Con­fu­so in­ci­den­te en­tre po­li­cías ter­mi­na con ca­ra­bi­ne­ro muer­to en San Joa­quín

El en­fren­ta­mien­to en­tre Ca­ra­bi­ne­ros y la PDI se ha­bría ori­gi­na­do por un error de pro­ce­di­mien­tos. La fis­ca­lía or­de­nó un aná­li­sis ba­lís­ti­co pa­ra con­tras­tar las ver­sio­nes de los po­li­cías.

La Tercera - - PAÍS - Se­bas­tián La­brín San­tia­go

R Los más de 24 ba­la­zos que per­fo­ra­ron el Hyun­dai Ac­cent co­lor gris y los más de 30 cas­qui­llos re­par­ti­dos por el sue­lo de una ben­ci­ne­ra aban­do­na­da en San Joa­quín eran la úni­ca evi­den­cia del con­fu­so ti­ro­teo en­tre fun­cio­na­rios po­li­cia­les. Es­te ter­mi­nó con un de­tec­tiv e he r i d o , un c a r a b i ne r o muer­to y otro le­sio­na­do.

To­do co­men­zó pa­sa­da la me­dia­no­che de ayer, cuan­do los ca­ra­bi­ne­ros -ves­ti­dos de ci­vil- Mi­guel Faún­dez Mo­ra­les (21) y el sar­gen­to Ro­dri­go Chá­vez Al­bor­noz (40), am­bos de la 50ª Co­mi­sa­ría, es­ta­cio­na­ron su vehícu­lo en uno de los cos­ta­dos del lu­gar. Allí ex­pli­ca­ron al guar­dia del re­cin­to, Ser­gio Sán­chez, que re­gre­sa­rían du­ran­te la ma­dru­ga­da, de­bi­do a que rea­li­za­ban di­li­gen­cias en las in­me­dia­cio­nes del sec­tor.

Sin em­bar­go, se­gún de­cla­ró el hom­bre an­te la fis­ca­lía, a eso de las 3.30 “sen­tí un rui­do e in­gre­só un vehícu­lo con los sos­pe­cho­sos. Re­ci­bo una aler­ta y op­ta­mos por lla­mar a la PDI”, na­rró el tes­ti­go, quien ase­gu­ró ha­ber “du­da­do” que los dos ocu­pan­tes fue­ran po­li­cías.

Por es­ta ra­zón, seis de­tec­ti­ves se tras­la­da­ron al lu­gar en dos vehícu­los ins­ti­tu­cio­na­les. Du­ran­te el tra­yec­to, ase­gu­ran fuen­tes de la po­li­cía ci­vil, que­dó re­gis­tra­da una lla­ma­da a la Cent r a l de Co­mu­ni­ca­cio­nes de Ca­ra­bi­ne­ros (Cen­co) pa­ra co­no­cer si se efec­tua­ban di­li­gen­cias po-

Fue­go cru­za­do

Uno de los tes­ti­gos de la ba­la­ce­ra fue el bombero de una es­ta­ción de ser­vi­cio, Pa­tri­cio Esp i noz a , q ui e n r e l a t ó q ue “mien­tras ha­bla­ba con ellos (la PDI), es­cu­ché que en su ra­dio se les aler­ta­ba de un au­to que es­ta­ba en el mis­mo sec­tor y que pa­re­cía ex­tra­ño. Se fue­ron rá­pi­da­men­te y lue­go só­lo sen­tí dis­pa­ros y gri­tos”.

De acuer­do con la ver­sión de Ca­ra­bi­ne­ros, al lle­gar al lu­gar, los de­tec­ti­ves “ro­dea­ron” el vehícu­lo y lue­go, al per­ca­tar­se de que es­ta­ban ar­ma­dos, abrie­ron fue­go, desatan­do la ba­la­ce­ra que hi­rió de ma­ne­ra le­tal al ca­ra­bi­ne­ro Faún­dez Mo­ra­les ( ver in­fo­gra­fía).

La ver­sión de los fun­cio­na­rios de la PDI, en tan­to, ase­gu­ra que al in­ten­tar abrir la puer­ta del co­pi­lo­to -ocu­pa­da por el sar­gen­to Chá­vez-, és­te ha­bría dis­pa­ra­do su ar­ma de ser­vi­cio, hi­rien­do en el bra­zo al ins­pec­tor Mar­ce­lo Mo­li­na Mu­ñoz. En to­tal, La­bo­car de Ca­ra­bi­ne­ros es­ta­ble­ció que los uni­for­ma­dos rea­li­za­ron cua­tro ti­ros, mien­tras que la PDI efec­tuó más de 40 dis­pa­ros. Todos los de­tec­ti­ves que­da­ron li­bres lue­go de ser in­te­rro­ga­dos, en ca­li­dad de tes­ti­gos, en de­pen­den­cias del OS-9 de Ca­ra­bi­ne­ros.

Pa­ra acla­rar lo ocu­rri­do, la fis­ca­lía te­nía pro­gra­ma­da, pa­ra las 4.00 de hoy, una pe-

R li­cia­les en el sec­tor, “las cua­les fue­ron ne­ga­das por Ca­ra­bi­ne­ros”, di­cen en la PDI. Oriun­do de Cons­ti­tu­ción, en la Re­gión del Mau­le, era pa­dre de una hi­ja de cua­tro me­ses. In­gre­só a la ins­ti­tu­ción el 1 de ju­nio de 2009 y en di­ciem­bre de 2011 fue tras­la­da­do a la 50ª Co­mi­sa­ría de San Joa­quín. ri­cia de lu­mi­no­si­dad, que per­mi­ti­rá ver el ni­vel de vi­si­bi­li­dad que ha­bía al mo­men­to del en­fren­ta­mien­to. Asi­mis­mo, rea­li­za­rá una pe­ri­cia pa­ra co­no­cer la tra­yec­to­ria de las ba­las y así con­tras­tar las ver­sio­nes de am­bas po­li­cías. Tam­bién, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ba­ra­ja la po­si­bi­li­dad de efec­tuar una re­cons­ti­tu­ción de es­ce­na, que se­ría en­ca­be­za­da por el fis­cal Pa­tri­cio Pé­rez.

Es­te he­cho, pa­ra el fis­cal na­cio­nal, Sa­bas Chahuán, “es un error, sin du­da, del que hay que sa­car lec­cio­nes. Hay que tener cla­ro que no se pue­de re­pe­tir es­to”.

A raíz del in­ci­den­te, el sub­se­cre­ta­rio del In­te­rior, Ro­dri­go Ubi­lla, or­de­nó “tan­to a Ca­ra­bi­ne­ros co­mo a la PDI que ini­cien las in­ves­ti­ga­cio­nes su­ma­rias res­pec­ti­vas, pe­ro que­re­mos re­sul­ta­dos de ma­ne­ra rá­pi­da y opor­tu­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.