Pa­ra la cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria de Ca­nal 13 in­vir­tió $ 750 mi­llo­nes y tuvo a ac­to­res en los malls, en el Fes­ti­val de Vi­ña y una ban­da so­no­ra con bue­nas ven­tas.

En 2003, la te­le­se­rie per­de­do­ra, pro­me­dió 30,4 pun­tos de ra­ting, y las ci­fras cau­sa­ron preo­cu­pa­ción en TVN.

La Tercera - - CULTURA&ENTRETENCIÓN -

Pa­blo Illa­nes, cu­ya plu­ma es­tá hoy en pan­ta­lla con Re­ser­va de fa­mi­lia (TVN), cuenta: “Te­nía­mos una gran his­to­ria que con­tar y era su­fi­cien­te. Pe­ro ve­nía­mos de una épo­ca de gran de­rro­che, con te­le­se­ries que has­ta te­nían es­ce­nas gra­ba­das en el Ca­ri­be, só­lo pa­ra dar mues­tra de una co­sa as­pi­ra­cio­nal y no por­que esas lo­ca­cio­nes fue­ran re­le­van­tes pa­ra la his­to­ria”.

Vi­cen­te Sa­ba­ti­ni, di­rec­tor his­tó­ri­co de TVN y que es­tu­vo al fren­te de esa ilus­tre “per­de­do­ra” que fue Puer­tas aden­tro, no com­par­te la te­sis del gas­ta­de­ro de pla­ta (“se gas­ta­ba en re­la­ción a la im­por­tan­cia del pro­duc­to pa­ra los ca­na­les”), pe­ro sí ad­mi­te el cam­bio de es­ce­na­rio. “El pa­no­ra­ma ha cam­bia­do”, ex­pli­ca el di­rec­tor de La Do­ña ( CHV), “por­que exis­ten usos al­ter­na­ti­vos del tiem­po li­bre, y la te­le­no­ve­la de las ocho ya no es la ofer­ta te­le­vi­si­va más atrac­ti­va, pe­ro el gé­ne­ro es­tá más vi­vo que nun­ca”.

El men­cio­na­do Jorge Za­ba­le­ta y Am­pa­ro No­gue­ra son dos que han vi­vi­do lo cam­bios en car­ne pro­pia, y coin­ci­den en asun­tos do­més­ti­cos y de in­dus­tria pa­ra ex­pli­car por qué las te­le­se­ries ya no son tan fun­da­men­ta­les pa­ra las es­ta­cio­nes. “Hu­bo un cam­bio vio­len­to en los há­bi­tos de la gen­te con el Tran­san­tia­go y el tiem­po que pa­sa­ban fue­ra de ca­sa”, opi­na Za­ba­le­ta, que hoy es par­te de Aquí man­do yo. “Eso hi­zo que a las noc­tur­nas les fue­ra me­jor y que las ves­per­ti­nas ha­yan te­ni­do que ali­via­nar­se”.

Am­pa­ro No­gue­ra, que es­tu­vo en Puer­tas aden­tro, di­ce que en­tien­de que el cre­ci­mien­to de los ca­na­les in­vo­lu­cre tener más pro­duc­tos en pan­ta­lla, pe­ro cues­tio­na la re­le­van­cia de es­pa­cios co­mo Mun­dos opues­tos. “Me pa­re­cen ho­rro­ro­sos a ni­vel de con­te­ni­do. Si­go cre­yen­do que a la gen­te le gus­ta al­go he­cho con de­di­ca­ción y ca­ri­ño. Los reality son co­mi­da rá­pi­da”.

Todos coin­ci­den en que se ha di­ver­si­fi­ca­do la ofer­ta, so­bre to­do des­de 2004, cuan­do se es­tre­nó la pri­me­ra noc­tur­na - Ido­los (TVN)o con las se­ries ju­ve­ni­les de Me­ga, co­mo Xfea2. “Antes éra­mos dos ca­na­les pe­lean­do el ho­ra­rio de las 20 ho­ras, las noc­tur­nas no exis­tían y ha­bía más há­bi­to de con­su­mo de te­le­se­rie en fa­mi­lia. Las ci­fras de ra­ting de esos años son im­po­si­bles aho­ra”, co­men­ta María Eu­ge­nia Ren­co­ret, di­rec­to­ra del área dra­má­ti­ca de TVN, quien, di­ce, si­gue pen­san­do que “la fic­ción es im­por­tan­te”, aun­que los días de la “gue­rra” y los gran­des pre­su­pues­tos ya sean par­te del anec­do­ta­rio.

FO­TO: AR­CHI­VO

RR

RR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.