Me­jo­rar la educación pú­bli­ca

Hay que ge­ne­rar las con­di­cio­nes pa­ra que to­das las es­cue­las me­jo­ren su eva­lua­ción y do­tar­las de un pro­yec­to edu­ca­ti­vo.

La Tercera - - NEGOCIOS - Ro­dri­go Bosch

AS ALLA de plan­tea­mien­tos ideo­ló­gi­cos, Chi­le ne­ce­si­ta una educación pú­bli­ca y una educación par­ti­cu­lar sub­ven­cio­na­da de bue­na ca­li­dad; jun­tas re­pre­sen­tan el 93% de la ma­trí­cu­la na­cio­nal. No es sus­ten­ta­ble un sis­te­ma edu­ca­cio­nal que, por más que sea el líder en Su­da­mé­ri­ca, mues­tra a una de es­tas de­pen­den­cias con cons­tan­tes sín­to­mas de ago­ta­mien­to. Prue­ba de ello es el éxo­do de alum­nos des­de el sec­tor mu­ni­ci­pal al par­ti­cu­lar sub­ven­cio­na­do, el que la au­to­ri­dad ha ci­fra­do en­tre un 5% y un 10%.

Es erra­da la es­tra­te­gia uti­li­za­da por al­gu­nos de pen­sar que des­tru­yen­do a una se fa­vo­re­ce a la otra. Y es una creen­cia que ha em­pan­ta­na­do la po­si­bi­li­dad real de un diá­lo­go fruc­tí­fe­ro. La educación pú­bli­ca es un ob­je­ti­vo o me­ta con la que to­das las es­cue­las de Chi­le de­bié­ra­mos me­dir­nos en fun­ción del ac­ce­so, fo­co en los apren­di­za­jes, opor­tu­ni­da­des so­cia­les, po­lí­ti­cas y eco­nó­mi- cas, desa­rro­llo de ciu­da­da­nía y to­le­ran­cia fren­te a la di­ver­si­dad.

La fa­mi­lia chi­le­na (se­gún la en­cues­ta CDC 2012 de educación) nos mues­tra ní­ti­da­men­te la ra­zón de la cons­tan­te mi­gra­ción de ma­trí­cu­la des­de la educación mu­ni­ci­pal a la par­ti­cu­lar sub­ven­cio­na­da (fe­nó­meno de ma­yor an­ti­güe­dad que el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til del 2011). Se tra­ta de un pro­ce­so pro­gre­si­vo en el tiem­po y que coin­ci­de con cier­tos hi­tos.

Ha­ce al­gu­nos años, el país era tes­ti­go de la pa­ra­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des de los pro­fe­so­res, los cua­les pe­dían reivin­di­ca­cio­nes la­bo­ra­les, y más tar­de, del lla­ma­do “pin­güi­na­zo”, sucesos que tam­bién se tra­du­je­ron en la pér­di­da de es­tu­dian­tes pa­ra el sec­tor pú­bli­co de educación.

Tal cam­bio es­tá in­fluen­cia­do por va­rios fac­to­res, pe­ro la en­cues­ta CDC iden­ti­fi­có que el 65% de los pa­dres y apo­de­ra­dos lo ha­ce en bus­ca de una con­vi­ven­cia es­co­lar que fa­ci­li­te el apren­di­za­je. Sin du­da que los cons­tan­tes co­men­ta­rios de “al­gu­nos ex­per­tos” o “de­fen­so­res” de la educación pú­bli­ca han con­tri­bui­do a mi­nar la con­fian­za de las fa­mi­lias en es­tas es­cue­las al ca­li­fi­car­las co­mo ma­las, po­bres y con ma­los pro­fe­so­res.

Pe­se a la pre­fe­ren­cia de las fa­mi­lias por la educación par­ti­cu­lar sub­ven­cio­na­da, tam­po­co es po­si­ble se­ña­lar que to­da ella es de ca­li­dad. Sin em­bar­go, pe­se a sus di­fi­cul­ta­des, lo­gra cum­plir me­jor con las ex­pec­ta­ti­vas de las fa­mi­lias. De acuer­do a la ci­ta­da en­cues­ta, de los 16 ítems de atri­bu­tos me­di­dos, la par­ti­cu­lar sub­ven­cio­na­da su­pera a la mu­ni­ci­pal en todos, in­clu­si­ve en áreas co­mo di­ver­si­dad so­cial y ma­ne­jo de los re­cur­sos pú­bli­cos.

Hay que ge­ne­rar las con­di­cio­nes pa­ra que to­das las es­cue­las me­jo­ren su eva­lua­ción, re­cu­pe­rar el or­den y se­gu­ri­dad pa­ra ellas, do­tar­las de un pro­pó­si­to (pro­yec­to edu­ca­ti­vo), y pro­mo­ver ma­yor in­ter­ac­ción en­tre es­cue­las pa­ra com­pren­der y co­la­bo­rar en trans­fe­rir las me­jo­res prác­ti­cas.

Hay que de­jar de de­nos­tar a la educación pú­bli­ca y de­jar de sa­ta­ni­zar a la educación par­ti­cu­lar, y com­pren­der que la educación es una res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da de todos. No es un te­ma só­lo de re­cur­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.