Ale­ma­nia quie­re dar per­mi­so la­bo­ral a abue­los pa­ra cui­dar a nie­tos

El per­mi­so se­ría análo­go al que se les con­ce­de a los tra­ba­ja­do­res por pa­ter­ni­dad. El pro­yec­to ofi­cia­lis­ta lle­ga en me­dio de la dis­cu­sión de un sub­si­dio pa­ra al­gu­nos pa­dres.

La Tercera - - MUNDO - Juan Gó­mez (El País) Ber­lín

R Ale­ma­nia quie­re in­tro­du­cir un per­mi­so la­bo­ral de “abue­li­dad”. Se­gún los pla­nes de la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU) de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel, el go­bierno in­tro­du­ci­rá pa­ra los abue­los un “per­mi­so análo­go a los tres años” que se con­ce­de a los tra­ba­ja­do­res por pa­ter­ni­dad. Así, los ma­yo­res po­drán com­pa­gi­nar me­jor el tra­ba­jo con el cui­da­do de sus nie­tos. En Ale­ma­nia, el per­mi­so de pa-

R ter­ni­dad pue­de so­li­ci­tar­se has­ta que el hi­jo cum­ple tres años, siem­pre que el pro­ge­ni­tor con­vi­va con el ni­ño y se ocu­pe per­so­nal­men­te de él. De mo­men­to, no se co­no­cen mu­chos de­ta­lles de es­te f u t u r o p e r mi s o p a r a los abue­los. En cual­quier ca­so, la CDU abo­ga por “la im­pli­ca­ción de los abue­los en la educación de los nie­tos”. La cues­tión prin­ci­pal es có­mo se ga­ran­ti­za el re­gre­so de los abue­los a sus pues­tos de tra­ba­jo una vez con­clui­do el pe­río­do de ba­ja o de re-

duc­ción de jor­na­da.

Dis­cu­sión por sub­si­dio

Es­ta pro­pues­ta lle­ga en me­dio de una po­lé­mi­ca en­tre los par­ti­dos de la coa­li­ción de cen­tro­de­re­cha que go­bier­na Ale­ma­nia. Li­be­ra­les (FDP) y de­mo­cra­ta­cris­tia­nos (CDU/CSU) dis­cu­ten des­de ha­ce me­ses so­bre la in­tro­duc­ción de un sub­si­dio pa­ra los pa­dres que se ocu­pen ex­clu­si­va­men­te de sus hi­jos en ca­sa y re­nun­cien con ello a los jar­di­nes in­fan­ti­les pú­bli­cos o con­cer­ta­dos. La CDU quie­re que los pro­ge­ni­to­res que se ocu­pan de los ni­ños per­ci­ban un sub­si­dio de 100 eu­ros men­sua­les des­de que los pe­que­ños cum­plen un año. A par­tir de 2014, la CDU se plan­tea au­men­tar el sub­si­dio a 150 eu­ros men­sua­les pa­ra los pa­dres que cui­den de sus hi­jos en ca­sa sin lle­var­los a la guar­de­ría.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CDU, Her­mann Gröhe, ex­pli­có en la edi­ción do­mi­ni­cal del dia­rio Die Welt que “la dis­cu­sión si­gue pen­dien­te”. Tan­to es así, que 23 dipu­tados de­mo­cra­ta­cris­tia- nos han anun­cia­do que vo­ta­rán en con­tra del sub­si­dio de­fen­di­do por la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel. Con­si­de­ran, en­tre otras co­sas, que di­cho sub­si­dio di­sua­di­ría a mu­chas fa­mi­lias in­mi­gran­tes de en­viar a sus hi­jos al jar­dín in­fan­til, di­fi­cul­tan­do con ello su apren­di­za­je del ale­mán. La mi­nis­tra de Fa­mi­lia, Kris­ti­na Schrö­der, pro­po­ne, por eso, con­di­cio­nar los pa­gos: só­lo co­bra­ría el que lle­ve re­gu­lar­men­te a sus hi­jos a las re­vi­sio­nes pe­diá­tri­cas. Con­si­de­ra que fal­tar a es­tas re­vi­sio­nes es un in­di­cio de pro­ble­mas fa­mi­lia­res.

“De­be­mos fi­jar­nos en es­te pe­que­ño gru­po” de fa­mi­lias pa­ra ani­mar­las a que lle­ven a sus hi­jos a las guar­de­rías, di­ce.

La opo­si­ción a es­tas sub­ven­cio­nes es no­ta­ble en el res­to de los par­ti­dos, que de­fien­den que el di­ne­ro des­ti­na­do a ellas se di­ri­ja a jar­di­nes in­fan­ti­les pú­bli­cos. El li­be­ral FDP, so­cio de la CDU en el go­bierno, se ha opues­to re­pe­ti­da­men­te a la me­di­da. Las ne­go­cia­cio­nes tendrán que con­ti­nuar.

FO­TO: AFP

RR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.