No de­be ser fá­cil en­con­trar en el mun­do de hoy a un go­bierno que desee y ne­ce­si­te es­con­der la evi­den­cia de una baja de la po­bre­za.

Co­sas tan im­por­tan­tes pa­ra el país como la dis­mi­nu­ción de la po­bre­za no es­ca­pan de la “mi­se­ria” po­lí­ti­ca.

La Tercera - - POLÍTICA -

EL GO­BIERNO di­la­tó du­ran­te seis me­ses la en­tre­ga de los re­sul­ta­dos de la úl­ti­ma en­cues­ta Ca­sen. No hu­bo ra­zo­nes “téc­ni­cas” pa­ra jus­ti­fi­car la de­mo­ra; más bien, una ba­nal con­si­de­ra­ción po­lí­ti­ca: la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción no que­ría en­tre­gar evi­den­cia ofi­cial que con­fir­ma­ra un des­cen­so de la po­bre­za du­ran­te los años en que go­ber­nó Sebastián Pi­ñe­ra. Fi­nal­men­te, se vio for­za­da a pu­bli­car las cifras an­tes que la Ce­pal en­tre­ga­ra sus pro­pios da­tos, con­fir­man­do la baja en di­cho in­di­ca­dor.

La pues­ta en es­ce­na del Eje­cu­ti­vo fue de an­to­lo­gía: una con­fe­ren­cia de pren­sa pro­gra­ma­da pa­ra un sá­ba­do a la ho­ra de al­muer­zo; avi­sa­da a úl­ti­mo mi­nu­to a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción; acom­pa­ña­da de la ins­truc­ción ex­pre­sa des­de La Mo­ne­da a sus par­ti­da­rios de no co­men­tar los re­sul­ta­dos y, lo más no­ta­ble, con el si­len­cio se­pul­cral de la Pre­si­den­ta Ba­che­let res­pec­to del prin­ci­pal in­di­ca­dor so­cial del país. En los he­chos, un go­bierno res­pi­ran­do por la he­ri­da an­te una cons­ta­ta­ción en ver­dad muy “do­lo­ro­sa”: en ba­se al mis­mo ins­tru­men­to que Chile ha usa­do des­de ha­ce un cuar­to de si­glo, la po­bre­za dis­mi­nu­yó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te du­ran­te el go­bierno de Pi­ñe­ra, con­tras­tan­do con los po­bres re­sul­ta­dos de la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción Ba­che­let en la ma­te­ria.

No hu­bo en­ton­ces mo­ti­vos de ale­gría ni sa­tis­fac­ción ofi­cial. La baja de la po­bre­za cho­có con la “mi­se­ria” de un go­bierno pa­ra el que los lo­gros del país pa­re­cen no exis­tir si no ayu­dan a ali­men­tar las ren­ta­bi­li­da­des de un sec­tor po­lí­ti­co. Los avan­ces que Chile ha te­ni­do en es­tas y otras áreas de­ja­ron ya de ser de to­dos, fru­to del tra­ba­jo com­par­ti­do de va­rias ge­ne­ra­cio­nes en fun­ción de objetivos co­mu­nes. Ese país ya no tie­ne ca­bi­da en la ac­tual ló­gi­ca. Aho­ra nos en­con­tra­mos, de nue­vo, en un cam­po de ba­ta­lla don­de es­tá ter­mi­nan­te­men­te prohi­bi­do re­co­no­cer éxi­tos na­cio­na­les si es­tos co­rren el ries­go de ser com­par­ti­dos por más de una ad­mi­nis­tra­ción y, peor aún, si ellas son de dis­tin­to signo.

No de­be ser fá­cil en­con­trar en el mun­do de hoy a un go­bierno que desee y ne­ce­si­te es­con­der la evi­den­cia de una baja de la po­bre­za. Pe­ro es, sin du­da, con­sis­ten­te con el cli­ma po­lí­ti­co que se ha ins­ta­la­do en los úl­ti­mos años. En efec­to, no hay ideo­lo­gía “pro­gre­sis­ta” que pue­da re­sis­tir sin ar­ca­das que las con­di­cio­nes so­cia­les me­jo­ren ba­jo un go­bierno de de­re­cha. Es in­ne­ga­ble­men­te “vo­mi­ti­vo” pa­ra la ma­triz cul­tu­ral que de nue­vo bus­ca im­po­ner un di­que éti­co en­tre los in­tere­ses pú­bli­cos y los pri­va­dos, en­tre las bon­da­des del Es­ta­do y el egoís­mo del mer­ca­do.

Las in­de­cen­cias del ca­so Pen­ta ayu­dan, sin du­da, a es­te pro­pó­si­to; so­bre to­do, cuan­do con­tri­bu­yen a que los apor­tes de cam­pa­ña de mu­chos otros gru­pos eco­nó­mi­cos que­den ocul­tos ba­jo la al­fom­bra. La ra­zón, los chi­le­nos la co­no­cen de me­mo­ria. Es la mis­ma que per­mi­te aho­ra apro­bar con bom­bos y pla­ti­llos el fin del lu­cro en los co­le­gios sub­ven­cio­na­dos, mien­tras mu­chas uni­ver­si­da­des pri­va­das si­guen lu­cran­do a vis­ta y pa­cien­cia de las au­to­ri­da­des, es de­cir, vio­lan­do una ley vi­gen­te ha­ce más de 30 años.

En de­fi­ni­ti­va, la en­tre­ga de los da­tos de la úl­ti­ma Ca­sen se trans­for­mó en un in­ci­den­te pe­no­so, pe­ro a la vez sin­to­má­ti­co; re­fle­jo fiel de es­te “nue­vo ci­clo”, don­de co­sas tan im­por­tan­tes pa­ra el país como la dis­mi­nu­ción de la po­bre­za no es­ca­pan de la “mi­se­ria” po­lí­ti­ca, a un mo­do de en­ten­der el mun­do don­de avan­ces re­le­van­tes como el he­cho pú­bli­co, a la fuer­za ha­ce una se­ma­na, só­lo me­re­cen un im­pú­di­co si­len­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.