Ale­jan­dro Jo­do­rowsky, el re­na­cen­tis­ta que no se apa­ga ni con ocho dé­ca­das

Con 83 años, “es­tá otra vez en la cres­ta de la ola”, se­gún la re­vis­ta ame­ri­ca­na Film Com­ment. En ju­nio vuel­ve a ro­dar en To­co­pi­lla. La dan­za de la reali­dad, fil­me au­to­bio­grá­fi­co, es su pri­me­ra pe­lí­cu­la des­pués de 22 años y se­rá pro­ta­go­ni­za­da por su hi­jo B

La Tercera - - CULTURA&ENTRETENCIÓN - Ro­dri­go Gon­zá­lez M.

R Veinte años no es na­da di­ce el es­tri­bi­llo de Vol­ver, el tan­go más em­ble­má­ti­co de Car­los Gar­del. A Ale­jan­dro Jo­do­rowsky, na­ci­do en To­co­pi­lla ha­ce 83 años, el tan­go lo mar­có co­mo a todos los de su ge­ne­ra­ción, en su in­fan­cia y ju­ven­tud. Y si hay héroes o an­ti­hé­roes en sus pe­lí­cu­las, es­tos son siem­pre so­li­ta­rios, con­de­na­dos o sal­va­dos por sus pro­pias ac­cio­nes. En mo­do tan­go.

El gui­ño real en­ton­ces es que han pa­sa­do 20 años, ca­si na­da en tér­mi­nos tan­guís­ti­cos, des­de que reali­zó su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, El la­drón del ar­coí­ris (1990), una pro­ducc i ó n c o n P e t e r O’ T o o l e , Omar Sha­rif y Ch­ris­top­her Lee. El ci­ne es la dis­ci­pli­na, más allá de la si­co­ma­gia, los li­bros e in­clu­so el có­mic, don­de Jo­do­rowsky co­se­chó más ad­mi­ra­ción en su vi­da.

Des­de Fan­do y Lis en 1968 has­ta San­ta san­gre en 1989, pa­san­do por su­pues­to por la an­to­ló­gi­ca El to­po (1970). Las historias son co­no­ci­das: John Len­non y Yo­ko Ono vie­ron la pe­lí­cu­la y se trans­for­ma­ron en sus abo­ga­dos y após­to­les. La voz co­rrió en la tur­bu­len­ta es­ce­na mu­si­cal y fíl­mi­ca de los 70 y al ca­rro de ad­mi­ra­do­res se subie­ron Pe­ter Fon­da, Bob Dy­lan, Da­vid Lynch, Den­nis Hop­per y Pe­ter Gabriel.

Aho­ra, es­tá “otra vez en la cres­ta de la ola”, se­gún la pres­ti­gio­sa re­vis­ta de ci­ne es­ta­dou­ni­den­se Film Com­ment. En los úl­ti­mos años y re­suel­tos los pro­ble­mas de de­re­chos con su vie­jo pro­duc­tor Allen Klein, se re­lan­za­ron en co­pias re­mas­te­ri­za­das sus fil­mes. Y ha te­ni­do “un gran re­na­ci­mien­to de su ca­rre­ra en EE.UU.”, ano­ta Film Com­ment.

A fi­nes del año pa­sa­do el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York (MOMA) ago­tó s us lo­ca­li­da­des pa­ra una char­la con él: en­tre los asis­ten­tes no ha­bía nin­gún don na­die. Es­ta­ban, por ejem­plo, Yo­ko Ono, Court­ney Lo­ve, Wi­llem Da­foe y Mart­ha Ste­wart. Al día si­guien­te pre­sen­tó El to­po en el Lin­coln Cen­ter a sa­la re­ple­ta.

El re­torno

Tras lo­grar re­unir a pro­duc­to­res fran­ce­ses y me­xi­ca­nos, el au­tor se dis­po­ne a rea­li­zar un fil­me que se­rá ro­da­do en­te­ra­men­te en Chi­le. Es au­to­bio­grá­fi­co, se ha­rá en­tre ju­nio y ju­lio, y cos­ta­rá dos mi­llo­nes de dó­la­res se­gún c o n f i r ma su hi­jo Bron­tis Jo­do­rowsky, pro­ta­go­nis­ta del tra­ba­jo. Tie­ne el gran mé­ri­to de ser el pri­mer l a r g o met r a j e que Jo­do-

R rowsky ha­ce en Chi­le. Las ra­zo­nes hay que bus­car­las en un asun­to bio­grá­fi­co: La dan­za de la reali­dad, que así se lla­ma­rá la cin­ta, se ba­sa en la pri­me­ra par­te de su li­bro ho­mó­ni­mo. Es de­cir es la crian­za y la vi­da en fa­mi­lia en el nor­te: sus pa­dres, su in­fan­cia y su ju­ven­tud.

