Ha­llaz­go con­fir­ma que Ho­mo Erectus fue pri­mer an­ces­tro hu­mano en usar fue­go

La Tercera - - TENDENCIAS - Fran­cis­co Ro­drí­guez I.

Cuan­do se ha­bla del fue­go to­do es teo­ría. Na­die sa­be quién lo do­mi­nó pri­me­ro ni cuál fue su pri­mer uso. Sin em­bar­go, las evi­den­cias ha­lla­das has­ta aho­ra su­gie­ren que co­ci­nar con fue­go fue lo que di­fe­ren­ció pa­ra siem­pre a los hom­bres de los si­mios. “Co­ci­nar es lo que ha­ce hu­ma­na nues­tra die­ta y es la ex­pli­ca­ción más ló­gi­ca de los avan­ces en el tamaño del ce­re­bro y el cuer­po so­bre nues­tros an­te­pa­sa­dos si­mios”, pos­tu­ló en 2009 Ri­chard

10 Wrang­ham, de la U. de Har­vard. Es­to, por­que se ha de­mos­tra­do que la coc­ción per­mi­te ab­sor­ber me­jor las pro­teí­nas e hi­dra­tos de car­bono de los ali­men­tos: ener­gía ex­tra que po­ten­ció, so­bre to­do, al ce­re­bro.

Aho­ra, un equi­po in­ter­na­cio­nal de ar­queó­lo­gos pa­re­ce con­fir­mar es­ta teo­ría al en­con­trar la pri­me­ra evi­den­cia del uso de fue­go con­tro­la­do por par­te del Ho­mo Erectus, un an­te­pa­sa­do del hom­bre mo­derno que vi­vió ha­ce 1,8 mi­llón de años y cu­yo ce­re­bro su­frió un salto evo­lu­ti­vo al lo­grar un 42% más de vo­lu­men (800 a 1.200 cm3) que el de su an­te­ce­sor, el Ho­mo Ha­bi­lis (363 a 600 cm3). Los hu­ma­nos tie­ne en­tre 1.350 y 1.400 cm3.

El pri­mer co­ci­ne­ro

El ha­llaz­go -de una da­ta de un mi­llón de años- fue rea­li­za­do en la cue­va Won­der­werk, en Su­dá­fri­ca, don­de se en­con­tra­ron res­tos de ins­tru­men­tos y hue­sos que­ma­dos, ade­más de com­bus­ti­ble. “Es­ta es la pri­me­ra evi­den­cia se­gu­ra. Hay otros si­tios de eda­des o res­tos ar­queo­ló­gi­cos si­mi­la­res, pe­ro son si­tios abier­tos al ai­re li­bre y la ac­ción de los in­cen­dios fo­res­ta­les o ra­yos no se pue­de ex­cluir”, ex­pli­ca a La Ter­ce­ra Fran­ces­co Ber­na, profesor del De­par­ta­men­to de Ar­queo­lo­gía de la U. de Bos­ton, quien jun­to a in­ves­ti­ga­do­res de las uni­ver­si­da­des de To­ron­to, en Ca­na­dá, y Wit­wa­ters­rand, en Su­dá­fri­ca, hi­zo el aná­li­sis de los res­tos.

En me­dio de blo­ques de se­di­men­to de la cue­va, los ex­per­tos en­con­tra­ron tra­zas mi­cros­có­pi­cas de ce­ni­za y de hue­so que­ma­do. Pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res, que los res­tos ha­llan si­do en­con­tra­dos al in­te­rior de la cue­va es cla­ve y apo­ya la teo­ría de que el “El úni­co país que ha lo­gra­do t e r mi­nar c o n e s t e ti­po de ac­ti­vi­dad es Bra­sil. En 2009, la OMS re­co­men­dó su cie­rre, pe­ro en Chi­le lo úni­co que se con­si­guió fue que los me­no­res de 18 años de­ben lle­var un do­cu­men­to no­ta­rial con au­to­ri­za­ción de sus pa­dres pa­ra uti­li­zar­los”, di­jo.

