¿Quién le po­ne el cas­ca­bel al ga­to?

La erra­di­ca­ción de las con­duc­tas de ma­to­na­je es, an­te to­do, una ta­rea so­cial y edu­ca­cio­nal más que le­gal.

La Tercera - - NEGOCIOS - Ro­dri­go Cas­tro

L TE­MA del bull­ying irrum­pió en nues­tro sis­te­ma es­co­lar pa­ra que­dar­se. Aun­que no ten­go ci­fras exac­tas, es evi­den­te que con­ti­núan exis­tien­do si­tua­cio­nes de es­te ti­po en los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les. No sé si és­tas han au­men­ta­do el úl­ti­mo tiem­po; qui­zás lo que su­ce­de es que co­mo aho­ra exis­ten me­ca­nis­mos le­ga­les pa­ra dar cuenta de di­chas si­tua­cio­nes, las víc­ti­mas y sus pa­dres se atre­ven a de­nun­ciar es­te ti­po de he­chos ne­ga­ti­vos y, de­bi­do a es­to, se co­no­ce una ma­yor can­ti­dad de ca­sos.

Es­te es un te­ma que a todos to­mó por sor­pre­sa, ya que siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te y la ley lle­va muy po­co tiem­po co­mo pa­ra ha­cer una eva­lua­ción se­ria so­bre su apli­ca­ción; con to­do, con­si­de­ro que és­ta tie­ne elementos im­por­tan­tes pa­ra des­in­cen­ti­var, pre­ve­nir y cas­ti­gar las con­duc­tas de “ma­to­na­je es­co­lar”. Ha­ce po­co, un co­le­gio aca­ba de ser mul­ta­do por no ha­ber si­do di­li­gen­te pa­ra en­fren­tar un ca­so de es­te ti­po. Es­to cons­ti­tu­ye una se­ria ad­ver­ten­cia a todos los di­rec­to­res de es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les, pa­ra que se preo­cu­pen de pro­mo­ver una educación pa­ra la bue­na con­vi­ven­cia es­co­lar y de im­ple­men­tar me­di­das pre­ven­ti­vas con­tra el bull­ying. Todos es­ta­mos em­pe­ña­dos en pro­mo­ver bue­nas prác­ti­cas de con­vi­ven­cia al in­te­rior de nues­tros es­ta­ble­ci­mien­tos, y en los pro­yec­tos edu­ca­ti­vos es un te­ma que de­be es­tar pre­sen­te.

Es in­tere­san­te con­si­de­rar que los co­le­gios son los pri­me­ros in­tere­sa­dos en erra­di­car el bull­ying de sus co­mu­ni­da­des es­co­la­res, por­que es­tas ma­las prác­ti­cas afec­tan gra­ve­men­te el am­bien­te edu­ca­ti­vo y la nor­ma­li­dad de los pro­ce­sos de en­se­ñan­za y apren­di­za­je. Sin em­bar­go, pa­ra los co­le­gios es di­fí­cil ha­cer su ta­rea si no cuen­tan con la co­la­bo­ra­ción de los pa­dres y apo- de­ra­dos, y con la de los pro­pios es­tu­dian­tes, pa­ra en­fren­tar los al­tos ni­ve­les de vio­len­cia del en­torno so­cial y, es­pe­cial­men­te, la fuer­te in­fluen­cia de al­gu­nos pro­gra­mas, jue­gos y si­tios en in­ter­net, don­de se mues­tran y pro­mue­ven ac­cio­nes de vio­len­cia pro­ta­go­ni­za­das por ma­to­nes.

Es es­pe­cial­men­te di­fí­cil en­fren­tar si­tua­cio­nes de bull­ying cuan­do vic­ti­ma­rios y víc­ti­mas per­te­ne­cen a la mis­ma co­mu­ni­dad es­co­lar. La si­tua­ción de am­bos es un desafío edu­ca­ti­vo, pe­ro el tra­ta­mien­to de am­bos no pue­de ser igual, y se de­be pri­vi­le­giar a la víc­ti­ma por so­bre el o los vic­ti­ma­rios. Aquí na­die pue­de im­po­ner una fór­mu­la a los co­le­gios, ya que ca­da uno pre­sen­ta reali­da­des dis­tin­tas, lo que ha­ce que ca­da uno bus­que la me­to­do­lo­gía que pue­da en­gra­nar de me­jor for­ma en­tre lo que el es­ta­ble­ci­mien­to plan­tea en su re­gla­men­to in­terno y lo que quie­ren los pa­dres y apo­de­ra­dos del es­ta­ble­ci­mien­to. Cla­ra­men­te, el cli­ma es­co­lar es un fac­tor de éxi­to en el co­le­gio.

