La cre­cien­te in­fluen­cia de Car­los Zan­ni­ni, el ase­sor más cer­cano de Cris­ti­na K

El se­cre­ta­rio Le­gal y Téc­ni­co de la Pre­si­den­cia ar­gen­ti­na es con­si­de­ra­do co­mo el ideó­lo­go del kirch­ne­ris­mo. Ha tra­ba­ja­do jun­to a los Kirch­ner des­de que el fa­lle­ci­do ex man­da­ta­rio co­men­zó su ca­rre­ra po­lí­ti­ca en San­ta Cruz.

La Tercera - - MUNDO - Pa­blo Ro­di­llo M.

R A pe­sar de los car­gos que ha os­ten­ta­do en su ca­rre­ra, Car­los Alberto Zan­ni­ni siem­pre se ha des­ta­ca­do por su ba­jo per­fil. Pe­ro se tra­ta del fun­cio­na­rio de ma­yor con­fian­za y el que más in­flu­ye en la Pre­si­den­ta ar­gen­ti­na, Cris­ti­na Fer­nán­dez. El hom­bre que es­tá de­trás de to­da de­ci­sión re­le­van­te de la Ca­sa Ro­sa­da. Ade- más, es el ideó­lo­go del kirch­ne­ris­mo. Su car­go: se­cre­ta­rio Le­gal y Téc­ni­co de la Pre­si­den­cia, el cual ejer­ce des­de el 25 de ma­yo de 2003, día en que Nés­tor Kirch­ner asu­mió la pre­si­den­cia ar­gen­ti­na.

Aun­que ve­nía tra­ba­jan­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po antes con los Kirch­ner, la in­fluen­cia de Zan­ni­ni cre­ció tras la muer­te del ex pre­si­den­te. Has­ta en­ton­ces, su rol era dar

R for­ma ju­rí­di­ca a las de­ci­sio­nes pre­si­den­cia­les, pe­ro des­de 2011 am­plió su área de in­fluen­cia a la po­lí­ti­ca, al par­ti­ci­par en la crea­ción de las lis­tas del kirch­ne­ris­mo pa­ra las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de oc­tu­bre pa­sa­do, mi­sión que le de­le­gó la mis­ma pre­si­den­ta.

Ade­más, es el ideó­lo­go de va­rias po­lí­ti­cas im­ple­men­ta­das por los Kirch­ner du­ran­te los úl­ti­mos años, co­mo la es- ta­ti­za­ción de los fon­dos de pen­sio­nes pri­va­dos, la con­tro­ver­ti­da ley de me­dios, el uso de las re­ser­vas del Ban­co Cen­tral y el Fút­bol pa­ra Todos. De pa­so, le ad­ju­di­can la em­bes­ti­da gu­ber­na­men­tal con­tra el líder de la po­de­ro­sa cen­tral obre­ra CGT, Hu­go Mo­yano, ex alia­do de los Kirch­ner.

Ca­ta­lo­ga­do de “du­ro” por el en­torno pre­si­den­cial, ca­li­fi­ca de “enemi­gos del pue­blo” a los opo­si­to­res. Jun­to a Má­xi­mo Kirch­ner (que no tie­ne car­go), es par­te del “dis­co du­ro” del go­bierno, se­gún el dia­rio por­te­ño La Na­ción, y es el fun­cio­na­rio de ma­yor tra­to dia­rio con la man­da­ta­ria.

Con el hi­jo de la pre­si­den­ta man­tie­ne una bue­na re­la­ción, aun­que tie­nen, a ve­ces, sus ro­ces. La úl­ti­ma pe­lea fue por una li­bre­ta de Nés­tor Kirch­ner don­de ano­ta­ba a mano todos los acuer­dos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos que sus­cri­bía. “Pa­re­ce ser que Zan­ni­ni que­ría esa li­bre­ta cuan­do fue en­con­tra­da. Pe­ro Má­xi­mo la re­tu­vo. Ello ge­ne­ró un re­vue­lo en el en­torno de la pre­si­den­ta”, ase­gu­ran den­tro de la Ca­sa Ro­sa­da. Zan­ni­ni “has­ta ha­ce que el vicepresidente, Ama­do Bou­dou, no jue­gue de lo­cal y de­ba ir a ver­lo a su des­pa­cho”, di­ce La Na­ción.

As­cen­so al po­der

Ter­ce­ro de cua­tro her­ma­nos, Zan­ni­ni na­ció en 1954 en la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa de Vi­lla Nue­va. Hi­jo de un al­ba­ñil y una due­ña de ca­sa, de­jó su pue­blo a prin­ci­pios de los 70 pa­ra ir­se a es­tu­diar De­re­cho a la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba. Allí co­men­zó a mi­li­tar en la Van­guar­dia Co­mu­nis­ta. 1984 Co­no­ce a Kirch­ner por in­ter­me­dio de un ami­go. 1987 Es nom­bra­do se­cre­ta­rio de go­bierno mu­ni­ci­pal de Río Ga­lle­gos por Kirch­ner. 1991 Es de­sig­na­do co­mo mi­nis­tro de go­bierno de la pro­vin­cia de San­ta Cruz. 2003 Es nom­bra­do co­mo se­cre­ta­rio Le­gal y Téc­ni­co de la Pre­si­den­cia.

Tras el gol­pe mi­li­tar de 1976, Zan­ni­ni fue arres­ta­do por cua­tro años en una cár­cel de Ciu­dad de La Pla­ta. Al ser li­be­ra­do re­gre­só a Cór­do­ba y se re­ci­bió de abogado en 1981. Ya en de­mo­cra­cia, en 1983, un ami­go le hi­zo una pro­pues­ta que le cam­bia­ría la vi­da: lo in­vi­to a mu­dar­se a Río Ga­lle­gos, cu­na de los Kirch­ner.

“El ami­go de Zan­ni­ni fue quien le abrió la re­la­ción con el ex pre­si­den­te. Se co­no­cie­ron cuan­do Kirch­ner ni si­quie­ra era in­ten­den­te de Río Ga­lle­gos y el abogado cor­do­bés re­cién en­tra­ba a tra­ba­jar en la fis­ca­lía pro­vin­cial”, di­ce el co­lum­nis­ta de Cla­rín, Ju­lio Blank. De ahí en ade­lan­te, en 1984, Zan­ni­ni nun­ca más se des­pe­gó de los Kirch­ner.

FO­TO: PRE­SI­DEN­CIA AR­GEN­TI­NA

RR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.