De acuer­do a la In­ter­na­tio­nal Agency Re­search for Can­cer (Iarc), la in­ci­den­cia pro­me­dio mun­dial de me­la­no­ma fue de 2,8 por ca­da cien mil ha­bi­tan­tes pa­ra el año 2011. Pa­ra Chi­le, la in­ci­den­cia pro­ba­ble fue de 3,2.

El au­men­to de es­te ti­po Ho­mo Erectus fue uno de los pri­me­ros en con­tro­lar el fue­go. “Es­to de­mues­tra una aso­cia­ción en­tre el Ho­mo Erectus y el fue­go. La gran pregunta aho­ra es de­ter­mi­nar có­mo el Ho­mo Erectus uti­li­za­ba el fue­go y en­ten­der có­mo el fue­go se en­ca­jó en su es­ti­lo de vi­da”, di­ce a La Ter­ce­ra Mi­chael Cha­zan, in­ves­ti­ga­dor de la U. de To­ron­to.

Cla­ve evo­lu­ti­va

El des­cu­bri­mien­to po­dría ser una de las prue­bas fun­da­men­ta­les y de­fi­ni­ti­vas pa­ra pro­bar que es­te an­ces­tro del hom­bre fue el pri­me­ro en co­ci­nar sus ali­men­tos y que es­to le ha­bría per­mi­ti­do su salto evo­lu­ti­vo. “Nues­tros da­tos son con­sis­ten­tes con el Ho­mo Erectus y su uso del fue­go pa­ra co­ci­nar, co­mo lo su­gie­re la hi­pó­te­sis de co­ci­na”, de Ri­chard Wrang­ham, di­cen los au­to­res, que creen que la gran can­ti­dad de res­tos ha­lla­dos en la cue­va po­dría fi­nal­men­te lle­var a res­pon­der es­tas pre­gun­tas. “En­con­tra­mos he­rra­mien­tas de pie­dra, en par­ti­cu­lar, ha­chas de mano que son ca­rac­te­rís­ti­cas del Ho­mo Erectus y hue­sos de ani­ma­les que pro­ba­ble­men­te eran res­tos de co­mi­das consumidas por ellos”, di­ce Cha­zan.

Con es­tos da­tos, los ex­per­tos es­pe­ran pro­bar que el do­mi­nio del fue­go pro­vo­có una ma­yor fa­ci­li­dad pa­ra mas­ti­car y di­ge­rir los ali­men­tos, lo que sig­ni­fi­có re­ser­vas ex­tras de ener­gía que les per­mi­tie­ron a los Ho­mo Erectus ca­mi­nar dis­tan­cias más lar­gas, tener un sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio for­ta­le­ci­do, crías más ro­bus­tas y un ma­yor ce­re­bro, de­bi­do al ma­yor apor­te de glu­co­sa que re­ci­bían gra­cias a la co­mi­da co­ci­da. Eso, sin con­tar con que co­ci­nar los obli­gó a pla­ni­fi­car, lo que les per­mi­tió ge­ne­rar ha­bi­li­da­des so­cia­les. de cán­cer tam­bién tie­ne un ele­men­to ge­né­ti­co. El gen BRAF se pue­de al­te­rar de­bi­do a la ra­dia­ción que re­ci­be y ge­ne­rar un me­la­no­ma en una zo­na del cuer­po que no es­tá ex­pues­to al sol, co­mo el in­te­rior de la bo­ca o de­trás de las ore­jas. “Un lu­nar que cam­bia su as­pec­to -es­té ex­pues­to o no a la luz so­lar- pue­de ser un po­si­ble me­la­no­ma. A ve­ces s o n pe q ue ños d e sie­te u ocho mi­lí­me­tros, pe­ro las cé­lu­las al­te­ra­das que ge­ne­ra pue­den pa­sar al to­rren­te san­guí­neo, alo­jar­se en el ce­re­bro, hígado o pul­mo­nes y desa­rro­llar un cán­cer”, di­jo el ex­per­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.