El ele­fan­te en la cris­ta­le­ría

La Tercera - - NEGOCIOS - Juan Ig­na­cio Bri­to

A MA­TRI­CU­LA de todos los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les del país ex­pe­ri­men­tó un sos­te­ni­do cre­ci­mien­to has­ta el 2005, mo­men­to en el que por fac­to­res de dis­mi­nu­ción de la po­bla­ción comienza un pe­río­do de de­cre­ci­mien­to que pa­re­ce no de­te­ner­se. Sin em­bar­go, el com­por­ta­mien­to de la ma­trí­cu­la mu­ni­ci­pal no ha te­ni­do el mis­mo des­tino: su de­cli­ve se ini­cia el 2001. Es­te quie­bre en la ten­den­cia de cre­ci­mien­to de la ma­trí­cu­la del sec­tor al­can­zó una drás­ti­ca caí­da en ci­fras que bor­dea­ron ca­si el 6% anual.

Pe­ro es­tos nú­me­ros se pro­fun­di­zan a par­tir del inicio del pre­sen­te año es­co­lar. Se ra­ti­fi­ca es­ta ten­den­cia, aun­que con una caí­da ma­yor: aho­ra se acer­ca al 8%. No te­ne­mos du­da que la desa­zón de las fa­mi­lias a cau­sa de la pro­lon­ga­da mo­vi­li­za­ción edu­ca­cio­nal del año pa­sa­do, la au­sen­cia de cla­ses, la cri­sis del mo­de­lo edu­ca­ti­vo pú­bli­co fi­nan­cia­do des­de el Es­ta­do, la in­cer­ti­dum­bre y las du­das fren­te a la ca­li­dad, re­fuer­zan es­ta pen­dien­te.

Co­mo con­se­cuen­cia, los mu­ni­ci­pios han te­ni­do que in­cre­men­tar año a año los aportes que rea­li­zan a la educación pú­bli­ca. Ob­via­men­te, una me­nor ma­trí­cu­la pre­su­po­ne me­no­res in­gre­sos. Su­mé­mos­le a ello que la sub­ven­ción edu­ca­cio­nal ca­da vez al­can­za pa­ra me­nos. Por es­to, los mu­ni­ci­pios tu­vi­mos que apor­tar el año pa­sa­do más de 150 mil mi­llo­nes de pe­sos al sec­tor, agu­di­zan­do el en­deu­da­mien­to mu­ni­ci­pal. Así se va res­tan­do aten­ción a los te­mas que tie­nen que ver con las ta­reas pro­pias de los mu­ni­ci­pios.

Pe­se a to­do es­te pa­no­ra­ma, re­co­no­ce­mos y va­lo­ra­mos los aportes rea­li­za­dos úl­ti­ma­men­te, co­mo son el Fon­do de Apo­yo a la Ges­tión Mu­ni­ci­pal de Educación (Fa­gem), la Ley de Sub­ven­ción Es­co­lar Pre­fe­ren­cial (SEP) y los re­cur­sos apor­ta­dos a tra­vés de la Ley de Ca­li­dad y Equi­dad, por men­cio­nar al­gu­nos. Sin em­bar­go, la ma- yor par­te de es­tos re­cur­sos po­seen un fin es­pe­cí­fi­co, por lo que no pue­den ser des­ti­na­dos a fi­nan­ciar el cos­to per­ma­nen­te del ser­vi­cio edu­ca­ti­vo.

En el ac­tual es­ce­na­rio, la Aso­cia­ción Chi­le­na de Mu­ni­ci­pa­li­da­des ha trans­mi­ti­do su preo­cu­pa­ción, aho­ra al nue­vo mi­nis­tro Ha­rald Be­yer, acor­dán­do­se una me­sa téc­ni­ca bi­par­ti­ta que abor­da­rá dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas de so­lu­ción a los pro­ble­mas enun­cia­dos y ha­cien­do un apor­te a la nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad que se quie­re crear. Co­mo ya lo he­mos se­ña­la­do, no so­mos só­lo par­te del pro­ble­ma, que­re­mos ser par­te de la so­lu­ción. No ol­vi­de­mos que he­mos ad­mi­nis­tra­do la educación pú­bli­ca los úl­ti­mos 30 años.

