Or­ga­ni­zan ser­vi­cios de tras­la­do a fies­tas y even­tos por nue­va ley de al­coho­les

La Tercera - - SANTIAGO - Car­los Re­yes Ba­rría

¿Qué ha­cer pa­ra con­ti­nuar con la en­tre­ten­ción noc­tur­na en la ca­pi­tal ba­jo las con­di­cio­nes que im­pu­so la nue­va ley de al­coho­les? Esa fue la pregunta que se hi­cie­ron va­rios res­tau­ran­tes, ba­res y dis­co­te­cas des­pués del 15 de mar­zo, cuan­do em­pe­zó a re­gir es­ta nor­ma­ti­va.

Al­gu­nos lo so­lu­cio­na­ron con un au­men­to de con­ve­nios con ra­dio­ta­xis y otros i nno­va­ron c o n s i s t e mas co­mo el “con­duc­tor de­sig­na­do” (el que no to­ma al­cohol re­ci­be be­bi­das gra­tis en un lo­cal) o el de cho­fe­res que con­cu­rren al lu­gar don­de se en­cuen­tra el clien­te y ma­ne­jan su au­to has­ta su ca­sa.

Sin em­bar­go, los que aún no en­con­tra­ban una so­lu­ción eran quie­nes or­ga­ni­za­ban even­tos le­jos de San­tia­go o en el ce­rro San Cris­tó­bal, has­ta don­de no es ba­ra­to lle­gar en ta­xi (hay que su­mar los $ 2.000 que cues­ta la en­tra­da). “Des­pués de que en­tró a re­gir la ley, vi­mos que la gen­te lle­ga­ba en ta­xi y se que­ja­ba de gas­tar más en trans­por­te. Y los que con­su­mían al­go de al­cohol re­cla­ma­ban por la preo­cu­pa­ción de ser con­tro­la­dos”, cuenta una de las or­ga­ni­za­do­ras de las fies­tas Po­la­roid, An­drea Beher, even­tos de mú­si­ca elec­tró­ni­ca, pa­chan­ga y Mia­mi sty­le que sue­len con­gre­gar a más de 1.000 a s i s t e nt e s e n e l Mir a d o r Cum­bre del ce­rro San Cris­tó­bal o en la Enote­ca. Es por eso que de­ci­die­ron con­tra­tar bu­ses de acer­ca­mien­to.

El sis­te­ma con­sis­te en que un bus mo­de­lo Pullman re­co­ge a l os a s i s t e ntes del even­to en la ca­lle O’con­nell, a pa­sos del Me­tro Man­quehue, pa­ra par­tir a las 11 de la no­che o a la una de la madr u g a d a . E l tras­la­do cues­ta $ 1.000 (mien­tras que un ta­xi, des­de ese pun­to has t a e l mis­mo de s t i no, pue­de al­can­zar los $ 5.000). “Cuan­do se aca­ba la fies­ta, a las cin­co de la ma­ña­na, el bus de­vuel­ve a todos los que lle­van unas pul­se­ras iden­ti­fi­ca­to­rias al mis­mo pun­to de en­cuen­tro”, ex­pli­ca Beher. Ella ha si­do tes­ti­go de có­mo al­gu­nos ta­xis se han apro­ve­cha­do de es­ta ley y han subido su ta­ri­fa por la com­ple­ja ac­ce­si­bi­li­dad del ce­rro.

“Ca­rre­te” arri­ba del bus

Ha­cia el nor­te de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, en el km 53 de la Au­to­pis­ta Los Li­ber­ta­do­res, el En­joy San­tia­go vie­ne acer­can­do a los san­tia­gui­nos tam­bién en bus a sus even­tos noc­tur­nos, co­mo las fies­tas Wo­man Free, cu­yo fuer­te es la mú­si­ca de los 80 y 90. La di­fe­ren­cia es que el bai­le comienza ape­nas los pa­sa­je­ros se suben al vehícu­lo. Se tra­ta de un ser­vi­cio lla­ma­do party bus, con ca­pa­ci­dad pa­ra 40 per­so­nas y que cuenta con an­fi­trio­nas que re­par­ten cer­ve­zas a los in­vi­ta­dos mien­tras se di­ri­gen al ca­sino, en un tra­yec­to que de­mo­ra 40 mi­nu­tos. “La idea fue ha­cer al­go que no hi­cie­ra te­dio­so el te­ma de ma­ne­jar o to­mar. Ade­más, es gra­tis”, cuenta el pro­duct ma­na­ger de even­tos del ca­sino En­joy, Juan Andrés Ló­pez de San­ta María.

