Pro­yec­to pa­ra la le­ga­li­za­ción del abor­to Chile no de­be per­der la ple­na con­sis­ten­cia de su le­gis­la­ción con el res­pe­to irres­tric­to a los de­re­chos hu­ma­nos, par­tien­do por el res­pe­to a la vida sin con­di­cio­nes y en to­das sus eta­pas.

Co­men­te en www.la­ter­ce

La Tercera - - OPINIÓN -

EL GO­BIERNO ha anun­cia­do el en­vío al Con­gre­so de un pro­yec­to de le­ga­li­za­ción del abor­to, el que de ser apro­ba­do res­ta­ría a Chile del pe­que­ño lis­ta­do de paí­ses que hoy, pue­den ex­hi­bir un pleno res­pe­to del de­re­cho a la vida como uno de los de­re­chos hu­ma­nos más im­por­tan­tes. El Con­gre­so de­be­rá adop­tar aho­ra una de­fi­ni­ción al res­pec­to, en un de­ba­te que pre­vi­si­ble­men­te ge­ne­ra­rá po­si­cio­nes muy en­con­tra­das, da­do que ella in­vo­lu­cra los va­lo­res más pro­fun­dos de ca­da uno de los le­gis­la­do­res y sus elec­to­res.

Un primer as­pec­to so­bre el que de­be lla­mar­se la aten­ción es la ne­ce­si­dad de una dis­cu­sión se­ria, sin eu­fe­mis­mos y sin ve­tos a las po­si­cio­nes de ca­da cual y a los va­lo­res que la sus­ten­tan. En es­te sen­ti­do, lla­mar las co­sas por su nom­bre es una pri­me­ra exi­gen­cia pa­ra el de­ba­te, que no se cum­ple cuan­do el go­bierno pre­ten­de ca­li­fi­car es­ta pro­pues­ta como una “des­pe­na­li­za­ción de la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo”, ya que de lo que es­tá ha­blan­do es de con­ver­tir en le­gal una con­duc­ta que hoy es de­li­to, que con­sis­te en lle­var a ca­bo una ac­ción cu­yo re­sul­ta­do pre­vi­si­ble es ter­mi­nar con la vida del em­brión. La “in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo” no es una en­ti­dad se­pa­ra­da de la vida del fe­to.

Una se­gun­da con­si­de­ra­ción es en re­la­ción a la ar­gu­men­ta­ción de que es­te pro­yec­to só­lo pre­ten­de­ría le­ga­li­zar el abor­to en tres ca­sos muy ex­cep­cio­na­les, con lo que se pre­ten­de crear una fal­sa si­tua­ción in­ter­me­dia en­tre la prohi­bi­ción y la le­ga­li­za­ción del abor­to. De acuer­do con el pro­yec­to pre­sen­ta­do ayer, se per­mi­ti­rá prac­ti­car abor­tos en ca­so de que la vida de la ma­dre es­té en ries­go, se de­tec­te la in­via­bi­li­dad de fe­to y cuan­do hay vio­len­cia se­xual. Lo cier­to es que la apro­ba­ción de la pro­pues­ta del Go­bierno sig­ni­fi­ca­ría di­rec­ta­men­te la le­ga­li­za­ción, por­que se cam­bia­ría la de­fi­ni­ción de fon­do, cual es que no es po­si­ble rea­li­zar ac­tos di­rec­tos pa­ra ter­mi­nar con la vida del fe­to, con­duc­ta que hoy es la que se san­cio­na como abor­to. sí, la cau­sal de “pe­li­gro pa­ra la vida de la ma­dre”–ya sea pre­sen­te o fu­tu­ro, como in­di­có la Pre­si­den­ta-ca­re­ce de fun­da­men­to, por­que tal como lo han pre­ci­sa­do reite­ra­da­men­te los es­pe­cia­lis­tas mé­di­cos y ju­rí­di­cos, la le­gis­la­ción y los pro­to­co­los te­ra­péu­ti­cos vi­gen­tes per­mi­ten apli­car a la ma­dre los tra­ta­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra pro­te­ger su vida, aun cuan­do eso con­lle­ve el ries­go de vida pa­ra el fe­to, siem­pre que ha­ya un mo­ti­vo gra­ve y se adop­ten to­dos los res­guar­dos pa­ra pro­te­ger a la cria­tu­ra. Si se es­tá agre­gan­do es­ta cau­sal es pa­ra au­to­ri­zar lo que hoy no se pue­de, y eso es pre­ci­sa­men­te ter­mi­nar di­rec­ta­men­te con la vida del fe­to. In­cor­po­rar es­ta cau­sal como un “abor­to te­ra­péu­ti­co“es un eu­fe­mis­mo que no ayu­da a la se­rie­dad del de­ba­te. Es­to que­da de­mos­tra­do en el he­cho de que en los

Apaí­ses don­de se ha le­ga­li­za­do el abor­to, el primer pa­so es per­mi­tir que se reali­ce en una cau­sal res­trin­gi­da, que lue­go se am­plía por la vía de en­ten­der el “pe­li­gro” pa­ra la vida de la mu­jer como un pe­li­gro am­plio pa­ra su “sa­lud fí­si­ca o si­co­ló­gi­ca”. Así lo han re­co­no­ci­do, ade­más, los im­pul­so­res de la le­ga­li­za­ción to­tal del abor­to.

