LA FIES­TA FIS­CAL

“Lue­go vino el turno de Andrés Ve­las­co, que se ca­rac­te­ri­zó por un gran au­men­to del gas­to fis­cal”.

La Tercera - - NEGOCIOS -

CÓ­MO se ex­pli­ca que de un Fis­co sin gran­des in­gre­sos del co­bre y con ca­pa­ci­dad de aho­rro ha­ya­mos pa­sa­do a un Fis­co que, en­ri­que­ci­do co­mo nun­ca antes por los ma­yo­res in­gre­sos del co­bre, no tie­ne ca­pa­ci­dad de aho­rro y ade­más plan­tea la ne­ce­si­dad de au­men­tar sus in­gre­sos me­dian­te una re­for­ma fis­cal?

La his­to­ria fis­cal re­cien­te in­di­ca que, a co­mien­zos de la dé­ca­da pa­sa­da, ba­jo la con­duc­ción del mi­nis­tro de Ha­cien­da Ni­co­lás Ey­za­gui­rre, se creo la re­gla de su­pe­rá­vit es­truc­tu­ral que plan­tea­ba que el Fis­co gas­ta­ría en fun­ción de sus in­gre­sos de lar­go pla­zo y que és­te man­ten­dría, en pro­me­dio, un aho­rro equi­va­len­te al 1% del PIB. En aquel en­ton­ces se es­ti­ma­ba que los in­gre­sos tri­bu­ta­rios de la mi­ne­ría se­rían muy ba­jos, ya que el pre­cio de lar­go pla­zo que se pro­yec­ta­ba pa­ra el co­bre era un ter­cio de lo que se es­ti­ma hoy.

Lue­go vino el turno de Andrés Ve­las­co, que se ca­rac­te­ri­zó por un gran au­men­to del gas­to fis­cal. En efec­to, cuan­do és­te asu­mió, el gas­to fis­cal re­pre­sen­ta­ba 20% del PIB y cuan­do se fue se ha­bía ex­pan­di­do al 25% del PIB. Peor aún, el ma­ne­jo fis­cal fue muy po­co pro­li­jo y la re­gla de su­pe­rá­vit es­truc­tu­ral ex­pe­ri­men­tó se- rias al­te­ra­cio­nes. Si bien es cier­to de­jó aho­rros fis­ca­les por US$ 15.000 mi­llo­nes, du­ran­te su pe­río­do a car­go de Ha­cien­da el Fis­co re­ci­bió más de US$ 43.000 mi­llo­nes en in­gre­sos pro­ve­nien­tes de la mi­ne­ría.

Más tar­de, con el go­bierno de la Coa­li­ción, Fe­li­pe La­rraín en­tró a or­de­nar las fi­nan­zas pú­bli­cas. Así, par­tió crean­do una co­mi­sión de hom­bres ca­pa­ci­ta­dos que trans­pa­ren­ta­ra los in­gre­sos y gas­tos fis­ca­les del pe­río­do an­te­rior. El re­sul­ta­do fue que el dé­fi­cit fis­cal no era 1,2% del PIB en 2009, sino que 3,1%. Lue­go, se com­pro­me­tió a ge­ne­rar un dé­fi­cit fis­cal es­truc­tu­ral de 1% ha­cia el 2014 y se es­ta­ble­ció, co­mo re­gla ge­ne­ral, que el gas­to pú­bli­co cre­ce­ría me­nos que el cre­ci­mien­to de la economía. Ni en el pro­gra­ma de go­bierno ni des­pués de ha­ber trans­pa­ren­ta­do las cuen­tas fis­ca­les se es­cu­chó al equi­po eco­nó­mi­co ha­blar de la ne­ce­si­dad de ma­yo­res in­gre­sos fis­ca­les es­truc­tu­ra­les. De he­cho, la re­cons­truc­ción del país tras el te­rre­mo­to re­qui­rió de ma­yo­res re­cur­sos fis­ca­les tran­si­to­rios, y así fue co­mo se subió el im­pues­to a las em­pre­sas en tres pun­tos por­cen­tua­les en 2011 y en 1,5 en 2012.

