La pe­lo­ta con­tra el pi­so

La Tercera - - DEPORTES - Ra­mi­ro Fuen­za­li­da Ro­dri­go Luengo Danilo Díaz Edi­tor de De­por­tes de la re­vis­ta Ac­cess de DI­RE­CTV y co­men­ta­ris­ta de ra­dio Agri­cul­tu­ra.

Si de al­go dis­fru­tan en Uni­ver­si­dad de Chi­le es del éxi­to de­por­ti­vo e ins­ti­tu­cion a l q u e a c o mpa ñ a h a c e ra­to al cua­dro azul. En es­te con­tex­to, la cla­si­fi­ca­ción a oc­ta­vos de fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res fue el re­cien­te lo­gro que fes­te­ja­ron, ins­tan­cia que, sin em­bar­go, es­tu­vo acom­pa­ña­da por un epi­so­dio in­terno que mo­vi­li­za y com­pli­ca a Azul Azul.

Y es que mien­tras el equi­po, sus hin­chas y la di­rec­ti­va uni­ver­si­ta­ria fes­te­ja­ban y fe­li­ci­ta­ban al plan­tel, t r a s v e nc e r a Go­doy Cruz en Men­do­za, la pla­na ma­yor tam­bién tuvo tiem­po pa­ra re­unir­se y con­ver­sar in­ter­na­men­te en San­tia­go y en las ins­ta­la­cio­nes d e l e s t a d i o me n d o c i n o , “Mal­vi­nas Ar­gen­ti­nas”, so­bre un te­ma prio­ri­ta­rio y más que im­por­tan­te, pen­san­do en un pues­to tras­cen­den­tal pa­ra el club.

Y es que Sa­bino Aguad, ge­ren­te de­por­ti­vo lai­co, co­mu­ni­có re­cien­te­men­te su idea de re­nun­ciar, ins­tan­cia que se ha­bría des­en­ca­de­na­do de­bi­do a la su­ma de di­ver­sas di­fe­ren­cias, las que apun­tan a la in­de­pen­den­cia de sus fun­cio­nes. De he­cho, Aguad acom­pa­ñó al e q ui po e n Men­do­za, de - sem­pe­ñan­do sus fun­cio­nes ha­bi­tua­les y op­tó, di­cen en la con­ce­sio­na­ria, por man­te­ner­se en és­tas a la es­pe­ra de to­mar una de­ci­sión fi­nal, la que se­rá con­ver­sa­da en­tre todos, tra­tan­do de su­pe­rar los in­con­ve­nien­tes.

En es­te sen­ti­do, la con­ce­sio­na­ria hoy arries­ga per­der a uno de sus hom­bres que ha si­do cla­ve en la exi­to­sa po­lí­ti­ca de­por­ti­va del club, pues, des­de su arri­bo (4 de agos­to de 2009), Aguad ha si­do par­tí­ci­pe en la traí­da de ju­ga­do­res que han des­co­lla­do en los úl­ti­mos tí­tu­los del equi­po.

Sin ir más le­jos, eso pa­só con el arri­bo a la “U” de

RR Eduardo Var­gas, quien fue “pe­lea­do” por el ge­ren­te de­por­ti­vo a fin de su­mar­lo a Uni­ver­si­dad de Chi­le.

De he­cho, y lue­go de un par de tem­po­ra­das, Var­gas fue ven­di­do al Napoli en la trans­fe­ren­cia más ca­ra por un ju­ga­dor des­de Chi­le a El gol de Angelo Henríquez, an­te Go­doy Cruz, le dio la cla­si­fi­ca­ción a la “U” y ade­más con­fir­ma la apues­ta de Jorge Sam­pao­li. El DT so­li­ci­tó a la di­ri­gen­cia un “9” t r as la abrup­ta sa­li­da de Gus­ta­vo Ca­na­les a China, pe­ro su pe­ti­ción no fue cum­pli­da por la di­ri­gen­cia. En ese es­ce­na­rio, el jo­ven de 17 años se ha ga­na­do un lu­gar a pun­ta de go­les: su­ma dos en el Tor­neo (en cin­co due­los) y en la Co­pa otro par, en cua­tro jue­gos.

Sin em­bar­go, no se en­ce­gue­ce por su óp­ti­mo ren­di­mien­to. “Tra­to de no preo­cu­par­me de eso y es­tar con­cen­tra­do en ju­gar bien y en­tre­nar. No me nu­blo con un club ex­tran­je­ro, lo­gro que an­ti­ci­pa pa­ra la “U”, ade­más, un pró­xi­mo ba­lan­ce que se­rá his­tó­ri­co.

El po­si­ble ale­ja­mien­to o no de Aguad anun­cia reunio­nes que po­drían ofi­cia­li­zar un adiós más que im­pen­sa­do. el mo­men­to que vi­vo”, di­jo el ata­can­te, quien mo­ti­vó al Man­ches­ter Uni­ted a fir­mar un acuer­do con la “U” por US$4,5 mi­llo­nes y que pue­de ha­cer efec­ti­vo des­de 2014, si es que se con­so­li­da en el cua­dro es­tu­dian­til.

Igual, la “U” si­gue pen­san­do en el “9”. El má­xi­mo ac­cio­nis­ta, Car­los He­ller, ha­bía an­ti­ci­pa­do que po­drían con­tra­tar uno pa­ra afron­tar la Co­pa y en el ofi­cia­lis­mo no lo nie­gan. Eso sí, Jo­sé Yu­ras­zeck, que asu­mi­rá la pre­si­den­cia el miér­co­les, fue cau­to: “Se­gu­ra­men­te ten­dre­mos que ref o r z a r a l e q ui p o p a r a e l se­gun­do se­mes­tre, pe­ro eso no es­tá en agen­da por aho­ra”, ex­pli­có.