El ci­neas­ta ya se en­cuen­tra en el país tra­ba­jan­do en el cas­ting en el nor­te de Chi­le, con­cen­tra­do cuál ju­ga­dor de fút­bol pre­vio a un par­ti­do, sin tener de­ma­sia­do con­tac­to con asun­tos ex­tra­fíl­mi­cos. “Ni si­quie­ra qui­so que un equi­po ad­jun­to rea­li­za­ra un ma­king of de la pe­lí­cu­la. Só­lo bus­ca tran­qui­li­dad”, ex­pli­ca des­de Pa­rís Bron­tis Jo­do­rowsky. “Yo ha­ré de Jai­me Jo­do­rowsky, el pa­dre de Ale­jan­dro. Un ti­po muy se­ve­ro y dis­tan­te, un in­mi­gran­te de los pro­groms de l a vi e j a Ru­sia.

R Pe­ro Gen­te sa­cri­fi­ca­da, es­for­za­da, pe­ro sin mu­cha sicología”, ex­pli­ca Bron­tis, que en enero es­tu­vo en Chi­le pre­sen­tan­do la obra tea­tral El gorila, di­ri­gi­da por su pa­dre en San­tia­go a Mil.

“La ha­re­mos en To­co­pi­lla, don­de él na­ció, y en San­tia­go. Por aho­ra no que­re­mos dar más nom­bres de ac­to­res. Só­lo de­cir que en ju­nio em­pie­za to­do, que mi pa­dre po­drá tener 83 años, pe­ro tie­ne el co­ra­zón in­tac­to, la sa­lud perfecta (aca­ba de ha­cer­se un che­queo) y só­lo quie­re ro­dar”, di­ce Bron­tis.

Trans­ver­sal

Au­tor de cer­ca de 50 ál­bu­mes d e c ó mi c s y d e u n a mues­tra pa­ra­le­la en el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Pa­rís con sus tui­teos (sí, es uno de los ar­tis­tas más seguidos en el twit­ter, que él lla­ma “el hai­ku del si­glo XXI”), el rea­li­za­dor aca­ba de pu­bli­car en Ita­lia s u wes­tern gr á f i c o Boun­cer.

El tiem­po pa­sa en for­ma inexo­ra­ble pa­ra al­gu­nos, pe­ro al pa­re­cer no tan­to pa­ra él. Ha­ce un par de se­ma­nas mu­rió el in­flu­yen­te ar­tis­ta fran­cés Moe­bius, 10 años me­nor, con el que reali­zó al­gu­nos de sus me­jo­res tra­ba­jos. Y es­to no lo di­ce cual­quie­ra. Lo di­ce Neil Gai­man, uno de los gran­des au­to­res de fan­ta­sía y de no­ve­la grá­fi­ca ac­tual: “Pa­ra mí, lo me­jor de Moe­bius fue La sa­ga del in­cal, con Jo­do­rowsky”.

La in­fluen­cia del au­tor de To­co­pi­lla pa­re­ce ser trans­ver­sal. Co­mo re­la­tó Pe­ter Bis­kind en Mo­to­res tran­qui­los, to­ros sal­va­jes, a ini­cios de los 70 sen­tar­se en la sa­la de pro­yec­cio­nes de BBS a ver El to­po “y fu­mar un po­rro con Bert (Sch­nei­der), Bob (Ra­fel­son), Den­nis Hop­per y Jack Ni­chol­son, era lo más in”. Hop­per le lle­gó a mos­trar su se­gun­da pe­lí­cu­la The last mo­vie -la que si­guió a Bus­co mi des­tino- a Jo­dor o ws k y , e n b u s c a d e su apro­ba­ción. No la tuvo.

Ya en el mi­to que­da aque­lla his­to­ria que di­ce que Pe­ter Gabriel, fan de El to­po, se pa­só idean­do el con­cep­to de The l a mb l i e s d o wn o n Braad­way (el dis­co cum­bre de Ge­ne­sis) tras ver el wes­tern de Jo­do­rowsky.

Lo que sí es un he­cho es que el año pa­sa­do el Fes­ti­val de Can­nes su­frió un no­caut de ac­ción y héroes anónimos con la pe­lí­cu­la Dri­ve, p r o t a g o n i z a d a p o r Rya n Gos­ling. Se lle­vó el premio a Me­jor Di­rec­tor pa­ra el da­nés Ni­co­las Win­ding Refn, quien se la de­di­có con nom­bre y ape­lli­do (en los cré­di­tos) al rea­li­za­dor de To­co­pi­lla.

¿Pe­ro por qué Jo­do­rowsky, un ár­bol ya oc­to­ge­na­rio, si­gue dan­do fru­tos? “Por­que siem­pre hi­zo lo que qui­so”, di­ce su hi­jo. “Na­die le im­pu­so na­da. En los 70 se po­día. Ha­bía pro­duc­to­res arries­ga­dos, no fi­nan­cis­tas. Es­ta­ban Fe­lli­ni, Berg­man y todos ellos. No sé si aho­ra po­drían. Sin em­bar­go, no soy pe­si­mis­ta. Lle­ga­ron las cá­ma­ras en al­ta de­fi­ni­ción, más ba­ra­tas y a mi pa­dre le gus­ta­ron. Por eso es­tá de vuel­ta”.

RR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.