Al fi­nal del día

La Tercera - - OPINIÓN -

FUI UN de­trac­tor, y lo si­go sien­do, de ha­ber ini­cia­do la dis­cu­sión le­gis­la­ti­va de la re­for­ma edu­ca­cio­nal con un pro­yec­to que ter­mi­na con el lu­cro, la se­lec­ción y el copago. Siem­pre me pa­re­ció que se tra­ta­ba de objetivos im­por­tan­tes y que com­par­to; los que, sin em­bar­go, de­bían aco­me­ter­se só­lo des­pués de ha­ber ini­cia­do un pro­ce­so de for­ta­le­ci­mien­to de la educación pú­bli­ca, otor­gan­do así una al­ter­na­ti­va de igual o su­pe­rior ca­li­dad al con­jun­to de alum­nos que de­be­rán tran­si­tar ha­cia el nue­vo sis­te­ma. Las ra­zo­nes por las cua­les el go­bierno op­tó por la es­tra­te­gia con­tra­ria pue­den ser va­rias y, a es­tas al­tu­ras, pa­san a en­gro­sar la his­to­ria de las anéc­do­tas. Se­gún al­gu­nos, hay una pro­fun­da con­vic­ción ideo­ló­gi­ca de­trás de es­te em­pe­ño, mien­tras otros mi­ran ha­cia el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til y a la fuer­za que és­tos to­da­vía tie­nen en el quha­cer de la cla­se po­lí­ti­ca en ge­ne­ral y del go­bierno en par­ti­cu­lar. En mi ca­so, creo que la au­to­exi­gen­cia de con­tar con los pri­me­ros pro­yec­tos an­tes de los 100 días de go­bierno, obli­gó a una es­tra­te­gia que no ne­ce­sa­ria­men­te era com­par­ti­da al in­te­rior del Po­der Eje­cu­ti­vo; por de pron­to, la pro­pia Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca ma­ni­fes­tó al­go si­mi­lar cuan­do hi­zo re­fe­ren­cia a su “primer sen­ti­do”.

Di­cho to­do lo an­te­rior, y apro­ba­da ya la ini­cia­ti­va, per­sis­ti­rá el de­ba­te en torno a sus bon­da­des y fa­len­cias. La fa­se de im­ple­men­ta­ción de es­ta par­te de la re­for­ma irá des­pe­jan­do du­das o acon­se­jan­do co­rre­gir cuan­do sea ne­ce­sa­rio, construyen­do una evi­den­cia en al­go que des­nu­de la tam­bién in­ten­cio­na­da cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción que ron­dó a es­te pro­yec­to, en la que al­gu­nos pe­rió­di­cos de cir­cu­la­ción na­cio­nal in­sis­ten de ma­ne­ra bur­da, como fue el ca­so de la por­ta­da de Las Ultimas No­ti­cias el miér­co­les pa­sa­do. Por su pues­to que se pue­de dis­cre­par, y va­rios así lo hi­ci­mos en di­ver­sos mo­men­tos y en va­rias tri­bu­nas, pe­ro co­sa dis­tin­ta es sub­si­diar la re­tó­ri­ca alar­mis­ta con imá­ge­nes que es­tán muy le­jos de la ver­dad.

En lo per­so­nal, y más allá de mis re­pa­ros, me pa­re­ce que hu­bo un ge­nuino es­fuer­zo por al­te­rar las asi­me­trías en un pro­ce­so cu­yo im­pac­to es cen­tral en el por­ve­nir de los ciu­da­da­nos. Un em­pe­ño que, sin exa­ge­rar, pu­die­ra trans­for­ma­se en un pa­so sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra re­de­fi­nir as­pec­tos re­le­van­tes de nues­tro con­tra­to so­cial. Aun­que con la gra­dua­li­dad que se re­quie­re, es­te pro­yec­to con­tri­bu­ye a la erra­di­ca­ción de las di­fe­ren­cias eco­nó­mi­cas, so­cia­les y cul­tu­ra­les en nues­tro pro­ce­so edu­ca­ti­vo, vol­vien­do a po­ner el fo­co en una pro­me­sa que ha­ce ra­to se trans­for­mó en una qui­me­ra en Chile: que la po­si­bi­li­dad de pro­gre­sar y sur­gir de las per­so­nas de­pen­de­ría só­lo del mé­ri­to, el es­fuer­zo y el ta­len­to. Se tra­ta tam­bién de un apor­te sig­ni­fi­ca­ti­vo a la cons­truc­ción de una so­cie­dad más ar­mó­ni­ca, me­nos de­sigual y con me­jo­res ni­ve­les de cohe­sión so­cial. Hay pro­ce­sos que se­rán com­ple­jos y di­fí­ci­les, pe­ro lle­gó el mo­men­to de per­der­le el mie­do a mez­clar­se, a mi­rar al otro como un igual, a res­pe­tar­nos en las di­fe­ren­cias, va­lo­ran­do y en­con­trán­do­nos con los dis­tin­tos. Y si es­ta­mos de acuer­do en el fon­do, se­rá siem­pre más fá­cil de­ba­tir en torno a las for­mas. La apro­ba­ción de la re­for­ma que po­ne fin al lu­cro, la se­lec­ción y el copago en la educación, su­po­ne un apor­te sig­ni­fi­ca­ti­vo a la cons­truc­ción de una so­cie­dad más ar­mó­ni­ca, me­nos de­sigual y con me­jo­res ni­ve­les de cohe­sión so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.