“Si hay pro­fe­sio­na­les de la Red UC que es­tán dis­po­ni­bles pa­ra ha­cer abor­tos, de­be­rán ir a tra­ba­jar a otro lu­gar”

Rec­tor de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca: Au­to­ri­dad aca­dé­mi­ca se­ña­la que los mé­di­cos de esos re­cin­tos ad­hie­ren a una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios que lo im­pi­de. “En nues­tra red no se ha­rán abor­tos (...). Es­to es de­fi­ni­ti­vo”, in­di­có la au­to­ri­dad de esa ca

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Oriana Fernández

Como un “aten­ta­do a la vida de un inocen­te” de­fi­nió el rec­tor de la U. Ca­tó­li­ca, Ig­na­cio Sán­chez, los al­can­ces del pro­yec­to de ley que per­mi­te des­pe­na­li­zar la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo. Otro pun­to que abor­dó la ini­cia­ti­va le­gis­la­ti­va del go­bierno fue que no se­rá apli­ca­ble la ob­je­ción de con­cien­cia de clí­ni­cas y hos­pi­ta­les. “En nues­tra Red UC no se ha­rán abor­tos”, en­fa­ti­zó. ¿Qué opi­na del pro­yec­to del Eje­cu­ti­vo? Es una pro­pues­ta de acep­tar el abor­to, es de­cir, le­gi­ti­mar ac­cio­nes con­du­cen­tes a eli­mi­nar la vida de un ni­ño en ges­ta­ción, por de­ci­sión ma­ter­na. Creo que es un aten­ta­do a la vida de ese inocen­te que no tie­ne voz pa­ra opi­nar. Es un ac­to dis­cri­mi­na­to­rio que se rea­li­za en una per­so­na que no tie­ne la po­si­bi­li­dad de de­fen­der­se. ¿Es ne­ce­sa­ria la ini­cia­ti­va si ya se prac­ti­ca en el sis­te­ma de sa­lud? Le­gis­lar so­bre la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo por ries­go ma­terno no tie­ne sen­ti­do en nues­tro país. Las po­si­bi­li­da­des de ac­tuar de acuer­do al co­rrec­to ac­to y de­ci­sión mé­di­ca es­tán pre­sen­tes en Chile. Si exis­ten ca­sos en que es­to no se ha rea­li­za­do, es un error mé­di­co que no de­be so­lu­cio­nar­se con una ley, sino con for­ma­ción y ac­to pro­fe­sio- nal ade­cua­do. La pro­pues­ta del go­bierno in­clu­ye que una mu­jer vio­la­da pue­da abor­tar, ¿cuál es su pos­tu­ra? La vio­la­ción es un ac­to cruel, re­pu­dia­ble, por lo que la mu­jer de­be re­ci­bir un apo­yo y com­pa­ñía pa­ra po­der re­cu­pe­rar­se de es­te ve­ja­men bru­tal. Sin em­bar­go, no po­de­mos re­pa­rar un ac­to cruel y vio­len­to con otro ac­to si­mi­lar: es de­cir, ma­tar a un inocen­te. La res­pues­ta de la so­cie­dad de­be ser el acom­pa­ña­mien­to y apo­yo de la mu­jer vio­la­da que es­tá em­ba­ra­za­da. El Es­ta­do de­be im­ple­men­tar me­di­das de pre­ven­ción de es­tas si­tua­cio­nes. El abor­to no es una op­ción que de­mues­tre un com­pro­mi­so y apo­yo por par­te de la so­cie­dad. Us­ted ca­li­fi­có como “dis­cri­mi­na­to­rio” que en la red pú­bli­ca no se ha­ga un acom­pa­ña­mien­to a mu­je­res con em­ba­ra­zos vul­ne­ra­bles. Lo re­afir­mo, se dis­cri­mi­na a las mu­je­res que no tie­nen los re­cur­sos pa­ra op­tar por pro­gra­mas de acom­pa­ña­mien­to en em­ba­ra­zos vul­ne­ra­bles. En los em­ba­ra­zos con mal­for­ma­cio­nes le­ta­les , por ejem­plo, el sis­te­ma pri­va­do tie­ne pro­gra­mas de apo­yo a las fa­mi­lias: les ayu­dan a so­por­tar y en­ten­der me­jor el do­lor in­men­so que se pro­du­ce en es­ta si­tua­ción. Las ma­dres po­bres de­ben te­ner es­te mis­mo ac­ce­so. No pro­veer­lo es dis­cri­mi­na- to­rio. La Pre­si­den­ta ha di­cho al fir­mar el pro­yec­to: ‘No po­de­mos obli­gar a mu­je­res que car­guen so­las con el do­lor’, es­to es, efec­ti­va­men­te, a lo que apun­ta es­te pro­gra­ma: apo­yar­las y acom­pa­ñar­las en el do­lor. Exis­ten mé­di­cos en la Red UC Ch­ris­tus que po­seen una pos­tu­ra li­be­ral, ¿se les per­mi­ti­rá ac­tuar si lo so­li­ci­ta una pa­cien­te? Los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan en nues­tra uni­ver­si­dad ad­hie­ren de ma­ne­ra li­bre e in­for­ma­da a la De­cla­ra­ción de Prin­ci­pios, que ex­pli­ci­ta de ma­ne­ra cla­ra que el res­pe­to a la vida es un bien ma­yor y prin­ci­pal en nues­tro queha­cer mé­di­co. Si hay pro­fe­sio­na­les que es­tán dis­po­ni­bles pa­ra rea­li­zar abor­tos, de­be­rán ir a tra­ba­jar a otros lu­ga­res en don­de es­ta prác­ti­ca se reali­ce y acep­te. En nues­tra red UC Ch­ris­tus no se ha­rán abor­tos, nues­tros prin­ci­pios y va­lo­res más pro­fun­dos no van a cam­biar por un de­ter­mi­na­do pro­yec­to de ley. Es­to es de­fi­ni­ti­vo. ¿Qué pa­sa­rá con las aten­cio­nes de ur­gen­cia a em­ba­ra­za­das en la red? ¿Se­rán de­ri­va­das? Se de­ben dis­tin­guir dos si­tua­cio­nes muy di­fe­ren­tes. Hoy, y en el fu­tu­ro, to­da em­ba­ra­za­da con ries­go vi­tal que re­quie­re una te­ra­pia mé­di­ca la va a re­ci­bir, ya que es­to es el re­fle­jo de una ade­cua­da con­duc­ta mé­di­ca. In­sis­to en que es­ta cau­sal del pro­yec­to es in­ne­ce­sa­ria. Tam­bién si se re­ci­be a una mu­jer con una emer­gen­cia pro­duc­to de un ac­to de ti­po abor­ti­vo rea­li­za­do en su ho­gar, se va a tra­tar en nues­tro hos­pi­tal pa­ra sal­var la vida de la ma­dre. Otra si­tua­ción di­fe­ren­te es que una ma­dre so­li­ci­te un abor­to sin es­tar en ries­go vi­tal, o por las cau­sa­les ex­pues­tas de mal­for­ma­ción le­tal o vio­la­ción. En es­tos ca­sos, cla­ra­men­te, la de­ri­va­re­mos a otro hos­pi­tal, pues en nues­tra ins­ti­tu­ción no se rea­li­za­rán es­tos pro­ce­di­mien­tos que tie­nen como ob­je­ti­vo pri­ma­rio eli­mi­nar la vida de un inocen­te.

FO­TO: AGENCIAUNO

El rec­tor Ig­na­cio Sán­chez plan­teó ayer su re­cha­zo al pro­yec­to de ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.