Dos vi­sio­nes so­bre la in­clu­sión de las per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad.

Pa­ra la má­xi­ma au­to­ri­dad de es­ta ins­ti­tu­ción es una ta­rea de to­dos los chi­le­nos fo­men­tar la re­in­ser­ción so­cial y la­bo­ral de las per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad.

La Tercera - Especiales3 - - Portada - Por: Jor­ge Alia­ga San­do­val

¿Cuál se­rá el én­fa­sis en su ges­tión y las prin­ci­pa­les áreas en qué se tra­ba­ja­rá?

El fo­co de nues­tra ad­mi­nis­tra­ción es­tá en la trans­for­ma­ción y mo­der­ni­za­ción de la ins­ti­tu­ción, con én­fa­sis en la re­in­ser­ción de las per­so­nas que es­tán pri­va­das de li­ber­tad. En es­te sen­ti­do, es­ta­mos si­guien­do fiel­men­te los li­nea­mien­tos del Go­bierno del Presidente Se­bas­tián Pi­ñe­ra y del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, que nos ha tra­za­do una ru­ta cla­ra. Con­ver­tir a la ins­ti­tu­ción en el prin­ci­pal agen­te de re­in­ser­ción so­cial del país y sus más de 20 mil fun­cio­na­rios, en los prin­ci­pa­les agen­tes de es­te cam­bio. Dis­mi­nuir la re­in­ci­den­cia de­lic­tual es un desafío que de­be­mos asu­mir co­mo país, en el en­ten­di­do que Gen­dar­me­ría tie­ne un rol fun­da­men­tal pa­ra di­ri­gir es­ta nue­va po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria. Y en esa ló­gi­ca, es­ta­ble­cer alian­zas es­tra­té­gi­cas pú­bli­co-pri­va­das, aso­ma co­mo un fac­tor de­ter­mi­nan­te en la crea­ción de opor­tu­ni­da­des pa­ra que quie­nes cum­plen con­de­nas, y que al sa­lir en li­ber­tad, lo ha­gan con un nue­vo pro­yec­to de vi­da. Ello im­pli­ca un cam­bio es­truc­tu­ral en, cu­yo fo­co es la mo­der­ni­za­ción de Gen­dar­me­ría pa­ra con­ver­tir­la en una ins­ti­tu­ción que sea re­co­no­ci­da por su im­por­tan­te la­bor, así co­mo por su efi­cien­te ges­tión, res­pe­tuo­sa de los de­re­chos, y efi­caz en el con­trol y eje­cu­ción de las me­di- das pe­na­les. Los cam­bios que es­ta­mos im­pul­san­do son a to­do ni­vel y co­mien­zan des­de la for­ma­ción de los fu­tu­ros gen­dar­mes y ofi­cia­les pe­ni­ten­cia­rios, pa­ra que des­de la Es­cue­la del Ge­ne­ral Ma­nuel Bul­nes Prie­to, egre­sen fun­cio­na­rios ex­per­tos, ya no só­lo en cus­to­dia, sino tam­bién en ac­cio­nes orien­ta­das a la re­in­ser­ción. Un gran pa­so, en ese sen­ti­do, es el re­co­no­ci­mien­to que el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción otor­gó al en­te for­ma­dor pa­ra en­tre­gar tí­tu­los téc­ni­cos y pro­fe­sio­na­les atin­gen­tes a su ám­bi­to de ac­ción. En pa­ra­le­lo he­mos de­fi­ni­do una nue­va es­tra­te­gia que con­si­de­ra un tra­ba­jo en equi­po de la Sub­di­rec­ción Ope­ra­ti­va y la Sub­di­rec­ción Téc­ni­ca de Gen­dar­me­ría, pa­ra que de ma­ne­ra con­jun­ta y coor­di­na­da, brin­den criterios ten­dien­tes a con­so­li­dar a es­te nue­vo ser­vi­cio del Es­ta­do.

¿Qué im­por­tan­cia tie­ne la re­in­ser­ción so­cial y la­bo­ral de las per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad?