El pun­to de reunión es el Par­que Arau­cano. Ahí par­ten es­tos vehícu­los en­tre las 10 y las 11.30 de la no­che. Lue­go de la fies­ta hay ra­dio­ta­xis dis­po­ni­bles pa­ra quie­nes lo re­quie­ran, en­tre las cua­tro y las 4.30 de l a ma­ña n a , o t a mbién bu­ses de acer­ca­mien­to que al­can­zan l os $ 8.000 y que de­jan a los clien­tes en el Ter­mi­nal Los Héroes, Plaza Ita­lia o en la ca­lle Gil­ber­to Fuen­za­li­da, a un cos­ta­do del mall Al­to Las Con­des.

Los otros even­tos

La nue­va ley de al­coho­les es­tá ins­ta­lan­do po­co a po­co una ten­den­cia en­tre quie­nes ofre­cen fies­tas en lu­ga­res que no son cén­tri­cos en San­tia­go.

El 31 de mar­zo, la pro­duc­to­ra Tor­nas or­ga­ni­zó la fies­ta Dy­na­mi­te 2012 pa­ra ce­le­brar “el úl­ti­mo ve­rano del mun­do”, que tuvo más de 3.000 asis­ten­tes en una par­ce­la de Ca­le­ra de Tan­go, fa-

R Se

R mo­sa por ha­ber si­do la lo­ca­ción del reality Pe­lo­tón.

Pa­ra ello, dis­pu­sie­ron bu­ses de acer­ca­mien­to gra­tui­tos en Los Do­mi­ni­cos y en Es­cue­la Mi­li­tar. El sis­te­ma, ase­gu­ran, lo van a re­pli­car en el pró­xi­mo even­to que reali­cen en un sec­tor pe­ri­fé­ri­co de la ciu­dad.

A una me­nor es­ca­la es­tán las ca­sas re­ser­va­das pa­ra e v e nt o s pr i v a dos -co­mo ma­tri­mo­nios, cum­plea­ños, aniver­sa­rios, fies­tas de 15 y reunio­nes em­pre­sa­ria­les-, que tam­bién han adop­ta­do su pro­pias ideas. La Ca­so­na Ca­ña­ve­ral –an­ti­guo lu­gar de des­can­so y reunio­nes po­lí­ti­cas de Salvador Allen­de, ubi­ca­do en el ki­ló­me­tro 5 del Ca­mino a Fa­re­llo­ne­ses­tá im­ple­men­tan­do un sis­te­ma de mo­tos ple­ga­bles, de la mano de las so­cias de la Ban­que­te­ría Soya y Miel.

Ellas se die­ron cuenta de que exis­tía es­ta ne­ce­si­dad en­tre sus clien­tes y en­car­ga­ron ese ti­po de vehícu­los a Ita­lia, los que se pue­den ple­gar en el por­ta­ma­le­tas. De es­ta ma­ne­ra, los asis­ten­tes pe­sos cues­tan los bu­ses de acer­ca­mien­to a las fies­tas que se rea­li­zan en el San Cris­tó­bal. mi­nu­tos se­pa­ran a los sec­to­res cén­tri­cos de la ca­pi­tal de las fies­tas que se ha­cen fue­ra de és­ta. al even­to en la ca­so­na pue­den lla­mar al mo­to­ci­clis­ta pa­ra que los va­ya a bus­car, con­duz­ca su au­to y lue­go re­gre­se a su tra­ba­jo en la mo­to­ci­cle­ta.

“Por aho­ra só­lo es­ta­mos ha­cien­do via­jes de cor­te­sía, pe­ro el sis­te­ma co­men­za­rá a fun­cio­nar en ju­lio”, di­ce Eri­ca Gur­vich, una de las so­cias de la ban­que­te­ría.

FO­TO: JUAN FA­RIAS

RR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.