¿Ex­cep­cio­na­li­dad mi­li­tar?

La Tercera - - NEGOCIOS - Jo­sé Za­la­quett

AS NO­TI­CIAS so­bre el man­te­ni­mien­to del avión de la Fach si­nies­tra­do en Juan Fer­nán­dez han pues­to so­bre el ta­pe­te el te­ma del se­cre­to mi­li­tar. Es­te tó­pi­co es par­te de uno ma­yor: la ex­cep­cio­na­li­dad mi­li­tar.

Pa­ra co­men­zar por los se­cre­tos, co­mo bien ha di­cho es­te dia­rio, és­tos exis­ten no pa­ra pro­te­ger a las ins­ti­tu­cio­nes ar­ma­das, sino a la de­fen­sa na­cio­nal. Ello es com­pa­ti­ble con la de­mo­cra­cia y, si se en­tien­de co­rrec­ta­men­te, con los de­re­chos hu­ma­nos. De he­cho, los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les per­mi­ten res­trin­gir las li­ber­ta­des ci­vi­les, en­tre otros mo­ti­vos, en aras de la se­gu­ri­dad na­cio­nal, pe­ro siem­pre que ello sea es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio, que la li­mi­ta­ción im­pues­ta sea pro­por­cio­nal a las exi­gen­cias de la si­tua­ción, y que sea com­pa­ti­ble con los prin­ci­pios de una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca.

La in­for­ma­ción so­bre el es­ta­do del avión que trans­por­ta­ba a una ma­yo­ría de ci­vi­les no cal­za con esos cri­te- rios. Si la Fuer­za Aé­rea ac­tuó con ne­gli­gen­cia o tor­pe­za -lo de­ter­mi­na­rá el juez-, que ello se se­pa y co­rri­ja con­tri­bu­ye a que cum­pla me­jor sus fun­cio­nes. Ade­más, los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas tie­nen de­re­cho a sa­ber la verdad so­bre lo ocu­rri­do y, si se jus­ti­fi­ca, a ob­te­ner re­pa­ra­cio­nes por el da­ño su­fri­do.

So­bre el pro­ble­ma más am­plio de la ex­cep­cio­na­li­dad mi­li­tar, Chi­le tie­ne mu­cho tre­cho por re­co­rrer. A me­di­da que la so­cie­dad y la de­mo­cra­cia evo­lu­cio­nan, las fuer­zas ar­ma­das se ven com­pe­li­das tam­bién a cam­biar, pe­ro avan­zan con el freno de mano pues­to, cons­tre­ñi­das por su his­to­ria, su je­rar­qui­za­ción y su en­claus­tra­mien­to so­cial. Sa­be­mos que las ins­ti­tu­cio­nes de la de­fen­sa na­cio­nal no só­lo man­tie­nen una fun­ción y es­truc­tu­ra es­pe­cia­les, sino que, ade­más, tie­nen un sis­te­ma pre­su­pues­ta­rio y de se­gu­ri­dad so­cial, así co­mo es­cue­las, uni­ver­si­da­des, hos­pi­ta­les, tri­bu­na­les y con­jun­tos de vi­vien­da que le son pro­pios. En otras pa­la­bras, han vi­vi­do his­tó­ri­ca­men­te ais­la­das del res­to de la so­cie­dad. Más aún, exis­ten co­no­ci­dos pre­jui­cios re­cí­pro­cos en­tre el mun­do ci­vil y el mi­li­tar. To­do ello es atri­bui­ble al con­jun­to de la so­cie­dad, no só­lo a los uni­for­ma­dos.

No se pue­de de­jar de men­cio­nar la res­pon­sa­bi­li­dad de los mi­li­ta­res por las con­de­na­bles vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos co­me­ti­das du­ran­te la dic­ta­du­ra. Aún vi­vi­mos las do­lo­ro­sas se­cue­las de esos crí­me­nes. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de man­dos cas­tren­ses han ido dan­do pa­sos pa­ra re­tor­nar a las Fuer­zas Ar­ma­das a su fun­ción tra­di­cio­nal den­tro de nues­tra ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Pe­ro aun­que ello se lo­gra­ra ple­na­men­te, to­da­vía que­da­rían pen­dien­tes mu­chos cam­bios.

Al­gu­nas co­sas tien­den a evo­lu­cio­nar, len­ta e in­su­fi­cien­te­men­te, co­mo la doc­tri­na so­bre la obe­dien­cia de las ór­de­nes su­pe­rio­res o la com­pe­ten­cia ex­ce­si­va de los tri­bu­na­les mi­li­ta­res. No obs­tan­te, un país que as­pi­ra a ser desa­rro­lla­do re­quie­re bas­tan­te más: que el mun­do mi­li­tar se so­me­ta al po­der ci­vil ple­na­men­te. Es­to es, que no só­lo ad­hie­ra a una prác­ti­ca de­mo­crá­ti­ca, sino que lo ha­ga con ín­ti­ma con­vic­ción. Ello se irá con­si­guien­do en la me­di­da que se em­pren­da un es­fuer­zo dual de ag­gior­na­men­to e in­te­gra­ción por par­te de las pro­pias Fuer­zas Ar­ma­das y de la ci­vi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.