Es­ta­mos em­pe­ña­dos, pe­se a todos los pro­ble­mas que te­ne­mos, en la ge­ne­ra­ción de es­tra­te­gias que per­mi­tan re­ver­tir la si­tua­ción ac­tual, a tra­vés de me­ca­nis­mos que lo­gren fre­nar la caí­da de la ma­trí­cu­la, eva­luar la co­rrec­ción del ac­tual sis­te­ma de fi­nan­cia­mien­to, in­ci­dien­do en el in­cre­men­to jus­to de la sub­ven­ción edu­ca­cio­nal y bus­can­do cau­ti­var a los ni­ños des­de los pri­me­ros años de es­co­la­ri­za­ción, pa­ra lo cual es im­pres­cin­di­ble am­pliar la Jor­na­da Es­co­lar Com­ple­ta a los ni­ve­les de pre­kín­der y kín­der.

Los mu­ni­ci­pios, más allá de los én­fa­sis o de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que se de­ci­dan pa­ra el fu­tu­ro me­ca­nis­mo de la ad­mi­nis­tra­ción edu­ca­cio­nal, que­re­mos su­mar­nos a los es­fuer­zos del país por lo­grar los con­sen­sos ne­ce­sa­rios que ga­ran­ti­cen a to­das las fa­mi­lias una educación de ca­li­dad. Es­to les da sen­ti­do a nues­tras as­pi­ra­cio­nes co­mo go­bierno lo­cal. N DE­MO­CRA­CIA las au­to­ri­da­des son res­pon­sa­bles an­te la po­bla­ción. La ma­yo­ría de las ve­ces así ocu­rre, al pun­to que, cuan­do és­ta pier­de la pa­cien­cia, vo­ta pa­ra sa­car­las del car­go y en­tre­ga la res­pon­sa­bi­li­dad a otros. Sin em­bar­go, en un nú­me­ro ca­da vez ma­yor de oca­sio­nes da la sen­sa­ción de que las co­sas son al re­vés: pa­re­cie­ra que di­ver­sas au­to­ri­da­des de los tres po­de­res del Es­ta­do es­tán har­tas de que no les res­pon­da­mos co­mo ellas quie­ren, por lo cual han de­ci­di­do to­mar la ini­cia­ti­va en una se­rie de ám­bi­tos don­de has­ta ha­ce po­co los ciu­da­da­nos de­ci­día­mos de ma­ne­ra au­tó­no­ma.

Nues­tras au­to­ri­da­des se abu­rrie­ron de que in­sis­tié­ra­mos en to­mar y ma­ne­jar y op­ta­ron por una ley que con­vier­te en de­li­to lo que antes era só­lo una fal­ta; dis­cu­ten la ma­ne­ra de li­mi­tar que nos ex­pon­ga­mos a la pu­bli­ci­dad que pro­mue­ve la co­mi­da cha­ta­rra; se can­sa­ron de ver­nos fu­mar y lo prohi­bie­ron en un sin­nú­me­ro de si­tios don­de antes era común ha­cer­lo; quie­ren evi­tar, a tra­vés de NA PIE­DRA fun­da­men­tal de la so­cie­dad chi­le­na es el ar­tícu­lo 8° de la Cons­ti­tu­ción. En és­te se es­ta­ble­ce la “es­tric­ta pro­bi­dad” pa­ra la ges­tión de los ór­ga­nos del Es­ta­do y de los fun­cio­na­rios de la Ad­mi­nis­tra­ción y co­mo re­gla ge­ne­ral la “pu­bli­ci­dad” de sus ac­tos, re­so­lu­cio­nes y pro­ce­di­mien­tos, sal­vo que se afec­ten el cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes o de­re­chos de las per­so­nas, co­mo la pri­va­ci­dad.

