La de­fen­sa que no fue

La Tercera - - OPINIÓN - Axel Buch­heis­ter

AN­TES QUE ter­mi­na­ra enero, el go­bierno ob­tu­vo la apro­ba­ción de va­rias ini­cia­ti­vas im­por­tan­tes en el Con­gre­so, lo que fue pre­sen­ta­do como un triun­fo po­lí­ti­co. En ver­dad no es pa­ra tan­to, cuan­do siem­pre tu­vo los vo­tos pa­ra apro­bar­las, in­cluí­da la re­for­ma elec­to­ral, en que par­la­men­ta­rios es­cin­di­dos de la Alian­za se sa­bía que vo­ta­rían con el ofi­cia­lis­mo; era co­sa de ha­cer una ofer­ta no muy cos­to­sa, como fa­ci­li­tar­les for­mar un par­ti­do.

Sin em­bar­go, en la re­for­ma edu­ca­cio­nal efec­ti­va­men­te el go­bierno se anotó un triun­fo, ya que du­ran­te un tiem­po es­tu­vo en du­da la apro­ba­ción de as­pec­tos cen­tra­les. Es que se su­pu­so que la DC no apro­ba­ría tan fá­cil­men­te la prohi­bi­ción del lu­cro, el copago y la se­lec­ción. Des­de lue­go, por­que la li­ber­tad de en­se­ñan­za, que in­vo­lu­cra tan­to el de­re­cho de fun­dar y man­te­ner co­le­gios, como la li­ber­tad de los pa­dres a ele­gir el su­yo, for­ma par­te del hu­ma­nis­mo cris­tiano, doc­tri­na que se su­po­ne ins­pi­ra a ese par­ti­do. Pe­ro, ade­más, por­que en el mun­do re­la­cio­na­do con los co­le­gios sub­ven­cio­na­dos, en­tre pa­dres, pro­fe­so­res y sos­te­ne­do­res hay, sin du­da, una ba­se muy pro­cli­ve a la DC, cuan­do no sim­pa­ti­zan­te o mi­li­tan­te. Va­le de­cir, no só­lo los prin­ci­pios mo­ve­rían a una de­fen­sa de la li­ber­tad de en­se­ñan­za, sino que tam­bién el prag­ma­tis­mo. Y fi­nal­men­te, por­que el pre­si­den­te del par­ti­do di­jo que és­te la de­fen­de­ría.

Pe­ro apro­ba­da la ley, ve­mos que la de­fen­sa no se con­cre­tó, pues en lo me­du­lar na­da cam­bió. Se di­ce que lo­gra­ron mo­de­ra­cio­nes, pe­ro la reali­dad es otra: el em­pren­di­mien­to en los co­le­gios se aca­ba en un má­xi­mo de sie­te años, sin con­tar con que los efec­tos de su pros­crip­ción se co­men­za­rán a sen­tir ya (es co­sa que cual­quier sos­te­ne­dor va­ya a pe­dir un cré­di­to a un ban­co); y la se­lec­ción se sus­ti­tu­ye por un pro­ce­so cen­tra­li­za­do de pos­tu­la­ción que ter­mi­na en una tóm­bo­la. Es de­cir, no ha­brá li­ber­tad del sos­te­ne­dor pa­ra ges­tio­nar el pro­yec­to edu­ca­cio­nal, ni de los pa­dres pa­ra es­co­ger el co­le­gio de su pre­fe­ren­cia, ba­sa­da en una mu­tua acep­ta­ción.

¿Y por qué no hu­bo de­fen­sa? Sim­ple­men­te por­que la DC ce­dió an­te el te­mor de per­der pun­tos en el ejer­ci­cio del po­der. El que os­ten­ta hoy en la Nue­va Ma­yo­ría (al­go men­gua­do), no aquel que pro­vie­ne de atraer vo­tan­tes -que lo ase­gu­ra en el lar­go pla­zo-, que des­de­ñó. Es de­cir, pri­vi­le­gió los in­tere­ses de la es­truc­tu­ra in­ter­na, no los de sus vo­tan­tes. Con la po­si­ción que el par­ti­do ha­bía adop­ta­do en el úl­ti­mo tiem­po pa­re­cía que se la ju­ga­ría por lo con­tra­rio, con agu­de­za po­lí­ti­ca, ca­pi­ta­li­zan­do el am­bien­te de re­sis­ten­cia ciu­da­da­na con­tra la re­for­ma edu­ca­cio­nal. Pe­ro no fue así, el po­der es más fuer­te.

¿Qué cos­to pa­ga­rá? De­pen­de­rá mu­cho de la cla­ri­dad que ten­gan los vo­tan­tes so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad de la DC en la apro­ba­ción de una nor­ma­ti­va que los afec­ta gra­ve­men­te, en al­go tan sen­si­ble como la educación de los hi­jos y en la per­sis­ten­cia en re­cor­dar­lo, al­go que no es pa­tri­mo­nio del ser na­cio­nal y co­brar la cuen­ta.

A la cen­tro­de­re­cha se le abre una gran opor­tu­ni­dad en los seg­men­tos que que­dan de­frau­da­dos, pe­ro otra co­sa es que sea ca­paz de apro­ve­char­la. En la re­for­ma edu­ca­cio­nal efec­ti­va­men­te el go­bierno se anotó un triun­fo. Es que se su­pu­so que la DC no apro­ba­ría tan fá­cil­men­te la prohi­bi­ción del lu­cro, el copago y la se­lec­ción, pe­ro fi­nal­men­te sí lo hi­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.