Te­ne­mos que te­ner muy cla­ro que no es só­lo re­in­ser­ción. En mu­chos ca­sos es de­fi­ni­ti­va­men­te, in­ser­ción, pues de­be­mos en­ten­der que las per­so­nas que es­tán pri­va­das de li­ber­tad, per­te­ne­cen en la ma­yo­ría de los ca­sos a los gru­pos más vul­ne­ra­bles de nues­tra so­cie­dad. En es­te sen­ti­do, nues­tros gen­dar­mes y pro­fe­sio­na­les son fun­da­men­ta­les en el pro­ce­so que de­ben cum­plir las per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad, pa­ra en­tre­gar­les las he­rra­mien­tas que les per­mi­tan en­fren­tar de me­jor ma­ne­ra, es­ta nue­va opor­tu­ni­dad. Des­de que ini­cia­mos nues­tra ges­tión ha­ce ca­si cin­co me­ses, es­ta­mos tra­ba­jan­do en un pro­gra­ma na­cio­nal de re­in­ser­ción a tra­vés del cual, pre­ten­de­mos que ca­da es­ta­ble­ci­mien­to pe­ni­ten­cia­rio pue­da ge­ne­rar ins­tan­cias co­la­bo­ra­ti­vas con em­pre­sas, co­mer­cio y otras ins­tan­cias, pa­ra po­ten­ciar la vin­cu­la­ción con su res­pec­ti­vo en­torno, y que es­te sea par­te de la re­in­ser­ción. Un pri­mer pa­so fun­da­men­tal es la vo­lun­tad de los in­ter­nos, de quie­nes es­tán ba­jo nues­tra cus­to­dia y que quie­ran cam­biar sus vi­das. Vo­lun­tad pa­ra de­jar atrás el de­li­to y to­mar las opor­tu­ni­da­des que se pre­sen­ten. Tam­bién se re­quie­re la vo­lun­tad del Es­ta­do, de la em­pre­sa pri­va­da, de la so­cie­dad ci­vil y de ini­cia­ti­vas co­mo Man­de­la, pa­ra que jun­tos ayu­de­mos a re­cons­truir vi­das. Por eso, qui­sie­ra agra­de­cer a las em­pre­sas que tra­ba­jan con Man­de­la, y a to­das las que se es­tán su­man­do a nues­tra in­vi­ta­ción, por su com­pro­mi­so en es­te ca­mino de re­in­ser­ción.

En es­te sen­ti­do, ¿por qué des­ta­ca­ría pro­yec­tos co­mo los que li­de­ran los Es­pa­cios Man­de­la y Gen­dar­me­ría?

Es­ta ini­cia­ti­va, que na­ce en 2014, se ha con­ver­ti­do en uno de los mo­de­los de re­in­ser­ción más exi­to­sos en Chi­le y sin du­das ha cum­pli­do con cre­ces su ob­je­ti­vo de dis­mi­nuir la re­in­ci­den­cia. Es un he­cho, que al in­te­rior de las uni­da­des, la for­ma­ción, la ca­pa­ci­ta­ción, el tra­ba­jo y la aten­ción per­so­na­li­za­da que los in­ter­nos re­ci­ben en Man­de­la, con­tri­bu­yen a dis­mi­nuir po­si­bles si­tua­cio­nes de vio­len­cia y de re­in­ci­den­cia. Ahí es don­de co­bra va­lor es­ta ex­pe­rien­cia, que en es­tos años ha per­mi­ti­do in­ter­ve­nir a in­ter­nos de al­to com­pro­mi­so de­lic­tual, en­tre­gán­do­les ni­ve­la­ción es­co­lar, apo­yo si­co­so­cial, ca­pa­ci­ta­ción y he­rra­mien­tas de em­pren­di­mien­to. Es­ta ini­cia­ti­va que ya es­tá pre­sen­te en seis re­cin­tos pe­na­les se am­plia­rá a to­do el país. Nues­tro pro­pó­si­to es que el apo­yo que hoy se da a 450, mu­je­res y hom­bres, se am­plié a in­ter­nos de to­das las re­gio­nes del país, pa­ra que to­dos pue­dan prepararse pa­ra la eta­pa en que sa­le en li­ber­tad, en un gran com­pro­mi­so que ca­da uno asu­me tan­to con sus fa­mi­lias, co­mo con ellos mis­mos.

Clau­dia Ben­deck, di­rec­to­ra na­cio­nal de Gen­dar­me­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.