En re­la­ción a la cau­sal de vio­la­ción y de mal­for­ma­ción del fe­to, lo que es­tá de por me­dio es la de­fi­ni­ción de fon­do que de­be­rán adop­tar los le­gis­la­do­res, en cuan­to si exis­te un de­re­cho de la ma­dre so­bre el fe­to o si és­te es un ser que tie­ne su pro­pia au­to­no­mía y por lo tan­to un de­re­cho a la vida que de­be ser pro­te­gi­do al mis­mo ni­vel que el de la mu­jer. La vio­la­ción de­be ser de las con­duc­tas hu­ma­nas que me­re­ce el más pro­fun­do de los re­pro­ches y cas­ti­gos, por la in­va­sión de la in­ti­mi­dad y el da­ño fí­si­co y si­co­ló­gi­co que cau­sa, pe­ro ese re­pro­che de­be ser di­ri­gi­do al res­pon­sa­ble y no al ser inocen­te que tie­ne de­re­cho a que su vida sea res­pe­ta­da. No es po­si­ble en es­te ca­so jus­ti­fi­car que se le­ga­li­ce ter­mi­nar con la vida del fe­to si no se con­si­de­ra le­gí­ti­mo su­bor­di­nar­la a la de la ma­dre, lo que no es con­sis­ten­te con el res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos que nues­tro país ha op­ta­do por man­te­ner.

Ade­más, en el ca­so de vio­la­ción el pro­yec­to del Go­bierno con­tem­pla un “es­pa­cio de dis­cer­ni­mien­to” de has­ta 12 se­ma­nas, que se am­plía a 18 se­ma­nas en el ca­so de las me­no­res de 14 años. Es­te ex­ten­so pe­río­do con­tra­di­ce la idea de que se tra­ta de cau­sa­les de “emer­gen­cia”. Si bien fal­ta por co­no­cer los de­ta­lles del pro­yec­to, la cau­sal por vio­la­ción se­rá es­pe­cial­men­te con­tro­ver­sial, es­pe­cial­men­te por el um­bral de tiem­po que ha fi­ja­do el pro­yec­to, lo que po­dría pre­sio­nar pa­ra que el pla­zo se ex­tien­da in­clu­so más allá de las 18 se­ma­nas. n el ca­so de la cau­sal de la mal­for­ma­ción del fe­to o su in­via­bi­li­dad ocu­rre una si­tua­ción se­me­jan­te, por­que exis­ten hoy las vías pa­ra afron­tar los ca­sos des­de la pers­pec­ti­va éti­ca y mé­di­ca, sin que sea ne­ce­sa­rio pa­ra eso le­gi­ti­mar el abor­to. El Go­bierno ha anun­cia­do que no da­rá ur­gen­cia a la dis­cu­sión de es­te pro­yec­to, lo que pa­re­ce ade­cua­do y jus­ti­fi­ca­do da­da la im­por­tan­cia del te­ma y la ne­ce­si­dad de que no se abu­se de ma­yo­rías o co­yun­tu­ras po­lí­ti­cas pa­ra zan­jar un te­ma que, de no ser bien re­suel­to, pue­de de­jar he­ri­das muy pro­fun­das en la con­vi­ven­cia so­cial y po­lí­ti­ca. Por de pron­to, lo más pro­ba­ble es que exis­tan po­si­cio­nes di­ver­gen­tes al in­te­rior de ca­da blo­que po­lí­ti­co, aun cuan­do es pre­vi­si­ble una po­si­ción ma­yo­ri­ta­ria­men­te con­tra­ria en la Alian­za y fa­vo­ra­ble en la Nue­va Ma­yo­ría. Pro­ba­ble­men­te la ma­yor ten­sión se vi­vi­rá al in­te­rior de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, por­que la opo­si­ción que siem­pre se ma­ni­fes­tó a la le­ga­li­za­ción del abor­to es de los po­cos fac­to­res que aún le per­mi­ten di­fe­ren­ciar­se doc­tri­nal­men­te del res­to de la Nue­va Ma­yo­ría.

E

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.