Las tres cau­sa­les

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Clau­dia Pas­cual Jac­que­li­ne van Rys­sel­berg­he

Wal­ker, só­lo hi­zo su apa­ri­ción en el mo­men­to en que la Pre­si­den­ta subió a la ta­ri­ma pa­ra dar su dis­cur­so. La fa­lan­ge ya ha­bía cri­ti­ca­do la for­ma en que se ma­te­ria­li­za­ba la ini­cia­ti­va -pe­dían que el go­bierno no en­via­ra un pro­yec­to pro­pio y se re­mi­tie­ra a pa­tro­ci­nar al­gu­na mo­ción par­la­men­ta­ria so­bre la ma­te­ria-, ade­más de ad­ver­tir que ac­tua­rían con li­ber­tad de ac­ción a la ho­ra de la vo­ta­ción en el Con­gre­so. Así, du­ran­te los po­cos más de 10 mi­nu­tos que du­ró el dis­cur­so de la Pre­si­den­ta, Wal­ker se abs­tu­vo de aplau­dir, como hi­zo el res­to de los asis­ten­tes.

El pro­yec­to de ley anun­cia­do ayer por el go­bierno -y que in­gre­sa­rá por la Cá­ma­ra de Dipu­tados- apun­ta a des­pe­na­li­zar el abor­to cuan­do la ma­dre co­rre ries­go vi­tal, el fe­to su­fre una al­te­ra­ción con­gé­ni­ta o ge­né­ti­ca in­com­pa­ti­ble con la vida ex­tra­ute­ri­na, y cuan­do el em­ba­ra­zo es re­sul­ta­do de una vio­la­ción. Y en la pre­sen­ta­ción del tex­to se des­pe­ja­ron al­gu­nos al­can­ces de la ini­cia­ti­va, como las se­ma­nas de ges­ta­ción lí­mi­tes que se per­mi­ti­rán pa­ra la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo en

El pro­yec­to de ley per­mi­te la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo, de for­ma vo­lun­ta­ria, en tres si­tua­cio­nes: que la mu­jer se en­cuen­tre en ries­go vi­tal pre­sen­te o fu­tu­ro; cuan­do el em­brión o fe­to pa­de­ce al­te­ra­cio­nes es­truc­tu­ra­les con­gé­ni­tas o ge­né­ti­cas in­com­pa­ti­bles con la vida ex­tra­ute­ri­na, y cuan­do se pre­sen­ta un em­ba­ra­zo pro­duc­to de una vio­la­ción. La de­ci­sión de abor­tar de­be que­dar ma­ni­fies­ta por es­cri­to, an­te el mé­di­co tra­tan­te. ca­sos de vio­la­ción, los pro­ce­di­mien­tos y las obli­ga­cio­nes que ten­drán los mé­di­cos y cen­tros hos­pi­ta­la­rios (ver cla­ves del pro­yec­to).

Jus­ta­men­te a par­tir de es­tos de­ta­lles se co­men­za­ron a vis­lum­brar al­gu­nas dis­cu­sio­nes le­ga­les so­bre la pos­tu­ra que po­drían te­ner las clí­ni­cas pri­va­das. Mien­tras el pro­yec­to del go­bierno per­mi­te que los doc­to­res pue­dan ape­lar a la ob­je­ción de con­cien­cia pa­ra evi­tar prac­ti­car un abor­to, se es­ta­ble­ce, a su vez, que to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos de­ben es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra es­te ti­po de pro­ce­di­mien­tos. “Las ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud, pú­bli­cas y pri­va­das, no pue­den ha­cer la ob­je­ción de con­cien­cia como ta­les”, di­ce la mi­nu­ta que ad­jun­tó el go­bierno en la pre­sen­ta­ción del men­sa­je, ad­vir­tien­do que es­te ti­po de ob­je­ción es de ca­rác­ter “in­di­vi­dual”.

Pe­se a es­to, el rec­tor de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, Ig­na­cio Sán­chez, ya ade­lan­tó ayer que “en nues­tra red UC Ch­ris­tus no se ha­rán abor­tos, nues­tros prin­ci­pios y va­lo­res no van a cam­biar por un de­ter­mi­na­do pro­yec­to de ley. Es­to es de­fi­ni­ti­vo” (ver en­tre­vis­ta pá­gi­na 4). “He­mos cum­pli­do un com­pro­mi­so, no só­lo el que te­ne­mos en nues­tro pro­gra­ma de go­bierno, sino con la ciu­da­da­nía”. “Vi­ne pa­ra ma­ni­fes­tar mi preo­cu­pa­ción por el pro­yec­to que se es­tá fir­man­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.