Por L fút­bol es opi­na­ble y de­mo­crá­ti­co. Fe­de­ri­co Val­dés con­clu­ye su pe­río­do co­mo pre­si­den­te de Azul Azul. Lo ha­ce en un mo­men­to dul­ce, con el bi­cam­peo­na­to de la tem­po­ra­da 2011 y la ob­ten­ción de la Co­pa Sud­ame­ri­ca­na. La cla­si­fi­ca­ción a oc­ta­vos de fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res es la guin­da de la tor­ta.

Val­dés y quie­nes lo acom­pa­ña­ron en su ges­tión ca­mi­na­ron por la fór­mu­la en­sa­yo-error, pe­ro tu­vie­ron la ca­pa­ci­dad de apren­der y dar vuel­ta la pá­gi­na. El fi­cha­je de Jo­sé Ba­sual­do y ese la­men­ta­ble se­gun­do se­mes­tre de 2009 fue lo más ba­jo, aun­que in­clu­so en ese pe­río­do el club man­tu­vo su pro­ta­go­nis­mo in­ter­na­cio­nal. Los oc­ta­vos de fi­nal de Ser­gio Mar­ka­rian y la se­mi­fi­nal de Gerardo Pe­lus­so en la Li­ber­ta­do­res tam­bién re­sal­tan. El ac­tual se­lec­cio­na­dor pe­ruano tuvo otro hi­to con el tí­tu­lo del Aper­tu­ra 2009.

En la ho­ra del ba­lan­ce, Val­dés ar­gu­men­ta que no exis­te pun­to de com­pa­ra­ción en­tre la “U” que ellos re­ci­bie­ron y la ac­tual, afir­man­do que la cam­pa­ña del año an­te­rior es la más bri­llan­te en la his­to­ria del fút­bol chi­leno. Más de al­gu­na vez, in­clu­so, ha plan­tea­do que so­bre eso no hay du­da. Y en es­te úl­ti­mo pun­to no tie­ne ra­zón. Gus­te o no, el fút­bol chi­leno no re­gis­tra un pro­ce­so más exi­to­so que el de Co­lo Co­lo 91. El equi­po de Mir­ko Jo­zic le­van­tó la Co­pa Li­ber­ta­do­res, el ma­yor trofeo de nues­tro con­ti­nen­te, su­peran­do a Na­cio­nal, Bo­ca Ju­niors y Olim­pia, cam­peón de­fen­sor. El Bo­ca de Oscar Ta­bá­rez lu­cía la ex­plo­sión de Gabriel Ba­tis­tu­ta, el me­jor ni­vel de Die­go La­to­rre, el ofi­cio go­lea­dor de Al­fre­do Gra­cia­ni, la je­rar­quía en el fon­do de Juan Si­món y el que a la sa­zón era qui­zás uno de los me­jo­res ar­que­ros del mun­do: Car­los Na­va­rro Mon­to­ya.

La ob­ten­ción de la Sud­ame­ri­ca­na no se pue­de com­pa­rar con la Li­ber­ta­do­res. Es co­mo con­fron­tar la Eu­ro­pa Lea­gue, o las ex­tin­tas Re­co­pa o Co­pa UEFA, con la Cham­pions.

Ese pro­ce­so al­bo fue enor­me, por­que se lo­gró el tri­cam­peo­na­to en el for­ma­to de tor­neos lar­gos, que pre­mia la re­gu­la­ri­dad. Un ca­mino que par­tió en 1986 con el tí­tu­lo con­se­gui­do por Ar­tu­ro Sa­lah, que ins­ta­ló al “Ca­ci­que” en la Li­ber­ta­do­res de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da en­tre 1987 y 1992. En el plano ins­ti­tu­cio­nal, la ha­bi­li­ta­ción del Mo­nu­men­tal mar­ca la his­to­ria de Co­lo Co­lo. Des­de su ca­sa cre­ció has­ta to­car la Co­pa que los del Atlán­ti­co nos pri­va­ban con bue­nas y ma­las ar­mas.

En el ca­so de la pro­pia “U”, es in­jus­to no re­cor­dar el ci­clo 94-95, con un bi­cam­peo­na­to des­pués de un cuar­to de si­glo de se­quía, que con­clu­ye con el pri­mer se­mes­tre de 1996. A ese cua­dro en el que bri­lla­ban Mar­ce­lo Salas, Ser­gio Var­gas y Leo­nar­do Ro­drí­guez, por men­cio­nar tres re­fe­ren­tes, lo asal­ta­ron a mano ar­ma­da en la can­cha de Ri­ver, don­de el im­pre­sen­ta­ble y du­do­so juez ecua­to­riano Al­fre­do Ro­das se hi­zo el gil al no san­cio­nar un pe­nal a Es­te­ban Va­len­cia.

Fe­de­ri­co Val­dés es­tá en su de­re­cho de pen­sar y de­cir que Uni­ver­si­dad de Chi­le 2011 es el equi­po más im­por­tan­te de nues­tra his­to­ria fut­bo­le­ra. Di­ri­gió es­te pro­ce­so y, ade­más, es hin­cha. El pun­to es que el pe­rio­dis­mo de­be po­ner la pe­lo­ta con­tra el pi­so.

Aho­ra, si es­te cua­dro de Jorge Sam­pao­li le­van­ta la Li­ber­ta­do­res, con­si­guien­do el do­ble­te in­ter­na­cio­nal, se­rá sin dis­cu­sión el me­jor equi­po chi­leno de todos los tiem­pos. Oja­lá.

FO­TO: AGENCIAUNO

RR

FO­TO: AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.