Es en es­te con­tex­to que no se ex­pli­ca el anun­cio de la ne­ce­si- dad de una re­for­ma tri­bu­ta­ria pa­ra au­men­tar la re­cau­da­ción en for­ma per­ma­nen­te. La pro­pues­ta, en lo esen­cial, ha­ría au­men­tar el im­pues­to a las em­pre­sas de 17% a 20%, lo que im­pli­ca­ría una ma­yor re­cau­da­ción fis­cal del or­den de US$ 1.200 mi­llo­nes. Es­to sig­ni­fi­ca­ría una trans­fe­ren­cia de in­gre­sos des­de el sec­tor pri­va­do al sec­tor pú­bli­co por el equi­va­len­te al 0,5% del PIB. La pri­me­ra con­se­cuen­cia de ello se­ría una dis­mi­nu­ción en la ta­sa de aho­rro na­cio­nal, ya que las em­pre­sas y ho­ga­res man­ten­drían, en gran par­te, su ni­vel de gas­to, y el Fis­co lo au­men­ta­ría da­do sus ma­yo­res in­gre­sos. El pro­ble­ma es que ya en 2011 la ta­sa de aho­rro na­cio­nal fue 23,4% del PIB y la ta­sa de in­ver­sión del país 24,6%, lo que sig­ni­fi­có un en­deu­da­mien­to con el ex­te­rior de 1,2%. Peor aún, pa­ra es­te año, sin re­for­ma tri­bu­ta­ria, el Ban­co Cen­tral pro­yec­ta que la de­pen­den­cia del aho­rro ex­terno se­ría cer­ca de 3,4% del PIB. Si le agre­ga­mos el 0,5% de dis­mi­nu- ción del aho­rro, el en­deu­da­mien­to ex­terno se­ría cer­cano a 4% del PIB. Es­te ex­ce­so de gas­to obli­ga­ría al Ban­co Cen­tral a su­bir más rá­pi­do la ta­sa de in­te­rés, con la con­se­cuen­te en­tra­da de ca­pi­ta­les y la re­va­lo­ri­za­ción del pe­so chi­leno. Así, el re­sul­ta­do ma­cro­eco­nó­mi­co de la re­for­ma tri­bu­ta­ria se­ría una ex­pan­sión del gas­to, una re­duc­ción del aho­rro, ma­yo­res ta­sas de in­te­rés y una mo­ne­da más apre­cia­da.

Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que, ha­bien­do au­men­ta­do en for­ma tan sig­ni­fi­ca­ti­va los in­gre­sos fis­ca­les pro­duc­to del boom del co­bre, el Fis­co re­quie­ra aún más in­gre­sos. El año pa­sa­do Chi­le re­ci­bió más de US$ 10.000 mi­llo­nes en in­gre­sos pro­ve­nien­tes del co­bre, equi­va­len­tes al 4% de los in­gre­sos to­ta­les del país. Es­ta con­tri­bu­ción de la mi­ne­ría era im­pen­sa­da a co­mien­zos de la dé­ca­da pa­sa­da. Si bien to­da­vía te­ne­mos cer­ca de un 15% de la po­bla­ción en si­tua­ción de po­bre­za y mu­chas ne­ce­si­da­des so­cia­les en vías de re­sol­ver­se, la pregunta es si un me­nor aho­rro na­cio­nal, ta­sas de in­te­rés más al­tas y una pér­di­da adi­cio­nal de com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tro sec­tor ex­por­ta­dor y de nues­tra in­dus­tria sus­ti­tui­do­ra de im­por­ta­cio­nes, es la for­ma más in­te­li­gen­te de re­sol­ver es­tos pro­ble­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.