Ci­clo­vía de 4 ki­ló­me­tros co­nec­ta­rá Pe­ña­lo­lén, La Rei­na y Las Con­des

Ma­ña­na se inau­gu­ra un tra­mo de 1,2 km, que se­rá com­ple­men­ta­rio a al de 2,9 km abier­to ha­ce tres años. par­te del sen­de­ro co­rre en pa­ra­le­lo a Av. Las Per­di­ces y el res­to se ex­tien­de por Av. Pa­dre Hur­ta­do.

La Tercera - - SANTIAGO - Evelyn Bri­ce­ño

R Es­te ve­rano el Par­que Fo­res­tal apor­tó 1,5 ki­ló­me­tros a la red me­tro­po­li­ta­na de ci­clo­vías, que en to­tal su­man ca­si 200 ki­ló­me­tros en el Gran San­tia­go. Aho­ra, es el turno de la zo­na oriente, que con­tri­bui­rá con una ci­fra si­mi­lar cuan­do ma­ña­na inau­gu­re los 1,2 ki­ló­me­tros de ci­clo­rru­ta que fal­ta­ban pa­ra com­ple­tar los cua­tro ki­ló­me­tros to­ta­les que unen tres co­mu­nas en la pre-cor­di­lle­ra: Pe­ña­lo­lén, La Rei­na y Las Con­des.

En 2009, se inau­gu­ró la pri­me­ra eta­pa de es­te pro­yec­to, con los 2,9 ki­ló­me­tros que se ex­tien­den a lo lar­go de Av. Las Per­di­ces, en­tre Av. Jo­sé Arrie­ta y Prín­ci­pe de Ga­les. Lue­go de es­to, se co­men­zó a tra­ba­jar en es­te­nue­vo tra­mo, que re­co­rre Av. Pa­dre Hur­ta­do (una de las con­ti­nua­cio­nes de Av. Las Per­di­ces), en­tre Car­los Sil­va Vil­dó­so­la y Av. Bil­bao.

El nue­vo sen­de­ro tam­bién es as­fal­ta­do y dis­po­ne de 2,2 me­tros de an­cho, su­fi­cien­te pa­ra dos vías (ida y vuel­ta). Ade­más de eso, se vie­nen a su­mar 20.000 m2 de áreas ver­des a su al­re­de­dor.

“Es­ta­ba bas­tan­te aban­do­na­do es­te sec­tor”, di­cen los ve­ci­nos de La Rei­na y Las C o n d e s . Mar í a C r i s t i n a , q ui e n v i v e e n Av. Pa d r e Hurt a d o c o n Val e nz ue l a Puel­ma, re­cuer­da que el lu­gar se ha­bía con­ver­ti­do en un mi­cro­ba­su­ral. “Todos los días ve­nía gen­te a bo­tar ca­chu­reos. Aho­ra que­dó bien, pa­re­ce un jar­dín”, di­ce.

Ro­dri­go Abri­go, di­rec­tor de Aseo y Or­na­to de la Mu­ni c i pal i dad de La Rei na, cuenta que des­de sus orí­ge­nes, el pro­yec­to se pen­só co­mo una ci­clo­vía que in­clu­ye­ra un par­que a su al­re­de­dor. “A lo lar­go de es­te nue­vo tra­mo, se con­ser­va­ron más de 200 ár­bo­les y se le agre­ga­ron 75 qui­lla­yes y es­pe­cies ar­bus­ti­vas, co­mo el huil­mo”, afir­ma.

Día y no­che

Una de las co­sas que tie­ne ex­pec­tan­tes a los re­si­den­tes de la zo­na es el cui­da­do de la

R Gran nue­va in­fra­es­truc­tu­ra. María Cris­ti­na es­pe­ra que du­re por años en buen es­ta­do. Te­re­sa, ve­ci­na cer­ca­na a Av. Bil­bao, es­tá preo­cu­pa­da por la se­gu­ri­dad. Todos los fi­nes de se­ma­na an­da en bi­ci­cle­ta con sus dos hi­jos, de cin­co y sie­te años, y es­tá fe­liz con es­te nue­vo sen­de­ro. Sin em­bar­go, le in­quie­tan los po­si­bles ro­bos, es­pe­cial­men­te de no­che. “No me gus­ta­ría que me asal­ta­ran, me­nos con los ni­ños. Tam­po­co, que des­tru­ye­ran el lu­gar”, ex­pli­ca.

