In­gre­so po­li­cial a se­de uni­ver­si­ta­ria

La Tercera - - NEGOCIOS -

FEC­TI­VOS DE Ca­ra­bi­ne­ros en­tra­ron el jue­ves a la Uni­ver­si­dad de San­tia­go pa­ra de­te­ner a un gru­po de en­ca­pu­cha­dos que se re­fu­gió es esa ca­sa de es­tu­dios tras pro­ta­go­ni­zar, pre­via­men­te, in­ci­den­tes en las afue­ras del re­cin­to y en­fren­tar­se a los uni­for­ma­dos, ac­ción que de­jó co­mo sal­do 52 de­te­ni­dos. El he­cho pro­vo­có la mo­les­tia del rec­tor del plan­tel, au­to­ri­dad que exi­gió ex­pli­ca­cio­nes a la ins­ti­tu­ción po­li­cial y al go­bierno, por­que el in­gre­so se reali­zó sin su au­to­ri­za­ción.

Lla­ma la aten­ción el re­cla­mo de la au­to­ri­dad uni­ver­si­ta­ria. Por un la­do, Ca­ra­bi­ne­ros cuenta con la fa­cul­tad le­gal pa­ra in­gre­sar a cual­quier lu­gar cuan­do se en­con­tra­re en ac­tual per­se­cu­ción de un in­di­vi­duo que de­be de­te­ner, sin que re­quie­ra or­den ju­di­cial o au­to­ri­za­ción del due­ño, pa­ra efec­tos de aprehen­der­lo, co­mo pa­re­ce ha­ber ocu­rri­do en es­te ca­so, con ma­ni­fes­tan­tes que al­te­ra­ban el or­den pú­bli­co. El que las uni­ver­si­da­des se en­cuen­tren en re­cin­tos pri­va­dos que cuen­tan con au­to­no­mía aca­dé­mi­ca mu­chas ve­ces es apro­ve­cha­do por quie­nes rea­li­zan van­da­lis­mo pa­ra ocul­tar­se en ellas y así evi­tar la ac­ción po­li­cial. Sin ir más le­jos, en días pre­vios, un gru­po de in­di­vi­duos, tam­bién en­ca­pu­cha­dos, in­cen­dió un bus del Tran­san­tia­go en las afue­ras del ex Pe­da­gó­gi­co, re­cin­to en el que pos­te­rior­men­te se es­con­die­ron al­gu­nos de los que ha­brían es­ta­do in­vo­lu­cra­dos en el ata­que.

Por otra par­te, tam­po­co se en­tien­de que el rec­tor pa­rez­ca más preo­cu­pa­do de cri­ti­car la ac­tua­ción de Ca­ra­bi­ne­ros que de con­de­nar el he­cho de que en­ca­pu­cha­dos usen las de­pen­den­cias de la Usach co­mo re­fu­gio. Con esa ac­ti­tud no só­lo co­rre el ries­go de apa­re­cer an­te la opi­nión pú­bli­ca am­pa­ran­do con­duc­tas vio­len­tas, sino, ade­más, pa­re­ce ava­lar epi­so­dios que sig­ni­fi­can un da­ño im­por­tan­te a la ima­gen de la uni­ver­si­dad que di­ri­ge, ya que en­tor­pe­cen su nor­mal fun­cio­na­mien­to. Por el con­tra­rio, hu­bie­ra si­do es­pe­ra­ble que ma­ni­fes­ta­ra un fron­tal re­cha­zo a es­tos ac­tos de vio­len­cia y a quie­nes los pro­ta­go­ni­zan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.