Es­pa­cio Man­de­la: un mo­de­lo de in­ter­ven­ción in­te­gral

La Tercera - Especiales3 - - News - Por: Jor­ge Alia­ga San­do­val

En 2014, se ini­ció en la ex Pe­ni­ten­cia­ría de San­tia­go el Es­pa­cio Man­de­la, pro­gra­ma que sur­ge de la mano de la Sub­di­rec­ción Téc­ni­ca de Gen­dar­me­ría y la Ca­pe­lla­nía Na­cio­nal Ca­tó­li­ca, el que con­tem­pla un plan de re­in­ser­ción so­cial y la­bo­ral pa­ra per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad en Chi­le.

La Ca­pe­lla­nía Ca­tó­li­ca de Gen­dar­me­ría de Chi­le ha desa­rro­lla­do des­de 2014 un mo­de­lo de in­ter­ven­ción in­te­gral pa­ra la pri­me­ra in­ser­ción o re­in­ser­ción so­cial de per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad de al­to com­pro­mi­so de­lic­tual. Se ha de­no­mi­na­do a es­tos pro­ce­sos “Es­pa­cios Man­de­la”, en ho­nor al lí­der sud­afri­cano que des­de sus 27 años de cár­cel, cons­tru­yó su li­ber­tad per­so­nal y la de su pue­blo, an­te­po­nien­do el re­co­no­ci­mien­to y dig­ni­dad hu­ma­na a la dis­cri­mi­na­ción y ex­clu­sión so­cial.

El Es­pa­cio Man­de­la bus­ca desa­rro­llar com­pe­ten­cias la­bo­ra­les y psi­co­so­cia­les en per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad de al­to com­pro­mi­so de­lic­tual y vul­ne­ra­bi­li­dad du­ran­te su pri­mer ter­cio de pri­va­ción de li­ber­tad, me­dian­te una in­ter­ven­ción in­te­gral de dos años y me­dio apro­xi­ma­da­men­te que brin­da en su Eta­pa 1, ca­pa­ci­ta­ción la­bo­ral, al­fa­be­ti­za­ción y/o ni­ve­la­ción es­co­lar; Eta­pa 2, ca­pa­ci­ta­ción en em­pren­di­mien­to y apo­yo psi­co­so- cial; y en la Eta­pa 3, tra­ba­jo in­tra­pe­ni­ten­cia­rio por me­dio de la Coo­pe­ra­ti­va Man­de­la.

Los Es­pa­cios Man­de­la apues­tan por rom­per las vio­len­cias con­ca­te­na­das des­de la cu­na, que se en­cuen­tran en la ba­se de la ma­yo­ría de las per­so­nas po­bres que de­lin­quen, pa­ra desa­rro­llar y for­ta­le­cer en ellos (as) las com­pe­ten­cias y con­duc­tas hu­ma­nas ne­ce­sa­rias pa­ra una vi­da en so­cie­dad sin vio­len­cia.

Ca­pa­ci­ta­ción la­bo­ral

Área del Es­pa­cio Man­de­la que co­rres­pon­de a cur­sos de ca­pa­ci­ta­ción la­bo­ral que bus­can desa­rro­llar com­pe­ten­cias y apren­di­za­jes tan­to en ofi­cios co­mo en otras áreas de tra­ba­jo. Su ob­je­ti­vo prin­ci­pal es­tá orien­ta­do a desa­rro­llar ca­pa­ci­da­des mo­to­ras, cog­ni­ti­vas bá­si­cas y pri­ma­rias, ne­ce­sa­rias pa­ra el ofi­cio de mue­ble­ría.

De ma­ne­ra in­di­rec­ta es­ta área de in­ter­ven­ción desa­rro­lla de­ter­mi­na­das ha­bi­li­da­des per­so­na­les, pro­duc­to del cam­bio con­tex­tual que in­vo­lu­cra in­gre­sar al Es­pa­cio Man­de­la. En es­te sen­ti­do, se de­be com­pren­der que los in­ter­nos que in­gre­san a Es­pa­cio Man­de­la pro­vie­nen de di­ná­mi­cas ca­rac­te­ri­za­das por al­tos ni­ve­les de inac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va, de con­tex­tos muy vio­len­tos; de es­pa­cios ca­rac­te­ri­za­dos por ele­va­do con­su­mo de dro­gas, don­de hay una sub­ver­sión la­ten­te que no per­mi­te nin­gún ti­po de “su­mi­sión” y ape­go a al­gu­na nor­ma u au­to­ri­dad.

Son es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas las que per­mi­ten vi­sua­li­zar que es­ta área, al es­tar tem­po­ral­men­te en un pri­mer mo­men­to de in­ter­ven­ción, desa­rro­lla no só­lo ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas sino que tam­bién, de ma­ne­ra in­di­rec­ta, de­ter­mi­na­das ha­bi­li­da­des blan­das ne­ce­sa­rias pa­ra el pro­ce­so to­tal del Man­de­la.

Tam­bién bus­ca en­tre­gar com­pe­ten­cias pa­ra desa­rro­llar em­pren­di­mien­tos in­tra­pe­ni­ten­cia­rios, ha­cien­do en­tre­ga de he­rra­mien­tas y ma­te­ria­les y eje­cu­tan­do tra­ba­jos que pue­dan ser co­mer­cia­li­za­dos ha­cia el ex­te­rior de la uni­dad pe­nal

“El Es­pa­cio Man­de­la, de la ca­lle 11, es un lu­gar don­de las ri­ñas en­tre in­ter­nos quedan atrás, sien­do un lu­gar de paz, en don­de los pri­va­dos de li­ber­tad le dan otro sen­ti­do a su ex­pe­rien­cia car­ce­la­ria”. Jo­sé Yá­ñez, coor­di­na­dor del Es­pa­cio Man­de­la del C.D.P. San­tia­go Sur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.