La dis­mi­nu­ción, y oja­lá la erra­di­ca­ción de las con­duc­tas de ma­to­na­je, es, an­te to­do, una ta­rea so­cial y edu­ca­cio­nal más que le­gal, y en ella la educación pro­pia­men­te tal y la pre­ven­ción son cla­ves. Es ne­ce­sa­rio que la opi­nión pú­bli­ca con­fíe en los co­le­gios, y dé tiem­po a la im­ple­men­ta­ción y a la apli­ca­ción tan­to de las me­di­das que exi­ge la ley co­mo de las que ca­da co­le­gio es­ta­blez­ca por ini­cia­ti­va pro­pia y se­gún su ex­pe­rien­cia y pro­yec­to edu­ca­ti­vo. UIZAS EL ejem­plo más pa­ten­te de fal­ta de proac­ti­vi­dad en nues­tra cla­se po­lí­ti­ca es el pro­yec­to de ley de ta­ri­fi­ca­ción vial. Es­ta ini­cia­ti­va le­gal se en­cuen­tra dur­mien­do el sue­ño de los jus­tos ha­ce más de 20 años.

Pa­ra na­die es una no­ve­dad que San­tia­go y otras ciu­da­des del país cre­cen, y de es­ta ma­ne­ra au­men­ta la ex­pan­sión ur­ba­na, ade­más de la ta­sa de mo­to­ri­za­ción, ex­ten­sión y du­ra­ción de los via­jes. Da­do que todos es­tos in­di­ca­do­res cre­cen por so­bre la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra vial, lo úni­co que po­dría­mos es­pe­rar es que la con­ges­tión se in­cre­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en el cor­to y me­diano pla­zo.

La con­ges­tión se pro­du­ce cuan­do hay es­ca­sez de in­fra­es­truc­tu­ra vial y su con­trol se abor­da au­men­tan­do la ofer­ta de ca­lles o res­trin­gien­do la de­man­da. Así, la cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ra y ges­tión de trá­fi­co per­mi­ten au­men­tar la ofer­ta vial, mien­tras que la de­man­da se pue­de con­tro­lar a tra­vés de res­tric­cio­nes a la cir­cu­la­ción o des­in­cen­ti­vos en zo­nas y ho­ras de con­ges­tión.

En Chi­le, es­ta pro­ble­má­ti­ca se ha en­fren­tan­do con me­di­das coer­ci­ti­vas co­mo la res­tric­ción vehi­cu­lar, que aun­que sea por mo­ti­vos de con­ta­mi­na­ción, tam­bién es im­ple­men­ta­da pa­ra la con­ges­tión, pe­ro con muy ba­ja efec­ti­vi­dad.

Ade­más, se cuenta con in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos co­mo el sis­te­ma tri­bu­ta­rio aso­cia­do al trans­por­te que in­clu­ye per­mi­sos de cir­cu­la­ción, pea­jes e im­pues­to es­pe­cí­fi­co a los com­bus­ti­bles. El per­mi­so de cir­cu­la­ción gra­va en ma­yor me­di­da a los vehícu­los más nue­vos y más lim­pios, lo que des­in­cen­ti­va la re­no­va­ción del par­que au­to­mo­triz. El im­pues­to es­pe­cí­fi­co a los com­bus­ti­bles, por su par­te, es más al­to pa­ra vehícu­los más li­via­nos y me­nos con­ta­mi­nan­tes, y que por tan­to con­tra­di­ce pa­ra lo cual fue crea­do: la cons­truc­ción y man­ten­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra vial. En es­te mis­mo sen­ti­do, hay evi­den­cia que su­gie­re que el im­pues­to que co­rri­ge la ex­ter­na­li­dad pa­ra nues­tro país de­be­ría al­can­zar los US$ 0,62 por li­tro pa­ra la ben­ci­na y US$ 0,55 por li­tro pa­ra el dié­sel.

Aho­ra bien, en Chi­le no exis­ten ta­ri­fas aso­cia­das a los al­tos ni­ve­les de con­ges­tión o con­ta­mi­na­ción pro­du­ci­dos por el par­que vehi­cu­lar. Los cos­tos aso­cia­dos a la con­ges­tión se tra­du­cen en el au­men­to de tiem­po de via­je por par­te de los usua­rios y los cos­tos aso­cia­dos a la con­ta­mi­na­ción son la res­tric­ción vehi­cu­lar y prohi­bi­ción de cir­cu­lar por al­gu­nas vías du­ran­te epi­so­dios crí­ti­cos.

Una de las al­ter­na­ti­vas que se de­bie­se eva­luar al me­nos pa­ra San­tia­go es la apli­ca­ción de un ré­gi­men de ta­ri­fi­ca­ción vial en al­gu­nos pun­tos de la ciu­dad co­mo el cen­tro, y en otros sec­to­res ta­les co­mo “San­hat­tan”.

En es­te con­tex­to, el co­bro por in­gre­sar a de­ter­mi­na­dos lu­ga­res po­dría ser una de las he­rra­mien­tas ade­cua­das pa­ra pro­mo­ver el trans­por­te pú­bli­co y de esa for­ma se ma­xi­mi­za­ría el uso efi­cien­te de la in­fra­es­truc­tu­ra vial. Pe­ro pa­ra que una so­lu­ción de es­te ti­po sea via­ble se re­quie­re con­tar con un sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co que fun­cio­ne ade­cua­da­men­te, re­qui­si­to que el Tran­san­tia­go es­tá muy le­jos de cum­plir. Por ello, es fun­da­men­tal que se per­fec­cio­ne y se re­suel­van a la bre­ve­dad las fa­llas que és­te con­ti­núa pre­sen­tan­do. Lue­go, ca­be pre­gun­tar­se, ¿quién le po­ne el cas­ca­bel al ga­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.