Do­cu­men­tal chi­leno El Hua­so se es­tre­na en Ba­fi­ci y vie­ne a San­fic

Di­ri­gi­do por Car­lo Pro­to, na­rra la his­to­ria de su pa­dre, quien se ra­di­có en Ca­na­dá y se con­si­de­ra en­fer­mo ter­mi­nal. Co­pro­duc­ción chi­leno-ca­na­dien­se se mues­tra ma­ña­na en Bue­nos Ai­res y en agos­to de­bu­ta en San­tia­go.

La Tercera - - CULTURA&ENTRETENCIÓN - Luis Fe­li­pe Zú­ñi­ga

R La im­pla­ca­ble ge­né­ti­ca. La his­to­ria de los Pro­to es­tá mar­ca­da por ella. La he­ren­cia bio­ló­gi­ca ha gol­pea­do fuer­te en las vi­das de Guillermo, Gus­ta­vo y Car­lo Pro­to, abue­lo, pa­dre e hi­jo, res­pec­ti­va­men­te, un clan fa­mi­liar de as­cen­den­cia ita­lia­na que se ins­ta­ló en Chi­le a prin­ci­pios de los años 30, en ple­na de­pre­sión eco­nó­mi­ca mun­dial, y que hoy re­si­de en Ca­na­dá.

Car­lo Guillermo (To­ron­to, 1979), el más jo­ven de la ra­ma, de­ci­dió re­gis­trar la his­to­ria de su pa­dre, Gus­ta­vo, ex­plo­ran­do las dis­yun­ti­vas in­te­rio­res de un hom­bre que cree es­tar en­fer­mo ter­mi­nal­men­te. Por un fren­te, a Gus­ta­vo lo a c e c ha el f a nt a s ma del alz­hei­mer de su di­fun­ta ma­dre; por otro, el sui­ci­do de su pa­dre. Quie­re aca­bar con su vi­da. De eso tra­ta el do­cu­men­tal El hua­so ( 2012), lar­go­me­tra­je de­but de Car­lo Pro­to, re­gis­tro que se pre­sen­ta ma­ña­na y el vier­nes en el Bue­nos Ai­res Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne In­de­pen­dien­te (Ba­fi­ci).

Pro­duc­ción chi­leno-ca­na­dien­se, El hua­so par­ti­ci­pa­rá lue­go en el fes­ti­val Hot Docs, el cer­ta­men de do­cu­men­ta­les más re­le­van­te de Nor­tea­mé­ri­ca, y en agos­to en el San­tia­go Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne (San­fic).

La tra­ma de El hua­so es ín­ti­ma, es el re­la­to en pri­me­ra per­so­na de un pa­dre que no quie­re se­guir vi­vien­do. “A pe­sar de que los ex­tra­ña­ré, me sien­to bien sa­bien­do que ellos han cre­ci­do. No pre­ten­do que mi fa­mi­lia en­tien­da lo que es­toy tra­tan­do de ha­cer”, re­la­ta en tono fu­nes­to la voz en

RR off de Gus­ta­vo en el fil­me. Ba­sa­do en una se­rie de dia­rios que su pa­dre es­cri­bió en plan de de­jar es­te mun­do, Car­lo en­he­bró el hi­lo que con­du­ce la na­rra­ción de la pe­lí­cu­la. El úl­ti­mo afán de su pa­dre era re­unir a to­do el clan fa­mi­liar en Chi­le, en una ha­cien­da cam­pe­si­na en Pu­chun­ca­ví. “Mi pa­pá te­nía una ima­gen del hua­so tris­te y ro­mán­ti­co, si­mi­lar al sad cow­boy nor­te­ame­ri­cano. Esa in­fluen­cia más el te­ma he­re­di­ta­rio me ayu­da­ron a ar­mar la his­to­ria”, cuenta Car­lo, des­de Mon­treal.

La cin­ta se su­ma a la ten­den­cia por fil­mar historias per­so­na­les en bús­que­da de cla­ves de iden­ti­dad, co­mo el ca­so de Hi­ja (2011), de la chi­le­na Ma-

R ría Paz Gon­zá­lez, ga­na­do­ra del úl­ti­mo Fi­docs.

He­ren­cia ines­ta­ble

Gus­ta­vo Pro­to y su es­po­sa, Ana Gabriela, emi­gra­ron en 1971, en bús­que­da de me­jo­res pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas. Con 21 años, la pa­re­ja se ca­só y de­jó el país, pri­me­ro rum­bo a Nue­va York, lue­go a Ca­na­dá. Allí na­ció Car­lo, quien vi­vió po­co más de un año en Nor­tea­mé­ri­ca, pues la fa­mi­lia de­ci­dió vol­ver a Chi­le. Cin­co años des­pués, Gus­ta­vo de­jó el tra­ba­jo que te­nía en una car­ni­ce­ría fa­mi­liar en Qui­llo­ta y emi­gró nue­va­men­te. “En nues­tra his­to­ria no es­tá in­clui­da la si­tua­ción po­lí­ti­ca de Chi­le. In­flu­yó más el en­torno eco­nó­mi­co, qui­zá la prin­ci­pal ra­zón de nues­tros cons­tan­tes via­jes”, de­ta­lla Car­lo.

Es­ta­ble­ci­dos de nue­vo en Ca­na­dá, los via­jes a Chi­le ya eran só­lo de vi­si­ta.

Pa­ra Gus­ta­vo Pro­to re­sul­tó muy fuer­te el con­tras­te en­tre el gris ur­bano de To­ron­to y el cam­po chi­leno. “Adap­tar­se es la he­rra­mien­ta más gran­de que me en­se­ñó mi fa­mi­lia. Fue fuer­te pa­ra no­so­tros ir de un pue­blo ru­ral, don­de todos te co­no­cen, a un lu­gar im­per­so­nal y cos­mo­po­li­ta co­mo Ca­na­dá”, di­ce. El cam­bio afec­tó a su pa­dre. Un des­arrai­go se­me­jan­te al que al­gu­na vez sin­tió su abue­lo, Guillermo, tras emi­grar de Ita­lia a Chi­le, una vez de­rro­ca­do Mus­so­li­ni y con la economía eu­ro­pea por el sue­lo. “En el do­cu­men- tal son tres ge­ne­ra­cio­nes que lu­chan con­tra un mis­mo de­mo­nio, el mie­do a la in­cer­ti­dum­bre. Mi pa­pá no fue per­fec­to, y su pa­dre, tam­po­co. El te­ma es do­mi­nar ese mie­do y no tras­pa­sar­lo a los hi­jos”, co­men­ta.

Egre­sa­do el 2007 de la Mel Hop­pen­heim School of Ci­ne­ma de Mon­treal, Car­lo de­ci­dió cons­truir su pri­mer re­gis­tro au­dio­vi­sual ba­sa­do en su bio­gra­fía, por­que le in­tere­sa ahon­dar en la ve­ra­ci­dad de los he­chos. “Es­ta es mi ver­sión. De­ci­dí in­vo­lu­crar­me en el re­la­to por­que pa­ra mí era muy ne­ce­sa­rio po­ner­me al mis­mo ni­vel que mi fa­mi­lia, no im­po­ner la cá­ma­ra e in­ti­mi­dar. De lo con­tra­rio se­ría in­jus­to con ellos”, di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.