En la mu­ni­ci­pa­li­dad ase­gu­ran que se han to­ma­do me­di­das pa­ra que el tra­yec­to sea se­gu­ro. En­tre ellas, la ins­ta­la­ción y re­cam­bio de 250 lu­mi­na­rias en am­bas par­tes de la ci­clo­rru­ta, que per­mi­ti­rán la cir­cu­la­ción de per­so­nas las 24 ho­ras del día. Ade­más, se­rá re­for­za­do por pa­tru­lla­je fre­cuen­te de la Uni d a d de Se­gu­ri­dad y Emer­gen­cias del mu­ni­ci­pio.

Se­gún Abri­go, las lu­ces se­rán de ba­jo con­su­mo y an­ti­van­dá­li­cas. “Per­mi­ti­rán un aho­rro ener­gé­ti­co del 20% res­pec­to de las que exis­tían antes y sus am­po­lle­tas es­ta­rán ubi­ca­das a más de cin­co me­tros de al­tu­ra (lo nor­mal son tres). Tam­bién, los fo­cos se pro­te­ge­rán con un cono de po­li­car­bo­na­to (es­pe­cie de plás­ti­co du­ro) pa­ra que no sea fá­cil que­brar­lo”, ex­pli­ca.

Fue­ra de to­do lo an­te­rior, es­tá con­tem­pla­do un nue­vo mo­bi­lia­rio ur­bano, que cum­ple ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res de se­gu­ri­dad: los es­ca­ños son de con­cre­to, só­lo tie­nen al­gu­nas pie­zas de me­tal y van aper­na­dos al sue­lo. Así, se evi­ta su hur­to y da­ño.

Lo que fal­ta

En ju­lio pró­xi­mo se ins­ta­la­rán má­qui­nas de ejer­ci­cio en es­te nue­vo tra­mo de Av. Pa­dre Hur­ta­do. “Pa­ra esa fe­cha la to­ta­li­dad de la ci­clo­vía -de 4,1 ki­ló­me­tros- se­rá, ade­más, un par­que fun­cio­nal pa­ra to­do ti­po de de­por­tes”, se­ña­la Andrés, ins­truc­tor de un im­por­tan­te gim­na­sio ubi­ca­do cer­ca de la nue­va ci­clo­rru­ta y que ase­gu­ra que usa­rá la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra tro­tar con sus alum­nos.

8 mi­llo­nes cos­tó la se­gun­da fase de es­ta ci­clo­vía. La pri­me­ra, $ 676 mi­llo­nes.

Aun­que el mu­ni­ci­pio no tie­ne pro­yec­cio­nes de cuán­tos ve­ci­nos uti­li­za­rán el sen­de­ro al día, ex­pli­can que su c onstr uc­ci ón se j ust i f i c ó por­que “al­re­de­dor de un 2% de los via­jes en La Rei­na se ha­ce en bi­ci­cle­ta, ci­fra que au­men­ta al 3% los fi­nes de se­ma­na”.

El to­tal de la obra al­can­zó los $ 1.256 mi­llo­nes y fue fi­nan­cia­da con fon­dos del Go­bierno Re­gio­nal Me­tro­po­li­tano (Go­re). Su di­se­ño es­tu­vo a car­go de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de La Rei­na, con el apor­te de la Fundación San Car­los de Mai­po (per­te­ne­cien­te a los ca­na­lis­tas de ese río).

El al­cal­de de La Rei­na, Luis Montt, se­ña­la que “con es­to el mu­ni­ci­pio com­ple­ta­rá ca­si el 40% del plan maes­tro de ci­clo­vías ini­cia­do en 2005 en nues­tra co­mu­na”.

FO­TO: RI­CAR­DO GON­ZA­LEZ

RR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.