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, es­ta nor­ma es­ta­ble­ce re­qui­si­tos pa­ra el sis­te­ma de ges­tión, el con­trol me­tro­ló­gi­co de los equi­pos que los la­bo­ra­to­rios uti­li­zan, y re­qui­si­tos pa­ra de­mos­trar la com­pe­ten­cia téc­ni­ca del per­so­nal que tra­ba­ja en un la­bo­ra­to­rio clí­ni­co”, afir­ma Cris­ti­na He­rre­ra, coor­di­na­dor del Área La­bo­ra­to­rios Di­vi­sión de Acre­di­ta­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Nor­ma­li­za­ción.

Es así co­mo los la­bo­ra­to­rios clí­ni­cos acre­di­ta­dos se­gún la nor­ma ISO 15189, pue­den de­mos­trar que tie­nen la com­pe­ten­cia téc­ni­ca pa­ra rea­li­zar los análisis que es­tán acre­di­ta­dos. Ade­más, la acre­di­ta­ción en es­ta nor­ma per­mi­te de­mos­trar que el la­bo­ra­to­rio ha im­ple­men­ta­do las he­rra­mien­tas pa­ra ana­li­zar sus re­sul­ta­dos y ase­gu­rar la va­li­dez de es­tos, aña­de He­rre­ra.

En cuan­to a la in­fra­es­truc­tu­ra, tec­no­lo­gía y equi­pa­mien­to, la coor­di­na­do­ra del Área La­bo­ra­to­rios Di­vi­sión de Nor­ma­li­za­ción plan­tea que “cuan­do un la­bo­ra­to­rio im­ple­men­ta y acre­di­ta la nor­ma ISO 15189, cuen­ta con evi­den­cia ob­je­ti­va res­pec­to de que su in­fra­es­truc­tu­ra, per­so­nal y equi­pa­mien­to cum­plen con los re­qui­si­tos de la nor­ma y se ase­gu­ra su com­pe­ten­cia pa­ra los análisis rea­li­za­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.