Acuer­do de Unión Ci­vil

La Tercera - - CORREO - Cecilia Pé­rez Ig­na­cia Le­ca­ros Joa­quín Cor­va­lán Ro­dri­go Du­rán Guz­mán

Se­ñor di­rec­tor: Se apro­bó fi­nal­men­te el pro­yec­to de ley que re­gu­la le­gal­men­te la con­vi­ven­cia de pa­re­jas ho­mo y he­te­ro­se­xua­les. Es­ta era una as­pi­ra­ción an­ti­gua. A prin­ci­pios de los años 90 sur­gie­ron los pri­me­ros gru­pos que bus­ca­ban em­pu­jar una agen­da an­ti­dis­cri­mi­na­ción, con én­fa­sis en el re­co­no­ci­mien­to a la di­ver­si­dad se­xual. El más des­ta­ca­do fue el Mo­vilh.

No fue sino has­ta la lle­ga­da del primer go­bierno de cen­tro­de­re­cha, des­de la vuel­ta a la de­mo­cra­cia, que tal as­pi­ra­ción se trans­for­mó en un pro­yec­to de ley. En ju­nio de 2010, el ex pre­si­den­te Sebastián Pi­ñe­ra in­gre­só el pro­yec­to que hoy nos per­mi­te vi­vir en un Chile con me­nos dis­cri­mi­na­ción, al­go iné­di­to en nues­tro país (nun­ca an­tes un go­bierno ha­bía en­via­do una ini­cia­ti­va de es­ta na­tu­ra­le­za al Con­gre­so).

Es­ta de­ci­sión no fue fá­cil: re­qui­rió co­ra­je y se ba­só en la con­vic­ción de que era un pa­so ne­ce­sa­rio pa­ra un país más in­clu­si­vo y res­pe­tuo­so de las di­fe­ren­cias. Des­pués de to­do es­te tiem­po pa­re­ce sim­ple pa­ra al­gu­nos cri­ti­car que el pro­yec­to no ha­ya si­do tra­mi­ta­do com­ple­ta­men­te du­ran­te el go­bierno an­te­rior; sin em­bar­go, no se ha­cen car­go de la ma­du­ra­ción y diá­lo­go que fue ne­ce­sa­rio pa­ra lo­grar su apro­ba­ción de for­ma trans­ver­sal.

Sin mez­quin­dad, lo que co­rres­pon­de es ale­grar­se por el tér­mino de un pro­ce­so exi­to­so que re­co­no­ce la dig­ni­dad de re­la­cio­nes ba­sa­das en el amor, cual­quie­ra sea la orien­ta­ción se­xual de sus con­tra­yen­tes. don­de se crea un ser hu­mano úni­co e irre­pe­ti­ble. De es­ta for­ma, al des­pe­na­li­zar una con­duc­ta tan gra­ve como es el ma­tar di­rec­ta­men­te a un ser hu­mano inocen­te, se per­mi­te un ac­to in­trín­se­ca­men­te ma­lo y una ne­ga­ción a la dig­ni­dad de la per­so­na.

Como so­cie­dad de­be­mos ha­cer­nos car­go de las con­di­cio­nes que ro­dean a un em­ba­ra­zo, so­bre to­do si és­te es no desea­do. Cree­mos que el acom­pa­ña­mien­to y la pre­ven­ción son las me­jo­res so­lu­cio­nes pa­ra que las mu­je­res evi­ten los abor­tos. De he­cho, más del 85% de las mu­je­res em­ba­ra­za­das que re­ci­ben acom­pa­ña­mien­to de­ci­den con­ti­nuar con sus em­ba­ra­zos.

El es­fuer­zo con­jun­to de la au­to­ri­dad y de la ciu­da­da­nía de­be ba­sar­se en el acom­pa­ña­mien­to de la ma­dre y en pro­mo­ver el cui­da­do de la vida, ve­lan­do por­que la dig­ni­dad de las per­so­nas se re­fle­je tam­bién en la educación, en la vi­vien­da, en las con­di­cio­nes la­bo­ra­les, en la ve­jez y en tan­tas otras áreas que per­mi­ten y fa­vo­re­cen el desa­rro­llo del hom­bre en to­dos los mo­men­tos de su vida. que es­ta re­for­ma no ha­ce, per­ju­di­can­do a los es­tra­tos me­dios, prin­ci­pal mo­tor de cre­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.