No obs­tan­te, el ejer­ci­cio de la com­pe­ten­cia co­mo au­to­ri­dad de apli­ca­ción que la Ley 20.285 con­fi­rió al Consejo de Trans­pa­ren­cia ha si­do erra­do. Con un ra­di­cal afán trans­pa­ren­tis­ta, y des­con­tex­tua­li­zan­do la in­ter­pre­ta­ción de la nor­ma in­cons­ti­tu­cio­nal que di­ce que “es pú­bli­ca to­da otra in­for­ma­ción que obre en po­der de los ór­ga­nos de la ad­mi­nis­tra­ción...”, se ha obli­ga­do –en­tre otros he­chos- a re­ve­lar des­de el Ser­vel da­tos per­so­na­lí­si­mos de los dis­ca­pa­ci­ta­dos chi­le­nos a cual­quie­ra que lo so­li­ci­te; se ha pre­ten­di­do in­frin­gir el se­cre­to tri­bu­ta­rio de los da­tos per­so­na­les de los pro- una ley, de que pro­nun­cie­mos pa­la­bras que pue­dan ser in­ter­pre­ta­das co­mo dis­cri­mi­na­to­rias; han dis­pues­to que es po­si­ble di­vul­gar los e-mails de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos.

Quie­nes im­pul­san es­tas de­ter­mi­na­cio­nes y otras si­mi­la­res las jus­ti­fi­can afir­man­do que ellas per­mi­ten in­cor­po­rar le­gis­la­ción mo­der­na que nos ubi­ca a la par con, a su jui­cio, en­vi­dia­bles ejem­plos in­ter­na­cio­na­les. En el ca­so del ta­ba­co se men­cio­na a España; en el de la ley de al­coho­les, a Aus­tra­lia. Pa­re­cer­nos a esos paí­ses nos acer­ca­ría al desa­rro­llo. Tam­bién sos­tie­nen que las me­di­das adop­ta­das pre­ser­van los de­re­chos de otros y nos pro­te­gen de cier­tos ma­los im­pul­sos que, en au­sen­cia de las res­tric­cio­nes, se­ría­mos in­ca­pa­ces de con­tro­lar.

La con­se­cuen­cia de es­te afán pa­ter­na­lis­ta es una am­plia­ción de las atri­bu­cio­nes del Es­ta­do y una dis­mi­nu­ción de la au­to­no­mía per­so­nal. Por ello de­fi­nía Oc­ta­vio Paz al Es­ta­do co­mo un ogro fi­lan­tró­pi­co que, que­rien­do ha­cer el bien, aca­ba atro­pe­llan­do la li­ber­tad in­di­vi­dual. No se tra­ta de creer que el Es- pie­ta­rios de bie­nes raíces, y se ha pre­ten­di­do re­vi­sar la ges­tión del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co in­vo­can­do la ne­ce­sa­ria pu­bli­ci­dad de las car­pe­tas in­ves­ti­ga­ti­vas.

Des­de la pers­pec­ti­va de la na­tu­ra­le­za de la in­for­ma­ción so­li­ci­ta­da, aho­ra el Consejo re­suel­ve que un ciu­da­dano tie­ne de­re­cho a que la Ad­mi­nis­tra­ción le en­tre­gue an­te­ce­den­tes que no son ac­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos que pro­duz­can efec­tos ju­rí­di­cos ter­mi­na­les, re­la­cio­na­dos con la tra­mi­ta­ción de una mo­di­fi­ca­ción a la ley so­bre al­ta di­rec­ción pú­bli­ca. Y ocu­rre que ta­les an­te­ce­den­tes es­tán cu­bier­tos por ám­bi­tos de re­ser­va le­gal, ya que afec­tan tan­to el cum­pli­mien­to de las fun­cio­nes del Mi­nis­te­rio Se­cre­ta­ria Ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia co­mo la ne­ce­sa­ria es­fe­ra de pri­va­ci­dad de las opi­nio­nes, con­ver­sa­cio­nes, es­ti­ma­cio­nes, in­tere­ses so­pe­sa­dos o pos­tu­ras del mi­nis­tro res­pon­sa­ble en el Eje­cu­ti­vo de la tra­mi­ta­ción de los pro­yec­tos de ley y, por cier­to, de los par­la­men­ta­rios.

