Fi­gu­ra del ba­llet de Ale­ma­nia de­bu­ta en el Teatro Mu­ni­ci­pal

La Tercera - - CULTURA&ENTRETENCIÓN - Ro­dri­go Gon­zá­lez M.

Mu­je­res. Siem­pre fue­ron las protagonistas ab­so­lu­tas de la vie­ja, clásica y ve­ne­ra­ble ver­sión de Na­ta­lia Ma­ka­ro­va que du­ran­te años cir­cu­ló por el or­be y que fue es­tre­na­da en el Ame­ri­can Ba­llet. La mis­ma co­reo­gra­fía de la bai­la­ri­na ru­sa fue por bas­tan­te tiem­po el es­tán­dar del Teatro Mu­ni­ci­pal, has­ta que en el 2009 Luis Or­ti­go­za pro­pu­so un nue­vo con­cep­to. “Uno en don­de los hom­bres ten­gan más pro­ta­go­nis­mo, con más dan­zas pa­ra ellos”, di­ce.

Es­ta ver­sión es la que re­tor­na des­de ma­ña­na al Teatro Mu­ni­ci­pal de San­tia­go y que se pre­sen­ta has­ta es­te sá­ba­do 21 de abril. Con mú­si­ca del aus­tría­co Lud­wig Min­kus (1826-1917) y di­se­ños de Pa­blo Nú­ñez, La bayadera es una his­to­ria am­bien­ta­da en la In­dia. Por es­ta ra­zón exi­ge una gran can­ti­dad de de­co­ra­dos, tra­jes exó­ti­cos y bai­la­ri­nes so­bre el es­ce­na­rio.

La obra se ins­pi­ra en re­la­tos clá­si­cos de la In­dia y des­cri­be la re­la­ción de amor en­tre una bai­la­ri­na de la cor­te (la bayadera del tí­tu­lo) y un gue­rre­ro de nom­bre So­lor. Pa­ra des­gra­cia de la bayadera, el ra­já desea que So­lor se ca­se con su pro­pia hi­ja. “A pe­sar de que es una obra exó­ti­ca y don­de hay re­yes, tie­ne un po­co más los pies en la tie­rra. Me re­fie­ro a que no es un cuen­to de ha­das co­mo El la­go de los cisnes o La be­lla dur­mien­te, y eso nos da más li­ber­tad de tra­ba­jo”, ex­pli­ca Or­ti­go­za, quien ade­más de di­ri­gir la pro­duc­ción tie­ne el rol de So­lor.

A pe­sar de las mo­di­fi­ca­cio­nes de Or­ti­go­za, don­de el rol del hom­bre lo­gra al­go más de im­por­tan­cia, La ba­ya­de- del ba­llet son siem­pre a las 19 ho­ras, con pre­cios de $ 2 mil a $ 46 mil. To­ca la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de San­tia­go, di­ri­gi­da por Jo­sé Luis Do­mín­guez. Los otros ba­llets del año son La fierecilla do­ma­da, La be­lla dur­mien­te, Drá­cu­la 2012 y Cas­ca­nue­ces. ra si­gue sien­do una pie­za don­de la mu­jer es la gran pro­ta­go­nis­ta. En es­ta oca­sión, el rol de Ni­ki­ya -la bayadera- es pa­ra la ru­sa An­na Osad­cen­ko, la pri­me­ra bai­la­ri­na del Ba­llet de Stutt­gart y una de las fi­gu­ras emer­gen­tes de la dan­za mun­dial.

Se­gún Mar­cia Hay­dée, di­rec­to­ra del Ba­llet de San­tia­go, An­na Osad­cen­ko tie­ne en el cam­po del ba­llet un per­fil per­fec­ta­men­te com­pa­ra­ble al de Plá­ci­do Do­min­go en la ópe­ra. A pe­sar de con­tar con un gran re­per­to­rio a sus es­pal­das, has- ta el mo­men­to, Osad­cen­ko no ha­bía te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ha­cer La bayadera. “Nin­gún ba­llet es fá­cil, nun­ca. Siem­pre hay su­fri­mien­tro y es­fuer­zo. Siem­pre hay di­fi­cul­ta­des. Pe­ro la re­com­pen­sa de lo­grar una gran ac­tua­ción es una de las me­jo­res sen­sa­cio­nes que se pue­de t e ner. Y e s mag­ní­fi­co po­der de­bu­tar con es­te ba­llet aquí, en el Teatro Mu­ni­ci­pal. En ri­gor, ha­cer La bayadera fue siem­pre un sue­ño”, di­ce Osad­cen­ko.

For­ma­da en Ru­sia y lue­go en la es­cue­la en Stutt­gart, Ale­ma­nia, Osad­cen­ko lle­va en su san­gre ar­tís­ti­ca elementos de am­bas es­cue­las. “La educación en Ru­sia es du­ra, sin lá­gri­mas, sin que­jas: ‘Si quie­res ha­cer­lo bien, tie­nes que pa­sar por es­to’, te di­cen. En Ale­ma­nia, en cam­bio, cui­dan más de ti, atien­den a tus pe­ti­cio­nes y tu es­ta­do emo­cio­nal. Es muy dif e r e nt e , más c o r d i a l . E n cier­to sen­ti­do, fue me­jor pa­sar pri­me­ro por la es­cue­la ru­sa. Te pre­pa­ras me­jor pa­ra lo que vie­ne”, di­ce Osad­cen­ko. Jun­to a ella, tam­bién des­ta­can en la pro­duc­ción An­dre­za Ran­di­sek y Na­ta­lia Be­rríos.

FO­TO: RAUL LOR­CA

RR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.