Des­de la pers­pec­ti­va del con­ti­nen­te o del ca­nal elec­tró­ni­co usa­do por el mi­nis­tro pa­ra co­mu­ni­car­se y cum­plir ta­do es el enemi­go, sino de en­ten­der que su es­fe­ra de ac­ción es li­mi­ta­da y de­be con­sis­tir en pro­veer el mar­co ins­ti­tu­cio­nal pa­ra que po­da­mos as­pi­rar a una exis­ten­cia fe­liz. En el ca­so de per­so­nas adul­tas, es­to su­po­ne tra­tar­las co­mo ta­les, no co­mo a ni­ños que ne­ce­si­tan ser re­for­ma­dos y a los cua­les se les de­be en­se­ñar pa­so a pa­so el ca­mino co­rrec­to. El efec­to in­sos­la­ya­ble de ese vo­lun­ta­ris­mo se­rá ha­cer irres­pon­sa­bles a las per­so­nas, al qui­tarl e s a ut ono­mía y s ust i t ui r su ini­cia­ti­va por la del Es­ta­do, ne­gán­do­les de pa­so el re­co­no­ci­mien­to de sus po­ten­cia­li­da­des y su dig­ni­dad. Ade­más, ac­tuar de esa for­ma des­co­no­ce una reali­dad esen­cial: la vi­da y la ex­pe­rien­cia son me­jo­res maes­tras que un gru­po de bu­ró­cra­tas que pue­de ter­mi­nar ha­cien­do ex­pe­ri­men­tos, a ve­ces crue­les, con su­je­tos de car­ne y hue­so. Una gran ten­ta­ción de quien ejer­ce au­to­ri­dad es creer­se un sa­be­lo­to­do ca­paz de de­ci­dir co­mo un pa­dre bie­nin­ten­cio­na­do, pe­ro que fi­nal­men­te mues­tra to­da la de­li­ca­de­za de un ele­fan­te en la cris­ta­le­ría. El an­tí­do­to más po­de­ro­so pa­ra no su­cum­bir a ella es re­cor­dar la re­gla de oro de la de­mo­cra­cia: las au­to­ri­da­des son res­pon­sa­bles an­te los ciu­da­da­nos, no al re­vés. fun­cio­nes co­mo co­le­gis­la­dor, el Consejo es­ti­ma -sin ba­se ju­rí­di­ca só­li­da- que la ga­ran­tía constitucional de la “in­vio­la­bi­li­dad de to­da for­ma de co­mu­ni­ca­ción pri­va­da” - o de ser­vi­do­res y co­rreos elec­tró­ni­cos ins­ti­tu­cio­na­les- de­be ce­der an­te una ne­ce­si­dad de trans­pa­ren­cia, afec­tán­do­se di­rec­ta­men­te la con­fi­den­cia­li­dad que pro­te­ge las co­mu­ni­ca­cio­nes di­gi­ta­les.

Es­tá en jue­go el equi­li­brio idó­neo de ga­ran­tías fun­da­men­ta­les. Pa­ra im­pe­dir que el Consejo de Trans­pa­ren­cia sien­te es­te erra­do pre­ce­den­te, la Cor­te de Ape­la­cio­nes de San­tia­go tie­ne la pa­la­bra. Ade­más de evi­tar que se vul­ne­re la ga­ran­tía del ar­tícu­lo 19 N°5 de la Cons­ti­tu­ción (aho­ra pro­yec­ta­da a los e-mail), y re­co­gien­do la ju­ris­pru­den­cia del Tri­bu­nal Constitucional y la su­ya pro­pia, al igual que en enero del 2011, con­fia­mos que la cor­te es­ti­me que la in­for­ma­ción so­li­ci­ta­da no ne­ce­si­ta ser de­ve­la­da; que la ges­tión de es­te mi­nis­te­rio no vul­ne­ró los prin­ci­pios de la Ley de Trans­pa­ren­cia; que el de­re­cho de ac­ce­so re­cla­ma­do no for­ta­le­ce la trans­pa­ren­cia de la fun­ción pú­bli­ca ni re­du­ce po­si­bles ám­bi­tos de co­rrup­ción, y que el Consejo de­be exi­gir con­cu­rren­cia de un in­te­rés le­gí­ti­mo en los pe­ti­cio­na­rios pa­ra evi­tar que se pre­sen­ten ca­sos de abu­so del de­re­cho de ac­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.